Restaurante El Campanu en Llanes (Asturias)

El día 4 de agosto es el cumpleaños de mi hermana Nekane y el 8 el de mi madre Tella, por ese motivo y aprovechando que tanto ella como mi madre estaban ya veraneando en el pueblo asturiano de Celorio (Llanes) nos decidimos a acercarnos el fin de semana allí y celebrarlo comiendo en el restaurante “El Campanu”.

El Campanu es el restaurante al que siempre iba con mi madre y mi padre cuando era un poco más joven y delgado y queríamos celebrar algo en Llanes, por ello le guardo muy buen recuerdo y siempre estará entre mis lugares favoritos, por ello cuando decidimos acercarnos a ver a mi ama y hermana no dude en donde debía reservar mesa.

Como teníamos mesa reservada a las 15:00 del sábado y como Llanes siempre esta lleno de turistas que copan y abarrotan las calles y parkings nos acercamos un poco antes de la hora al pueblo, para la causa ya habíamos reclutado un rato antes al gran Jesús de la Cruz García, más conocido mundialmente como el gran Txus que no es de la familia pero como si lo fuese.

Para la comida pedimos tres entrantes a compartir y un plato principal cada uno, todas las veces que habíamos ido a comer al Campanu habías aprendido la lección de pedir poco al ser las raciones bien grandes, esta vez vimos que como todo eso también había cambiado.

Llegó el primer entrante, unas croquetas de queso y huevo cocido que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer, para mi gusto estaban un poco flojas de sabor. Eso si, la bechamel perfecta, muy fina pero lo dicho, flojas de sabor (aunque ya sabéis que soy un enamorado de los sabores fuertes). La ración era la típica docena, no esta mal ya que por su precio (7 €) en la mayoría de los sitios te suelen dar media docena.

Después de las croquetas llegó un fijo en las visitas de mi familia al restaurante, el revuelto de setas y gambas, un revuelto que tal vez está bien para compartir tres personas pero no para 5 que éramos. El plato era muy sabroso tanto que para el resto de comensales estaba salado. Para mi que un restaurante te sirva un plato salado es un error imperdonable, es un error o bien de concentración (no acordarse de si he puesto sal o no) o bien de inexperiencia. Si a mi no me queda un plato salado en casa…¿¿como es posible que le quede a un profesional de la cocina??
Un revuelto que de estar en su punto de sal hubiese sido delicioso no puede pasar del aprobado por ese fallo garrafal. Su precio es de 12 €.

Antes del plato principal llegó el plato de jamón ibérico, un buen plato de jamón cortado a cuchillo y a loncha pequeña que estaba bien sudado y tenía un sabor delicioso. Un entrante perfecto, poco más puedo decir. El plato de jamón sale a 20 € el plato.

Después de los entrantes tocó el momento de los platos estrella, mi hermana, Txus y yo nos decantamos por el San Jacobo (no se porque no le llaman cachopo), mi madre por un Xargo a la plancha y mi novia Laura por unos pimientos rellenos de ternera.

A pesar de haber catado todos los platos que se pidieron para probarlos y dar mi opinión en el blog me centraré en el cachopo que es el plato que yo pedí y que siempre pido cuando voy al Campanu.

Lo primero que debo decir es que es el cachopo más pequeño que he comido nunca comiendo a la carta en Asturias. Hace años el cachopo del Campanu servíaa para comer sin necesidad de tomar un entrante previamente, esta vez de no haber comido nada más me hubiese quedado con hambre. Por los 18 € que cuesta te comes un pedazo cachopo en el bar Borizu de Celorio que no se lo salta un gitano.

Debo decir que me decepciono un poco, para que os hagáis una idea deciros que me comí el mío, un tercio del de mi hermana Nekane, medio pimiento relleno de mi novia Laura y un buen cacho de pescado de mi madre. Eso antes era impensable.
De sabor el cachopo estaba muy rico, tal vez lo único que le puedo achacar es que el queso era muy flojo de sabor, los que siguen mi blog saben que me gustan los sabores fuertes y este queso era muy suave.

Los pimientos rellenos, este plato prometía mucho estéticamente cuando lo sacaron, dos pimientos de considerable tamaño naturales (generalmente siempre ponen de bote) y asados en el propio restaurante. Digo prometían porque sequedó en eso, los pimientos estaban sin pelar, algo que puedo hacer yo en casa, pero no en un restaurante, además el relleno era carne picada así sin más, sin nada de gracia. De sabor estaban muy ricos eso si, pero claro, era pimiento asado con carne, era imposible que estuviese malo. Como dato a mejorar no hubiese estado mal que nos hubiesen indicado que el pimiento tenía algún palillo sujetando los pimientos, porque mi novia casi se lo traga. El precio de los pimientos era de 11 € el plato.

El xargo que comió mi madre estaba muy rico, estaba bien hecho y tenía un gran sabor, me comí una cuarta parte del mismo y debo decir que a pesar de que cuando lo probé estaba ya frío me encanto su sabor. Su precio es de 21 €, si lo vais a probar preguntar el precio antes ya que los pescados frescos varían su precio según el precio de la lonja o el mercado y si no queréis llevaros un disgusto después es mejor que preguntéis, el precio del kilo es de 30 € (o al menos cuando nosotros lo pedimos).

La comida la acompañamos con su pan recién horneado (1€ cada uno), dos botellas de agua (2,50 cada una) y dos botellas de crianza rioja Coto que salió a 11 € por botella. Después de la comida (de la que mi madre y hermana salieron llenas y contentas) tomamos en la terraza del restaurante un escocés (txetxu y yo) y tres cafés para las señoritas que nos acompañaban.

El precio total de la comida ascendió a 168,90 € y en notas generales debo decir que estuvo bien, tal vez soy un poco mas critico con el Campanu porque para mi es un lugar especial al que guardo mucho cariño.
Los platos principales salvo los pimientos que no tenían nada especial eran buenos y muy ricos, la calidad de los ingredientes es excepcional y debo recalcar que la educación y las buenas maneras de la camarera que nos atendió fueron en todo momento magníficas.

Si vais a Llanes de veraneo y queréis daros un homenaje no dudéis en pasaros por el Campanu, seguro que no os decepciona. Si pasáis os agradecería que me dejéis vuestras impresiones.
Tenéis más datos sobre restaurantes en Llanes en otros artículos de mi blog.

Comer en Llanes

Restaurantes en Lanes

llanes

El Campanu
Calle de la Calzada
Llanes
985 40 10 21

Restaurantes en Bilbao

Algun amigo mio me pregunta como es posible que estemos todo el dia de aqui para allá de restaurantes, se sorprenden al ver que cada X dias nos acercamos a un pueblo o restaurante a comer y esque por mucho que no actualicemos el blog tanto com odeseariamos o deberiamos son muchos los restaurante que aguardan a que me ponga a escribir la cronica de nuestra visita.

El truco para poder ir de visita a diferentes lugares es simple, no tener grandes vicios a parte del salir a comer y emplear paginas como Chollo Mania.

Chollo y descuentos

Cabecera de Chollomania Bilbao

En esta pagina he comprado los bonos de mis visitas al restaurante Rovira en Portugalete, un bono de un chuleton con bebida, patatas y pimientos para dos personas por 22 €, eso si, fue el peor chuleton que he comido en mi vida pero eso mas que culpa de Chollomania fue culpa del Restaurante y de la pesima calidad del chuleton.

Ahi compre el bono del restaurante Torre Salazar de Portugalete, donde pude comerme un codillo riquisimo…

recientemente he adquirido un bono de un entrante y una barra libre de hamburguesas para dos personas por 19 € que dentro de poco podre degustar (o mas bien engullir).

La verdad que al estar asociados con diferentes paginas de descuentos (groupon, groupalia..) tienen casi todas las ofertas que hay en bilbao agrupadas y todas las semanas descubro algun descuento interesante y con el que poder invitar a cenar o a comer a mi novia por poco dinero. Yo desde luego os lo recomiendo para quedar como un señor y poder ir a comer fuera de casa por poco dinero.

Cervecera Cobetas en Bilbao

Hace un par de semanas mi suegra Carmen (a la que quisimos sorprender llevándola a la Parrilla Argentina) nos invito a comer en la cervecera del monte Kobetas, justo fue al día siguiente de haber ido al argentino y por quitarnos el mal sabor de boca que nos dejo la parrilla y viendo que se asomaban 4 rayos de sol en la capital bilbaína aceptamos de buen gusto así que cogimos a las dos perritas y fuimos como buenos domingueros al monte.

El monte Kobetas es desde hace muchísimos años un lugar de encuentro y descanso para los Bilbainos , el lugar es muy simple, un gran parque para que los crios jueguen y una cervecera, así de simple pero así de eficaz para desconectar y pasar un día agradable con la cuadrilla o con la familia.

Una de las cosas que mas me gusta del lugar son las vistas que hay de Bilbao, el lugar al estar en alto es un enclave super privilegiado para los que sabemos apreciar la belleza que tiene Bilbao y es que desde las campas de Kobetas a demás de poder ver paisajes preciosos podemos hacer un recorrido visual a lo largo de la ría de Bilbao y sobre todo por los paseos que Iñaki Azkuna ha ido construyendo alrededor del motor y pulmón de la villa.

La cervecera Kobetas es un sitio que ha dejado de ser la cervecera tranquila que era hace años, la historia de este lugar es un poco curiosa, se dice que el antiguo dueño (ahora lleva el negocio su hija) era un baserritarra que cansado de estar todo el día en el monte con las vacas se dijo “coño, ¿¿y porque no pongo aquí un chamizo y doy algo de comer a la gente??” y vaya si lo hizo…hoy es el día que la cervecera esta siempre abarrotada (lo cual también es buena señal), nosotros fuimos y estaba hasta la bandera y era en pleno Febrero!!! Ni os imagináis la que se monta allí en julio o agosto cuando hace una temperatura para comer en los comedores que tiene fuera del local. Vamos, en verano casi es mejor que os hagáis el pollo en casa porque es imposible encontrar sitio.

El menú fue como el lugar, sencillo y sin grandes florituras y es que para que nos vamos a engañar, donde este un buen plato de morcilla frita, unas patatas y unas croquetas que se quite la “fina capa de frutos rojos con acompañamiento de carne de ave a las hierbas provenzales…”. La cervecera Cobetas es un lugar del que no vas a salir con hambre y en el que vas a pagar lo justo para la comida que te dan. Sin grandes alardes pero sin grandes sustos.

Pedimos para los cuatro que fuimos 2 pollos asados, una ración de patatas grandes, una de morcilla frita, una de chorizo frito, unos pimientos verdes y una ración de croquetas de jamón que se me habían antojado.


.
Estaba todo riquísimo a excepción de las croquetas que para mi eran todo masa, era mas difícil encontrar un cacho de jamón ahí dentro que en una republica islámica. Si que me fastidio que cuando fuimos a comer estaba la comida un poco fría porque con tanta gente que hay van sacando los paltos uno a uno y se enfría todo, encima al tener que recogerlos tu tiene que haber alguien esperando para traer los paltos y eso hace imposible empezar a comer

La comida lo dicho, muy bien pero es insufrible el ambiente que se forma, mucha gente pasando por todos sitios, mucho ruido….y menos mal que ya no se puede fumar porque con tanta gente eso hubiese sido una chimenea.

Yo acabe satisfecho con la comida, pero la verdad que el lugar esta masificado y eso hace que pierda bastantes puntos. El precio de todo fue sobre 40 € con la bebida por las cuatros personas (mi suegra invito y no tengo el ticket para deciros los precios de cada cosa aunque si os puedo comentar que el pollo entero eran 8,50 por unidad y el vino rioja crianza fueron 11 €)

Lo mejor del día…sin lugar a duda el lugar, el parque que hay en el monte kobetas es ideal para pasar el día con los amigos, tiene un laguito en medio para que jueguen los crios, lugares para andar en bicicleta, patines, pasear, un campo de futrito…perfecto para hacer el dominguero 😉

A favor:
El lugar en el que esta, que a mi me encanta. Un pequeño corazón verde y un reducto de paz y tranquilidad a 5 minutos del centro de Bilbao.
Se come bien a un precio justo, eso si…sin exquisiteces y comida de toda la vida.

En Contra:
Excesiva gente, esta muy masificado.
El tener que estar haciendo cola para pedir, para recibir la comida…
Hay que subir SI o SI en coche, porque el bilbobus que te sube es horriblemente lento.
Que te den la comida plato a plato, con lo que al final las tapas se van quedando frías (y el chorizo frito y la morcilla fríos son como una patada en los pendientes reales)
Las patatas fritas eran congeladas, esto puede parecer una tonteria pero no lo es, no cuesta tanto hacer unas patatas decentes.

Si queréis ir en familia a pasar un día al monte y que los crios lo pasen bien correteando y con una comida que al 100% de los “renacuajos” les gusta, no lo dudéis, este es vuestro lugar sin duda. Eso si…para una cena o comida formal, o para invitar a la novia, a tu jefe….pues no lo recomiendo 😉

Cervecería Cobetas
+34 944 271 002
Calle del Monte Kobetas 40


Ver mapa más grande

Restaurante La Parrilla Argentina Bilbao, la caida de un mito

La parrilla argentina ha sido hasta hace poco uno de mis restaurante fetiche, siempre que debía celebrar algo acudía allí, bien fuese por un cumpleaños como por una celebración informal o espontánea la parrilla argentina se convertía en mi lugar elegido para ir.

Por eso hace dos fines de semana decidí acudir allí con mi suegra y un amigo de la familia para invitarles a comer, así sin mas ya que ningún motivo es necesario para ir a pasar un rato agradable.

Después de tomar un par de zuritos por la zona de San Mames nos fuimos al restaurante un poco a regañadientes. Roberto no quería ir por la poca variedad del menú, pero conseguimos convencerle invocando y aludiendo a los grandes momentos y grandes comidas celebradas allí. Que razón tenía Rober…

La parrilla Argentina

El menú fin de semana costaba 20 € por persona y consistía en lo siguiente, de primero no podías elegir nada ya que consistía en un mix de entremeses que comprendía langostinos en salsa tártara, ensalada Olatz y empanadilla criolla, de segundo había dos opciones, las típicas de carne o pescado, media parrillada de carne y bacalao con cebolla confitada.

En principio y a pesar de que a todos nos gusta poder elegir más opciones nos decidimos a entrar y pronto nos dieron mesa. El restaurante no estaba lleno, estaría a media ocupación algo muy raro ya que el estadio esta cerca de san mames y recuerdo que cuando me acercaba a la parrilla argentina a comer un día de partido el restaurante estaba lleno. Luego vi porque…

Los entrantes fueron decepcionantes, los langostinos eran dos simples gambas en un plato del café acompañados de una salsa tártara, además los “langostinos” se notaban que no eran frescos, por su textura y por lo difícil que era pelarlos. La verdad que el plato resulto RIDICULO tanto en cantidad como en calidad, yo me moría de la vergüenza después de haber hablado maravillas a mi suegra y a Roberto y de convencerles a regañadientes para ir….

La empanada criolla llego después, una empanadilla en un nuevo platito del café o postre, esta debo decir que como siempre estaba deliciosa, es un plato que siempre que voy a la parrilla a tomar una quilmes suelo pedir de acompañamiento ya que la tienen en la barra para servir como pincho. Si vais os la recomiendo.

La ensalada Olatz estaba muy rica aunque nuevamente se presento como un plato muy pobre, un poco de cogollos, dos pimientos del piquillo, un poco atún y unas anchoas…en plato degustación…

Me parece una tontería quedar así de mal con unos clientes con unos platos minúsculos y alguno de ellos de dudosa calidad, si tienes empanadillas, ensalada y langostinos mejor pon tres platos y que elija la gente y ponles una ración decente y no los platos tan pobres que nos sirvieron.

De segundo ya llego lo peor, mi suegra a pesar de ser advertida que la especialidad del lugar era la carne eligió el pescado…pues vaya tapa de pescado la sirvieron. Eso no sirve ni de pincho…una ración muy pobre por no decir que era una vergüenza de ración.

Un solo lomito de pescado acompañado de un poco de salsa y cebolla…era tal nuestro asombro y enfado que mi suegra llamo al camarero para preguntarle si esa era la ración de verdad ya que era minúscula. Ante nuestro asombro el camarero le dijo que si, que esa era y no se digno a ofrecerse a cambiar la ración o el plato.

La ración de carne bueno, hubo de todo, a mi me toco un plato bien surtido pero la parrillada de carne de Laura y Roberto daba pena, un cacho de chorizo criollo, un poco de morcilla, algo de bife de chorizo, algo de asado de tira…pero en raciones muy pequeñas. La mía como he dicho se salvaba y era una ración normal eso si…la carne estaba HELADA , estaba fría, como si hubiesen dejado el plato esperando antes de servirlo y claro, ya me diréis si es lo mismo comerse un chuleton de buey recién hecho o frió…la carne no sabe igual, no tiene la misma textura y se “queda mas tiesa que la pata de un santo”

Después de comer la carne y tras comentar lo mal que nos había parecido la comida nos trajeron el poste, un tiramisu y un brazo gitano muy correctos pero fatalmente presentados, pero bueno, después de los anteriores platos eso nos parecía el cielo.

La verdad que salí muy disgustado, ha pasado de ser uno de mis restaurantes favoritos de Bilbao a tener la firme convicción de no volver a pisarlo ni para entrar al W.C.
Mi consejo…si queréis ir a comer por la zona de San Mames acudir al la sidrería Kixkia o a cualquiera de los bares que dan menús de alrededor, subir a Basurto Kastrexana o incluso ir a la casita del bambú (el chino de San Mames) antes que ir a la parrilla argentina, salvo que cambien y mejoren mucho.

Debo decir que en los últimos años cada vez que he ido la calidad ha bajado muchísimo, pero en mi recuerdo guardo las maravillosa comidas con mis amigos del alma Regue, Turrado y Manu, las risas con Somo, la vez que fui a comer con Laura recién comenzamos a salir… con el tiempo le daré una nueva oportunidad… pero ahora mismo esta totalmente descartado.

Lo unico bueno del dia…los gin tonics que me tome con mi suegra Carmen y que el Athletic ganó sin apuros el partido 🙂
Este año a la UEFA!!!

Paso de decir pros y contras…ya que lo unico bueno que puedo decir es que esta cerca del metro y cerca del estadio de futbol del Athletic club de Bilbao. Contras…pues creo que he dejado unos cuantos ya.
Para mi la nota esta vez es de SUSPENSO y gordo.

La Parrilla Argentina Bilbao
+34 944417381 (tf)
+34 944274005 (tf/fax)
Avenida Juan Antonio Zunzunegui nº 7
48013 Bilbao-Bizkaia


Ver mapa más grande