Restaurante Etxaniz en Bilbao (Hotel Silken Indautxu)

Gracias a la página Web Chollomania pude comprar un par de cupones para el restaurante Etxaniz de Bilbao. Este restaurante pertenece al hotel Silken Indautxu y tiene muy buen nombre en la capital bilbaína, de hecho mi amigo Rubén me lo había recomendado.

El Etxaniz es el típico restaurante al que por cuestiones de precio me pensaría un poco el ir así como así, pero con el descuento que había comprado se me presentó una oportunidad excelente para arreglarnos, invitar a mi novia a cenar y quedar como un señor.

El menú consistía en un menú degustación que incluía los siguientes platos

Entrantes:
Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso.
Risotto marinero de pescado y marisco.

Platos principales:
Bacalao al pil pil con pimientos del país.
Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto.

Postre
Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana.

De bebida incluía una botella de crianza rioja y agua.

Pasaré a desgranaros los diferentes platos que pudimos disfrutar en la cena.

El primer entrante me tenia un poco expectante ya que no tenía mucha idea de lo que me iba a encontrar y la verdad que me dejó con más frío que calor.
El Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso resultó ser una especie de tostada gorda de maíz con un huevo escalfado en su interior y una especie de bechamel.


Un plato bastante insípido que solo se rompía por el gusto a maíz (un gusto también muy tenue a decir la verdad) que dejaba.

A mi me recordó mucho a un postre costarricense similar a las magdalenas pero que se hace con maíz dulce, aunque a decir verdad las magdalenas de maíz que nos hizo mi suegra ,aunque con menos glamour, le daban mil vueltas en cuanto a sabor al brioche de maíz que como he dicho era bien insípido.

El segundo plato que trajo el siempre atento y educado camarero fue un risotto marinero de pescado y marisco. Este fue para mi el peor plato de la noche, insípido a decir basta no tenía ni rastro de sabor a marisco ni pescado en ese caldo meloso que por el nombre debería haber llevado alguno de ambos ingredientes.
El arroz estaba acompañado de cachos de judía verde y algún trozo de pulpo que no le daba ningún sabor. Si existiese un tribunal gastronómico que juzgase los “delitos de mesa” el cocinero de esa mezcla de ingredientes que era el plato debería pasarse unos días en la sombra.
Lo único que se salvaba era el crujiente de queso que acompañaba al risotto y que le proporcionaba algo de alegría.

Después de los entrantes que nos habían decepcionado mucho no, lo siguiente, esperábamos ansiosos los platos fuertes del menú degustación.
Primero y como es de ley llego el bacalao al pil pil con pimientos del país, la verdad que daba pena ver la pobre tajadita que me pusieron acompañada de dos míseros pimientos en un plato.

De sabor estaba como toda la cena, para mi gusto se pasaron al desalar el bacalao dejándolo nuevamente insípido.

De tres platos que nos sirvieron, tres platos insípidos, la verdad que el cocinero se estaba cubriendo de gloria, por lo demás un plato de calidad con un pil pil muy bien hecho pero sin apenas sabor. Al menos lo pimientos si sabían a pimiento.

Nuevamente el chef del restaurante Etxaniz volvía a suspender con un plato que aunque tiene bastante trabajo (para conseguir la salsa pil pil en condiciones) no debería dar problemas a un cocinero que se dedique a los fogones y más si lo hace en un restaurante que se supone de cierto nivel.

Tras el nuevo fiasco llegó el Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto, este plato estaba muy rico, la única pega que le puedo sacar es que el crujiente de sésamo quedó muy dulce recordando el sabor al rebozado dulce que suelen dar en muchos restaurantes orientales. El plato además se acompañaba de unas setas que junto al oporto le daban un toque de gracia. Desde luego el mejor plato de la noche, aunque eso sí, a años luz de los platos que nos han ofrecido en otros menús degustación en restaurantes de un perfil similar (Bistró Guggenheim por ejemplo).

Tras un menú degustación que no nos dejó satisfechos del todo vino el postre, un postre muy fresquito que nos hubiese ayudado a bajar la comida en el caso de que nos hubiésemos quedado llenos, cosa que en mi caso no ocurrió llegándome a comer medio solomillito de mi novia.
El postre también puedo decir que no pasará a la historia, el Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana no dejó de ser melón pasado por la batidora con una bola de helado de pepino y sorbete de manzana que sabía a manzana con un toque acido. Rico pero sin capacidad de sorprender.

El coste del menú fue de 29 € por persona, en realidad el menú que comimos costaría 56 €, mi conclusión para los que estéis pensando ir es que por un menú de 60 € tienes en Bilbao muchos sitios en los que comer como un rey y salir en condiciones con platos que merecen la pena y que no te dejan con esa sensación de no saber si el cocinero era profesional o era la mujer del camarero haciendo unos platos al tuntún.

Los platos fueron insípidos a decir basta y si ese menú lo llego a destinar a comer tengo que ir directo al wook a comer algo del hambre con el que hubiese salido.

Como casi siempre que voy a un sitio con cierta fama salgo defraudado, ese hotel era uno de los que me había llegado a plantear para celebrar una boda con mi novia laura y desde luego el otro fin de semana perdieron casi todas las papeletas.

Restaurante Etxaniz

Hotel Silken Indautxu
Plaza del Bombero Echaniz, S/N , 48010 Bilbao,
944 21 11 98


Ver mapa más grande

Restaurante Wook Asiatico Kokoxili en Barakaldo

Hace unos fines de semana acudí a comer al restaurante kokoxili de Barakaldo, acudí allí muy animado por dos razones fundamentales, que soy un fan de los buffets libres y que varios amigos me habían hablado muy bien del sitio.

Al final nos decidimos a ir un sábado y nos acercamos al restaurante asiático mas conocido de la ciudad barakaldesa. El restaurante es un sitio muy amplio que cuenta con dos secciones, una planta baja muy amplia destinada a los gordos como yo que vamos al buffet libre y una parte alta de carta.

 kokoxili

Mi primera consideración del lugar es que es horrible, hay mas gente que en la cola del paro, además tuve la suerte de que ese día parecía que estaba toda la gente cutre y maleducada de toda la margen izquierda, canis gritonas, viejas maleducadas, cincuentonas que se piensan que son la esteban y gente que no ha visto el jabón en años, vamos, ambiente selecto y agradable, pero vamos, ya sabíamos a donde íbamos.

La comida bueno, la analizare según los platos que comí ese día 🙂

1 Entrantes

entrantes kokoxili

Siempre que voy a un buffet chino me meto un plato de fritanga para hacer base, en este caso me meti para el pecho un plato de croquetas, de nuggets, alitas de pollo, muslo de cangrejos y pechuga de pollo y un pescado rebozado.

¿¿Mi opinión?? sin mas, para llenar el estomago bien, pero vamos, que si son cosas que hay que pagarlas en una ración de bar es para pedir la hoja de reclamaciones.

Lo único el muslito de cangrejo que me apasiona desde pequeño.

 

2 arroz tres delicias y fideos fritos tres delicias

De segundo me tire a la tradición y me puse un plato de arroz y fideos, como todos los plato de un buffet masificado debo decir que no llegaban al aprobado, los fideos estaban pasados y sin gran sabor, el arroz sin mas, no era como comerse un plato de arroz frito del eroski pero no era como para llevar a la familia a comer.

Lo dicho, sin mas. Perfecto para llenar el buche.

 

3 Sushi y Kebab

 sushi

Vi a lo lejos a un chino un poco rollizo preparando sushi y ahí me lancé. Fue lo mejor del menú, me puse a sushi, maki, sasimi y nigiri hasta arriba. Repeti tres veces.

No es un sushi como el que se pueden poner en un japones de carta pero da el pego y debo decir que cumple con creces.

Me desilusiono que no podias ver como lo hacian porque lo tenian ya preparado, pero vamos, que es un menú buffet no un japones de carta con espectaculo.

Después para complementar con la parte chic del sushi me puse un plato de dos tipos de carne kebab para sentirme un poco mas de barrio. La carne sabia como la de cualquier kebab de barrio, buenísima pero frío.

 

4 Pato Pekin

 pato pekin

Ya con el estomago un poco lleno me puse un poco de pato pekin, un plato que me encanta con el ritual de coger la torta, el pato, la salsa y la verdura y enrollarlo, para mi imposible hacerlo con los palillos (me encanta cuando lo hace el chino. delante tuyo).

El pato pekin estaba bien de sabor, eso si, estaba frío y eso hacia que la torta se pegase y que no fuese muy maleable (se hacia un poco masa).

Sin mas el plato del kokoxili, eso si, el pato estaba muy bien asado.

 

5 Wook y plancha

 plancha wook

Para acabar la tarde con algo de dignidad me puse un plato de plancha, los ingredientes elegidos fueron navajas, brocheta de gambas, chipirón y salmón. Todo ello acompañado con el ajito que solo los wooks chinos saben hacer con el pescado.

plancha wook

Con el sushi lo mejor de la comida, de hecho me puse un segundo plato de plancha sumándole unos langostinos al plato anterior.

Lo que no me gusta es que tienen un montón de pescado y marisco y NO lo tienen refrigerado, menos mal que con toda la gente que va circula rápido porque sino..

 plancha wook

Mi visita al restaurante kokoxili creo que sera la ultima que haga, no me apasiono ni la comida ni el ambiente ruidoso y mal educado del local (esto es mas culpa de la gente que del propio restaurante). Mucha gente, mucho ruido, mucho cani y una comida que en verdad no merece la pena salvo que quieras comer a reventar.

 

El menu costo 13,95 por persona y a ellos debemos sumarle una botella de agua de medio litro (2 €) y una coca cola por 2,50 €. De postre me tome un Helado de chocolate con nata.

 

http://www.kokoxily.com/

Avda. La ribera 1A

48903 Barakaldo

9446559933

 

Ver mapa más grande

Restaurante Chez Marie en Montmarte (Paris)

Hace poco encontramos un viaje muy baratito a Paris y como hacia tiempo que no nos íbamos de vacaciones a algún sitio no dudamos en comprarlo y marchar a la ciudad de la luz.

Me habían hablado sobre lo caro que es comer bien en Paris y sobre lo poco limpia que es la gente de la hosteleria de aquel país y mi predisposición no era muy buena en ese sentido.

Un día dando una vuelta por Montmarte y después de hacer la visita obligada al Sagrado Corazón y ver la maravillosa vista que desde allí hay de Paris nos pusimos a buscar un lugar al que ir a comer, no era fácil ya que casi todos los sitios vienen a ofrecer lo mismo y al desconocer totalmente como son los sitios te aventuras a que te tomen el pelo y pagues la novatada por ser un gÜiri. En esta ocasión hicimos una cosa que no me suele gustar, hacer caso a la guía de Paris que habíamos comprado y acudir al pequeño restaurante Chez Marie en Montmarte.

La guía Lonely Planet decía que era un restaurante pequeñito, acogedor, con una decoración con motivos teatrales y que da bien de comer y debo decir que en esta ocasión la guía no mentía.

El menú del día costaba 12 € por persona y contenía un entrante, un plato principal y el postre, intentamos pedir las cosas mas típicas que nos ofrecían y quitando la ensalada que me pedí yo de entrante lo conseguimos.

De primero Laura pidió la sopa de cebolla, un plato típico francés que es muy básico pero muy sabroso. El plato consiste en un caldo de pollo con cebolla y pan desmigado, después le añaden queso rallado por encima y lo gratinan.

A mi no me hacia mucha gracia la sopa, pero al probarla me gusto mucho, no sabia a cebolla y tenia un gran sabor, además después de un día de caminata se agradecía meter algo caliente al cuerpo.

Yo pedí una ensalada de beicon que estaba deliciosa, llevaba tomate, lechuga, beicon, cebolla y una salsa que no había probado nunca y que estaba muy rica. La verdad que el plato no tiene mucha historia, pero el resto de los primeros no me motivaban y opte por el tiro fijo.

De segundo llegaron dos platos típicos franceses, Laura que había vivido unos años en Francia eligió el beuf bourguignon , un plato muy parecido a la carne guisada española.

Estaba deliciosa, me recordaba mucho a la carne guisada que hace mi madre (que posiblemente sea el plato más rico que existe con sus caracoles a la vizcaína) pero llevaba un toque especiado que no logre sacar. además la salsa tenia mucho cuerpo y sabor gracias al vino de Burdeos que llevaba. A mi este plato me encanto, sin duda el mejor de la comida.

Yo me pedí el andouillete sauce moutarde (como se te queda el cuerpo al decirlo??), ni yo ni laura sabíamos lo que era  y no me pude resistir a la atracción de lo desconocido.

Después pregunte a la señorita que nos atendía y en un ingles macarrónico (cosa que no entenderé ya que Laura le pregunto en un perfecto francés) me dijo que era “la parte de dentro del cerdo”, como si no hubiese partes XD XD

Al final el andouillete sauce moutarde resulto ser una especie de salchicha de callos, tenia sabor a los callos que se hacen España pero mas fuertes, no iba acompañado de ninguna salsa como se suele hacer aquí sino que iban a palo seco con un poco de mostaza picante.

El plato en si estaba rico, ojo, te tienen que gustar mucho los callos y los sabores fuertes, si no es así…mejor elige otro plato porque no te va a gustar. El plato además es muy contundente.

De postre elegimos una Mouse de chocolate y una tarta, estos postres eran los típicos que ponen en todos los lados así que no tienen mucha historia.

Para acompañar tomamos una jarra de 750 centilitros de Vino tinto de la casa que costo 8,50 €, la bebida no esta incluida en la casi totalidad de menús de Francia, así que si vas a comer al país vecino hazte a la idea que el menú no van a ser 12, 15 o lo que cueste, ya que tendrás que añadir entre 3 y 8 € en función de lo que quieras beber.

En resumen, el restaurante Chez Marie esta bien, no es un restaurante de alto copete pero se come muy bien, yo me quede a gusto con la cantidad y no fue nada caro (30 € los dos).

Además tiene encanto al ver esa entrada como de película y esas paredes con los cuadros y posters de teatro. A mi me gusto y si queréis ir a comer en un sitio cercano al Sacre Coeur  y barato os lo recomiendo muy mucho.

Eso si, la cocina francesa tiene mucha fama internacional pero a mi personalmente me parece que es mas marketing que otra cosa, en España hay restaurantes y cocineros  que les dan mil vueltas a los franceses y al resto de la gastronomía mundial.

 

Restaurante Chez Marie

Barrio: Buttes-Montmartre

27 rue Gabrielle, 18e, París, Francia

(01) 42 62 06 26

Ver mapa más grande

 

Restaurante Torre Salazar en Portugalete

Hace unos meses compre en groupon un descuento para un codillo en un restaurante de Portugalete, la idea me la dio mi amigo Somoza y como mi novia se ha criado prácticamente en la villa barrillera me pareció una maravillosa idea para sorprenderla.

El restaurante es el Torre Salazar, un restaurante que lleva pocos años abierto y que la verdad es todo un descubrimiento.
Mi amigo Asier López me había hablado del lugar, me dijo que el dueño era un viejo conocido de mi barrio de Santutxu José Luís Neira que ante regentaba un bar frente al Batzoki del mencionado barrio bilbaino. Allí nos encaminamos después de tomar una par de zuritos en la calle Ledesma y tras bajarnos en la parada de metro de Portugalete nos dimos una vuelta por las antes llenas calles de Koskojales y Santa Maria, estas calles antaño eran el centro de encuentro de los jóvenes de la margen izquierda y Bilbao que buscaban fiesta y un par de chavalitas o chavalitos con los que alegrar la vista, ahora es un desierto gracias a la no muy acertada política del ayuntamiento que vio nacer al gran Julen Guerrero.

Tras tomar unos potes nos dirigimos al restaurante, lo primero que llama la atención a parte del propio restaurante que esta en la torre Salazar es que hay que llamar a un timbre, identificarte y decir que vas al restaurante, imagino que este control es debido a que en la torre se expone un pequeño museo de historia de portugalete y querrán que los amigos de lo ajeno no entren, a mi al menos me pareció curioso.

Al entrar nos encontramos un restaurante muy acogedor, con música Jazz muy suave como hilo musical y todo cuidado al detalle pero sin grandes lujos. José Luís, muy atento durante toda la comida, se encarga del comedor y de atender muy cortésmente y con mucha educación a los comensales, a nosotros el trato que nos dio fue excelente.

Antes de empezar la comida y para amenizar la espera nos obsequiaron con un pequeño canapé que estaba delicioso, no acierto muy bien a saber de que era el pudín pero me daba un sabor a huevas que me gusto mucho.

Después y para abrir apetito y esperar al codillo pedimos una ensalada de langostinos y foie, yo no soy muy amigo de las ensaladas ya que me parece un pecado ir a comer a un sitio y pedir una ensalada que por muy buena que este no deja de ser ensalada pero debo decir que la elección de Laura fue muy acertada ya que estaba riquísima. El foie y los langostinos combinaron a la perfección. El coste de la ensalada fue de 14 € y la comimos entre los dos.

Después del plato Light de la noche nos trajeron el codillo, estaba delicioso y en su punto perfecto, la piel tostadita y la carne cocinada y jugosa Es el único codillo que he comido en España que se parece en algo a lo que probamos en NÜremberg, venia acompañado de la típica salsa que acompaña las carnes germanas y unas patatas con un toque a canela que me enamoraron y como no…el mítico e inseparable chucrut 😀 Estaba delicioso, la única pega tal vez, es que para comer seria escaso, para cenar estaba muy bien pero a las 2 de la tarde se me hubiese antojado escaso. Su precio es de 16 € por comensal.

Después del Codillo de Ibérico al estilo Baviera llego el momento del postre, yo no quise nada pero laura pidió un brownie de chocolate casero que tras catar puedo decir que estaba de 10, muy rico y templadito. (5,50 € por postre casero)

Para regar la cena y combinando perfectamente con el codillo pedimos un Crianza rioja Muga, un vino que a mi me gusta mucho y que siempre es una gran elección, su coste fue de 23 € la botella.

El restaurante Torre Salazar debo decir que me gusto mucho, la comida era excelente, el ambiente perfecto y la atención del personal exquisita.

Si queréis dar una sorpresa a vuestra pareja o familia os lo recomiendo, nuestra cena con el pan y los cafés salio 50 € mas el cupón de groupon (que costo 19€, es decir, por 19€ nos dieron una ración de codillo para dos personas), si vais normal el coste hubiese sido de 85 € en lugar de los 69 que nos costo a nosotros, igual puede salirse del presupuesto de muchos para una cena sin mas pero cambiando el vino por agua os ahorráis 20 € de la cuenta 😉

Yo en breve iré de nuevo con unos amigos ya que tenemos un par de vales más y ya os contare 😉

A favor:

Portugalete es una villa con mucho encanto, su proximidad a las arenas con su playa, su cercanía a Santurce y su puerto, su puente colgante…un plan perfecto para pasar el día.

La comida esta deliciosa y se ve calidad en los ingredientes.

El restaurante tiene encanto

Posibilidad de conocer un poco de la historia de Portugalete

 

En contra:

Hay que ir hasta Portu

La cantidad para un glotón como yo puede resultar escasa

Es un restaurante que puede salirse del bolsillo de todos al ir a la carta (aunque esta bien)

 

Restaurante Torre Salazar

Travesía de Lope García Salazar s/n Portugalete

944966585

Carta del restaurante Torre Salazar

Ver mapa más grande

Recientemente he conocido a los compañeros de gastrourdiales, un blog que descubre y de una manera muy buena (para mi gusto) diversos restaurantes de Castro y ciudades de alrededor. He podido ver que han acudido al restaurante Torre Salazar de Portugalete y que a diferencia de mi el trato recibido no ha sido muy bueno.
Os dejo aqui la cronica que han escrito los amigos de gastrourdiales.

Restaurante Indio Agra Mahal en Bilbao

Este sábado nos acercamos desde Basauri al centro de Bilbao a buscar una guía de París, dentro de unos días nos vamos a la ciudad del amor a celebrar el cumpleaños de mi novia y queremos que Paris no tenga ningún tipo de secretos para nosotros.

Tras pasarnos por el Fnac y curiosear un poco los diferentes libros que allí teníamos encontramos una guía de lonely planet que nos gusto mucho y la compramos, ya con el deber cumplido nos encontramos que era medio día, que estábamos en la mejor ciudad del mundo (Bilbao) y que teníamos un montón de tiempo por delante. ¿¿Y que podemos hacer en Bilbao con un montón de horas de por delante?? Esta claro, pasear y tomar pinchos 🙂

Después de pasarnos por los bares que están junto a la diputación de Bizkaia nos dimos un paseíto por uribitarte, pasamos por el puente Calatrava, hicimos una visita a Puppy y sacamos la vigésima foto al museo Guggenheim de Bilbao.


Al acercarnos al puente de Calatrava me acorde de un restaurante indio del que me había hablado Laura muy bien y como la india y pakistaní es una comida que siempre me ha gustado no dude en emplear mis armas de persuasión con mi novia y convencerla para ir a comer allí.

El restaurante indio es el Agra Mahal, este bar que a primera vista tiene un aspecto muy cutre me sorprendió muy mucho. El sitio tiene aspecto de ser el típico kebab de barrio (pero en limpio), no tiene nada cuidada la decoración ni la ambientación pero madre mía…que comida sirven.

Debo reconocer que tras ver el local me entraron serias dudas sobre entrar o no, aunque me hubiesen hablado bien el hecho de tener ese aspecto a kebab y el hecho de tener radio Bilbao como música de fondo no me daba mucha confianza.

Al final nos decidimos y menos mal que lo hicimos, el camarero y encargado del local era la amabilidad personificada, no he visto casi nunca un camarero que se preocupe tanto por los comensales, en todo momento estaba pendiente de los paltos, de si estaba a nuestro gusto, si deseábamos mas cantidad… un 10 para la atención del personal, debo decir que el chico, un indio de Kashemira, me gano al 100%.

Como generalmente en este tipo de restaurantes salgo con hambre pedimos comida de sobra, un entrante a compartir y un plato para cada uno.

Como entrante nos arrancamos con el “palace grill” un combinado de diferentes carnes de pollo y cordero acompañados de cebolla y pimiento verde y rojo. Todas las carnes estaban aderezadas y especiadas con un toque picante que le daba un sabor único.

Yo que odio la cebolla debo reconocer que me la comí a paladas.

Un plato delicioso que nos sirvieron sobre una bandeja de piedra caliente que mantenía el calor de la carne. Un 10 para el plato, sencillo pero madre mía, una autentica delicia.

Ya con este entrante debo admitir que empezaba a sentirme pelin lleno y esque además el plato venia acompañado de un tandori nan (una torta de pan indio) que además de servir para acompañar y empujar la carne sirvió también para llenarnos aun mas.

De segundo y para compartir entre los dos pedimos un plato de cordero vindaloo y otro de pollo tika masala. Ambos platos venían acompañados de una fuente de arroz basmati que mezclado con las diferentes salsas de los platos se convertía en un autentico majar.

 

El cordero vindaloo es una receta típica de la isla de goa y consiste en carne de cordero troceada y acompañada de patata asada y una salsa muy picante.
El sabor era único, yo que soy un amante del cordero y del picante, salí encantado con el plato pero mi novia laura tuvo que beber agua en mas de una ocasión para poder pasar el picante.

 

El pollo tika masala debo decir simplemente que me enamoró, venia una buena ración de pollo acompañada de esta típica salsa inda, la salsa que venia muy espesa tenia un gran sabor y como ya he dicho combinada con el basmati era una delicia.

El truco de esta receta viene del toque de garam masala que le añaden, una mezcla de especias que es muy popular en la india (una mezcla de canela, clavo, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo)

Acompañamos los platos con un tandori nan de ajo y perejil que nos vino de perlas para untar la salsa que habíamos dejado.

Los precios de los platos fueron los siguiente palace grill 10 €, cordero vindaloo 8,50 €, pollo tika masala 9 € y el tandori nan de ajo y perejil 3 €, todo lo acompañamos con una botella de agua de litro por 2,80 €.

Los que habéis seguido algún articulo de mi blog sabéis que algo de lo que siempre me quejo es de la cantidad que me ponen en los restaurantes, pues bien aquí no tome postre de lo lleno que estaba.

De hecho le di mi enhorabuena al encargado por la calidad de los platos y por la cantidad de comida que nos habían puesto.

Nos salio por 38 € los dos pero disfrute por esos 19 € como en pocos sitios.

Os recomiendo 100% el restaurante ya que aunque el lugar engañe la comida es una delicia y una autentica pasada.

Además, para aquellos que estén de paso por Bilbao o de turismo este restaurante esta a 10 minutos del Museo Guggenheim de Bilbao.


 

A favor:
Una comida deliciosa
Platos contundentes, de las pocas veces que he salido lleno de un restaurante (y sin postre!!!)
Buena relación calidad / precio
Una ubicación muy buena, junto al campo volantin,a 10 minutos del Guggenheim y a pocos metros del funicular de artxanda
El trato de los encargados del restaurante, un 10 para ellos.

En contra:
La ambientación del lugar, parecía más un kebab de barrio que un restaurante indio
Amenizar la comida con la música salsa de Radio Nervion.

Agra Mahal
Castaños 8
944465466
662190533


Ver mapa más grande

Restaurante La Parrilla Argentina Bilbao, la caida de un mito

La parrilla argentina ha sido hasta hace poco uno de mis restaurante fetiche, siempre que debía celebrar algo acudía allí, bien fuese por un cumpleaños como por una celebración informal o espontánea la parrilla argentina se convertía en mi lugar elegido para ir.

Por eso hace dos fines de semana decidí acudir allí con mi suegra y un amigo de la familia para invitarles a comer, así sin mas ya que ningún motivo es necesario para ir a pasar un rato agradable.

Después de tomar un par de zuritos por la zona de San Mames nos fuimos al restaurante un poco a regañadientes. Roberto no quería ir por la poca variedad del menú, pero conseguimos convencerle invocando y aludiendo a los grandes momentos y grandes comidas celebradas allí. Que razón tenía Rober…

La parrilla Argentina

El menú fin de semana costaba 20 € por persona y consistía en lo siguiente, de primero no podías elegir nada ya que consistía en un mix de entremeses que comprendía langostinos en salsa tártara, ensalada Olatz y empanadilla criolla, de segundo había dos opciones, las típicas de carne o pescado, media parrillada de carne y bacalao con cebolla confitada.

En principio y a pesar de que a todos nos gusta poder elegir más opciones nos decidimos a entrar y pronto nos dieron mesa. El restaurante no estaba lleno, estaría a media ocupación algo muy raro ya que el estadio esta cerca de san mames y recuerdo que cuando me acercaba a la parrilla argentina a comer un día de partido el restaurante estaba lleno. Luego vi porque…

Los entrantes fueron decepcionantes, los langostinos eran dos simples gambas en un plato del café acompañados de una salsa tártara, además los “langostinos” se notaban que no eran frescos, por su textura y por lo difícil que era pelarlos. La verdad que el plato resulto RIDICULO tanto en cantidad como en calidad, yo me moría de la vergüenza después de haber hablado maravillas a mi suegra y a Roberto y de convencerles a regañadientes para ir….

La empanada criolla llego después, una empanadilla en un nuevo platito del café o postre, esta debo decir que como siempre estaba deliciosa, es un plato que siempre que voy a la parrilla a tomar una quilmes suelo pedir de acompañamiento ya que la tienen en la barra para servir como pincho. Si vais os la recomiendo.

La ensalada Olatz estaba muy rica aunque nuevamente se presento como un plato muy pobre, un poco de cogollos, dos pimientos del piquillo, un poco atún y unas anchoas…en plato degustación…

Me parece una tontería quedar así de mal con unos clientes con unos platos minúsculos y alguno de ellos de dudosa calidad, si tienes empanadillas, ensalada y langostinos mejor pon tres platos y que elija la gente y ponles una ración decente y no los platos tan pobres que nos sirvieron.

De segundo ya llego lo peor, mi suegra a pesar de ser advertida que la especialidad del lugar era la carne eligió el pescado…pues vaya tapa de pescado la sirvieron. Eso no sirve ni de pincho…una ración muy pobre por no decir que era una vergüenza de ración.

Un solo lomito de pescado acompañado de un poco de salsa y cebolla…era tal nuestro asombro y enfado que mi suegra llamo al camarero para preguntarle si esa era la ración de verdad ya que era minúscula. Ante nuestro asombro el camarero le dijo que si, que esa era y no se digno a ofrecerse a cambiar la ración o el plato.

La ración de carne bueno, hubo de todo, a mi me toco un plato bien surtido pero la parrillada de carne de Laura y Roberto daba pena, un cacho de chorizo criollo, un poco de morcilla, algo de bife de chorizo, algo de asado de tira…pero en raciones muy pequeñas. La mía como he dicho se salvaba y era una ración normal eso si…la carne estaba HELADA , estaba fría, como si hubiesen dejado el plato esperando antes de servirlo y claro, ya me diréis si es lo mismo comerse un chuleton de buey recién hecho o frió…la carne no sabe igual, no tiene la misma textura y se “queda mas tiesa que la pata de un santo”

Después de comer la carne y tras comentar lo mal que nos había parecido la comida nos trajeron el poste, un tiramisu y un brazo gitano muy correctos pero fatalmente presentados, pero bueno, después de los anteriores platos eso nos parecía el cielo.

La verdad que salí muy disgustado, ha pasado de ser uno de mis restaurantes favoritos de Bilbao a tener la firme convicción de no volver a pisarlo ni para entrar al W.C.
Mi consejo…si queréis ir a comer por la zona de San Mames acudir al la sidrería Kixkia o a cualquiera de los bares que dan menús de alrededor, subir a Basurto Kastrexana o incluso ir a la casita del bambú (el chino de San Mames) antes que ir a la parrilla argentina, salvo que cambien y mejoren mucho.

Debo decir que en los últimos años cada vez que he ido la calidad ha bajado muchísimo, pero en mi recuerdo guardo las maravillosa comidas con mis amigos del alma Regue, Turrado y Manu, las risas con Somo, la vez que fui a comer con Laura recién comenzamos a salir… con el tiempo le daré una nueva oportunidad… pero ahora mismo esta totalmente descartado.

Lo unico bueno del dia…los gin tonics que me tome con mi suegra Carmen y que el Athletic ganó sin apuros el partido 🙂
Este año a la UEFA!!!

Paso de decir pros y contras…ya que lo unico bueno que puedo decir es que esta cerca del metro y cerca del estadio de futbol del Athletic club de Bilbao. Contras…pues creo que he dejado unos cuantos ya.
Para mi la nota esta vez es de SUSPENSO y gordo.

La Parrilla Argentina Bilbao
+34 944417381 (tf)
+34 944274005 (tf/fax)
Avenida Juan Antonio Zunzunegui nº 7
48013 Bilbao-Bizkaia


Ver mapa más grande