Restaurante Etxaniz en Bilbao (Hotel Silken Indautxu)

Gracias a la página Web Chollomania pude comprar un par de cupones para el restaurante Etxaniz de Bilbao. Este restaurante pertenece al hotel Silken Indautxu y tiene muy buen nombre en la capital bilbaína, de hecho mi amigo Rubén me lo había recomendado.

El Etxaniz es el típico restaurante al que por cuestiones de precio me pensaría un poco el ir así como así, pero con el descuento que había comprado se me presentó una oportunidad excelente para arreglarnos, invitar a mi novia a cenar y quedar como un señor.

El menú consistía en un menú degustación que incluía los siguientes platos

Entrantes:
Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso.
Risotto marinero de pescado y marisco.

Platos principales:
Bacalao al pil pil con pimientos del país.
Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto.

Postre
Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana.

De bebida incluía una botella de crianza rioja y agua.

Pasaré a desgranaros los diferentes platos que pudimos disfrutar en la cena.

El primer entrante me tenia un poco expectante ya que no tenía mucha idea de lo que me iba a encontrar y la verdad que me dejó con más frío que calor.
El Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso resultó ser una especie de tostada gorda de maíz con un huevo escalfado en su interior y una especie de bechamel.


Un plato bastante insípido que solo se rompía por el gusto a maíz (un gusto también muy tenue a decir la verdad) que dejaba.

A mi me recordó mucho a un postre costarricense similar a las magdalenas pero que se hace con maíz dulce, aunque a decir verdad las magdalenas de maíz que nos hizo mi suegra ,aunque con menos glamour, le daban mil vueltas en cuanto a sabor al brioche de maíz que como he dicho era bien insípido.

El segundo plato que trajo el siempre atento y educado camarero fue un risotto marinero de pescado y marisco. Este fue para mi el peor plato de la noche, insípido a decir basta no tenía ni rastro de sabor a marisco ni pescado en ese caldo meloso que por el nombre debería haber llevado alguno de ambos ingredientes.
El arroz estaba acompañado de cachos de judía verde y algún trozo de pulpo que no le daba ningún sabor. Si existiese un tribunal gastronómico que juzgase los “delitos de mesa” el cocinero de esa mezcla de ingredientes que era el plato debería pasarse unos días en la sombra.
Lo único que se salvaba era el crujiente de queso que acompañaba al risotto y que le proporcionaba algo de alegría.

Después de los entrantes que nos habían decepcionado mucho no, lo siguiente, esperábamos ansiosos los platos fuertes del menú degustación.
Primero y como es de ley llego el bacalao al pil pil con pimientos del país, la verdad que daba pena ver la pobre tajadita que me pusieron acompañada de dos míseros pimientos en un plato.

De sabor estaba como toda la cena, para mi gusto se pasaron al desalar el bacalao dejándolo nuevamente insípido.

De tres platos que nos sirvieron, tres platos insípidos, la verdad que el cocinero se estaba cubriendo de gloria, por lo demás un plato de calidad con un pil pil muy bien hecho pero sin apenas sabor. Al menos lo pimientos si sabían a pimiento.

Nuevamente el chef del restaurante Etxaniz volvía a suspender con un plato que aunque tiene bastante trabajo (para conseguir la salsa pil pil en condiciones) no debería dar problemas a un cocinero que se dedique a los fogones y más si lo hace en un restaurante que se supone de cierto nivel.

Tras el nuevo fiasco llegó el Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto, este plato estaba muy rico, la única pega que le puedo sacar es que el crujiente de sésamo quedó muy dulce recordando el sabor al rebozado dulce que suelen dar en muchos restaurantes orientales. El plato además se acompañaba de unas setas que junto al oporto le daban un toque de gracia. Desde luego el mejor plato de la noche, aunque eso sí, a años luz de los platos que nos han ofrecido en otros menús degustación en restaurantes de un perfil similar (Bistró Guggenheim por ejemplo).

Tras un menú degustación que no nos dejó satisfechos del todo vino el postre, un postre muy fresquito que nos hubiese ayudado a bajar la comida en el caso de que nos hubiésemos quedado llenos, cosa que en mi caso no ocurrió llegándome a comer medio solomillito de mi novia.
El postre también puedo decir que no pasará a la historia, el Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana no dejó de ser melón pasado por la batidora con una bola de helado de pepino y sorbete de manzana que sabía a manzana con un toque acido. Rico pero sin capacidad de sorprender.

El coste del menú fue de 29 € por persona, en realidad el menú que comimos costaría 56 €, mi conclusión para los que estéis pensando ir es que por un menú de 60 € tienes en Bilbao muchos sitios en los que comer como un rey y salir en condiciones con platos que merecen la pena y que no te dejan con esa sensación de no saber si el cocinero era profesional o era la mujer del camarero haciendo unos platos al tuntún.

Los platos fueron insípidos a decir basta y si ese menú lo llego a destinar a comer tengo que ir directo al wook a comer algo del hambre con el que hubiese salido.

Como casi siempre que voy a un sitio con cierta fama salgo defraudado, ese hotel era uno de los que me había llegado a plantear para celebrar una boda con mi novia laura y desde luego el otro fin de semana perdieron casi todas las papeletas.

Restaurante Etxaniz

Hotel Silken Indautxu
Plaza del Bombero Echaniz, S/N , 48010 Bilbao,
944 21 11 98


Ver mapa más grande

Restaurante Wook Asiatico Kokoxili en Barakaldo

Hace unos fines de semana acudí a comer al restaurante kokoxili de Barakaldo, acudí allí muy animado por dos razones fundamentales, que soy un fan de los buffets libres y que varios amigos me habían hablado muy bien del sitio.

Al final nos decidimos a ir un sábado y nos acercamos al restaurante asiático mas conocido de la ciudad barakaldesa. El restaurante es un sitio muy amplio que cuenta con dos secciones, una planta baja muy amplia destinada a los gordos como yo que vamos al buffet libre y una parte alta de carta.

 kokoxili

Mi primera consideración del lugar es que es horrible, hay mas gente que en la cola del paro, además tuve la suerte de que ese día parecía que estaba toda la gente cutre y maleducada de toda la margen izquierda, canis gritonas, viejas maleducadas, cincuentonas que se piensan que son la esteban y gente que no ha visto el jabón en años, vamos, ambiente selecto y agradable, pero vamos, ya sabíamos a donde íbamos.

La comida bueno, la analizare según los platos que comí ese día 🙂

1 Entrantes

entrantes kokoxili

Siempre que voy a un buffet chino me meto un plato de fritanga para hacer base, en este caso me meti para el pecho un plato de croquetas, de nuggets, alitas de pollo, muslo de cangrejos y pechuga de pollo y un pescado rebozado.

¿¿Mi opinión?? sin mas, para llenar el estomago bien, pero vamos, que si son cosas que hay que pagarlas en una ración de bar es para pedir la hoja de reclamaciones.

Lo único el muslito de cangrejo que me apasiona desde pequeño.

 

2 arroz tres delicias y fideos fritos tres delicias

De segundo me tire a la tradición y me puse un plato de arroz y fideos, como todos los plato de un buffet masificado debo decir que no llegaban al aprobado, los fideos estaban pasados y sin gran sabor, el arroz sin mas, no era como comerse un plato de arroz frito del eroski pero no era como para llevar a la familia a comer.

Lo dicho, sin mas. Perfecto para llenar el buche.

 

3 Sushi y Kebab

 sushi

Vi a lo lejos a un chino un poco rollizo preparando sushi y ahí me lancé. Fue lo mejor del menú, me puse a sushi, maki, sasimi y nigiri hasta arriba. Repeti tres veces.

No es un sushi como el que se pueden poner en un japones de carta pero da el pego y debo decir que cumple con creces.

Me desilusiono que no podias ver como lo hacian porque lo tenian ya preparado, pero vamos, que es un menú buffet no un japones de carta con espectaculo.

Después para complementar con la parte chic del sushi me puse un plato de dos tipos de carne kebab para sentirme un poco mas de barrio. La carne sabia como la de cualquier kebab de barrio, buenísima pero frío.

 

4 Pato Pekin

 pato pekin

Ya con el estomago un poco lleno me puse un poco de pato pekin, un plato que me encanta con el ritual de coger la torta, el pato, la salsa y la verdura y enrollarlo, para mi imposible hacerlo con los palillos (me encanta cuando lo hace el chino. delante tuyo).

El pato pekin estaba bien de sabor, eso si, estaba frío y eso hacia que la torta se pegase y que no fuese muy maleable (se hacia un poco masa).

Sin mas el plato del kokoxili, eso si, el pato estaba muy bien asado.

 

5 Wook y plancha

 plancha wook

Para acabar la tarde con algo de dignidad me puse un plato de plancha, los ingredientes elegidos fueron navajas, brocheta de gambas, chipirón y salmón. Todo ello acompañado con el ajito que solo los wooks chinos saben hacer con el pescado.

plancha wook

Con el sushi lo mejor de la comida, de hecho me puse un segundo plato de plancha sumándole unos langostinos al plato anterior.

Lo que no me gusta es que tienen un montón de pescado y marisco y NO lo tienen refrigerado, menos mal que con toda la gente que va circula rápido porque sino..

 plancha wook

Mi visita al restaurante kokoxili creo que sera la ultima que haga, no me apasiono ni la comida ni el ambiente ruidoso y mal educado del local (esto es mas culpa de la gente que del propio restaurante). Mucha gente, mucho ruido, mucho cani y una comida que en verdad no merece la pena salvo que quieras comer a reventar.

 

El menu costo 13,95 por persona y a ellos debemos sumarle una botella de agua de medio litro (2 €) y una coca cola por 2,50 €. De postre me tome un Helado de chocolate con nata.

 

http://www.kokoxily.com/

Avda. La ribera 1A

48903 Barakaldo

9446559933

 

Ver mapa más grande

Restaurante La Kuina en Bilbao

El pasado 10 de julio fue mi cumpleaños, generalmente lo celebro con la familia y los amigos pero este año no tenia muchas ganas de hacer nada ni de estar con mucha gente y me decidí por celebrar una buena comida con la familia. El lugar elegido fue el restaurante La Kuina de Bilbao.

Del lugar me habían hablado muy bien varias personas (entre ellas Diana e Iker los chicos con los que compartimos la velada del Bistró Guggenheim) y entre eso y que es céntrico a mas no poder la elección fue clara.
Después de quedar en la plaza Unamuno con mi madre y hermana y tras tomar unos zuritos por las siete calles nos dispusimos a entrar en le restaurante.

Al ser una celebración y al quedar muy pocas veces con la familia para comer fuera nos decidimos por el menú degustación consistente en un surtido de primeros que van trayendo a la mesa y después un segundo . Su coste es de 36,50 € por persona (IVA incluido) y lleva incluido el postre y la bebida (crianza de Rioja)

Los entrantes son los siguientes

Aperitivo de paletilla ibérica con pa amb tomàquet

Este aperitivo de pan tostado con tomatito y ajo estaba delicioso, al buen sabor de la paletilla ibérica (que rico estaba el jamón) se unia el buen “retregao” que llevaba, tenia el toque justo de ajo y tomate para tener un buen sabor sin ser fuerte.

Royal de foie con granizado de citricos

Cuando nos trajeron este plato nos quedamos un poco mirando, ya he dicho que no estamos acostumbrados a salir mucho y al tener como caramelo encima no sabíamos exactamente si el plato era sólido o liquido, menos mal que mi hermana en seguida nos saco de dudas untando el foie en uno de los panes de pasas que nos habían traído para acompañar. ¿¿El resultado del plato?? Buenísimo, y puedo dar fe porque me acabe el de mi novia, el de mi hermana y cate un poco el de mi madre. Riquísimo, además el granizado de limón le daba un contraste buenísimo y un toque que me gusto mucho.

Vieiras crujientes con coral de bogavante

El mejor entrante de todos para mi, se me hizo un poco escaso, pero mas que nada por lo rico que estaba. Nos pusieron dos vieiras rebozadas con la espuma de bogavante y que decir…simplemente que eran sublimes. Muy ricas.

Huevo a baja temperatura con arena de jamón y boletus

Este plato me sorprendió, el huevo venia con unas migas de pan, boletus y jamón ¿? Que eran simplemente deliciosas, riquísimas, además el huevo estaba perfecto.

Solo tengo una cosa que achacar al restaurante La Kuina, antes del menú pedimos una ración de croquetas de bacalao ajo arriero (8,50 €), que estaban muy finas y deliciosas. Las pedimos porque nos habían comentado que era la especialidad de la casa junto a sus arroces y la verdad que no desmerecieron a su fama pero después de comérnoslas en los platos que nos pusieron se dedicaron a traernos los entrantes y depositarlos en el mismo plato en que habíamos comido las croquetas y que obviamente guardaba los restos del manjar que habíamos comido minutos antes, para mi un detalle imperdonable.

De segundo teníamos otros cuatro a elegir

Lubina salvaje con sofrito de chipirones y aire de carabinero
Chuleta a la piedra con patatas
Paletilla de cordero en leche de cabra
Arroz de bogavante (este es para dos personas)

Me quede con ganas de comer y probar el arroz pero un buen chuleton siempre es un plato del que no puedo escapar y así fue esta vez. Mi hermana y yo pedimos el chuleton a la piedra, mi madre la lubina con el sofrito de mejillones y mi novia Laura la paletilla de cordero sobre leche de cabra.

El chuleton estaba de 10, riquísimo, la carne muy buena, tierna y con el palto caliente para que se termine de hacer, una delicia de plato. Si existe el cielo me lo imagino como un lugar en el que además de no dar palo al agua te sirven para comer siempre chuletón para comer. Las patatas que acompañaban al chuleton estaban bastante sosas y se quedaban como asadas mas que fritas con el efecto de la piedra caliente, pero el conjunto del plato fue perfecto.

El pescado no lo probé, mi madre dejo un buen cacho de pescado ya que estaba ya llena y porque se lo sirvieron poco hecho y le da un poco de asquito comerlo así.

El cordero que pidió laura estaba delicioso, la carne estaba en su punto, crujiente por fuera y jugosa y blanda por dentro. La salsa de leche de cabra también estaba deliciosa, otra vez que vaya sino me pido el arroz caerá el cordero seguro (con permiso del chuleton obviamente)

De postre existe un postre único (para este menú) de torrijas con helado de mandarina, que estaba de muerte, delicioso. Las torrijas bien hechas, blanditas, dulcecitas en su punto justo y con un contraste con el helado de mandarina que hacia que quedase perfecto.

A mi la comida me gusto mucho, salí muy contento con la sensación de haber comido bien y con el estomago lleno, lo recomiendo al 100%, además lo tenéis en el centro del casco viejo de Bilbao junto a un conjunto de calles lleno de bares en los que tomar unos zuritos y a pocos metros de la plaza circular, la gran via… perfecto para los visitantes de Bilbao o para quien quiera comer bien  🙂

Además esta bastante cerca de la parada de metro de Casco Viejo 🙂

Restaurante La Kuina
Calle Nueva 4
94 479 41 24
Bilbao


Ver mapa más grande

Receta del arroz basico para el Sushi

Hace mucho que no publico ninguna crónica en el blog, tengo algún restaurante aparcado para analizar y dar mi opinión pero no quiero dejar de lado otra de las secciones de este blog culinario, las recetas de comida que me gustan 😉

Como os he hablado en alguna ocasión soy un apasionado de la comida oriental y cada vez que puedo me pongo delante de los fogones para invitar a mi novia o amigos a un buen plato de sushi o sasimi.

Hoy os voy a traer la receta que suelo hacer yo en casa de sushi , espero que os guste 😉

Ingredientes:

Arroz (500 gramos por cada medio litro de agua)
Mirin (1/4 de vaso)
Sake (1/4 de vaso)
Vinagre (1/4 de vaso)
Sal (1 cucharadita)
Azúcar (4 cucharadas)
Algas Nori
Pescado al gusto

Tipos de Sushi

Imagino que os estaréis preguntando que leches es el mirin, el mirin es un vinagre dulce típico de Japón. En principio en España es difícil encontrarlo en pequeñas superficies pero como ya hemos comentado otras veces hoy en día no hay pueblo o ciudad que no haya sido invadido por pequeños comercios chinos donde encontrar a buen precio los ingredientes de una buena comida japonesa. Si no encontráis el Mirin podéis pasar de él ya que aunque la receta no será fiel al 100% el resultado será notable 😉

Yo para evitar el alto coste del sake (licor de arroz) compro en un pequeño bazar asiático de la calle Hurtado Amezaga un licor de arroz chino que tiene el mismo sabor que el sake y un precio más económico 😉 (Y puedo garantizar que sabe exactamente igual de mal que el sake).

Preparación del arroz, os aconsejo no emplear un arroz de esos vaporizados que no se pasan, la razón s sencilla 😉 el arroz se suelta demasiado y no hay quien pueda hacer un rico nigiri sushi con él 😉

Como primer paso daremos un agua al arroz para quitarle el almidón, una vez que este limpio lo ponemos a cocer 15 minutos a fuego fuerte o 10 a fuego medio, aquí como soláis hacerlo 😉

Mientras el arroz se cuece y mientras lo dejamos reposar un rato hacemos la mezcla de líquidos. Ponemos en un pequeño bol el sake, el mirin, el vinagre, el azúcar y la sal y removemos bien para que quede todo bien mezclado y el azúcar y la sal se disuelvan bien.

Cunado este todo bien mezclado lo añadimos al arroz y lo vamos removiendo poco a poco, es importante que el arroz este aun caliente, no le dejéis enfriar. Cuando tengáis el arroz ya totalmente unido con la mezcla del sake, mirin… lo enfriaremos abanicándolo con un pequeño abanico o revista, tampoco tenéis que estar cual esclavo Numidia tres días abanicando, con que estéis un minuto o dos será suficiente 😀

Después de esto colocamos la hoja del alga nori sobre una esterilla de bambú (makishu) de esas que solemos emplear como manteles individuales (las podéis encontrar en cualquier todo a cien) y comenzamos a colocar el arroz.

Hay que tener cuidado de poner una capa de arroz fina que cubra justo un tercio de la hoja del alga nori, así evitaremos que el arroz se desparrame por los lados y sobre todo, que los mas manazas nos carguemos la receta .

sushi

Después de colocar el arroz colocamos una hilera del pescado o verdura elegida, yo he hecho sushi de atún, perca, mejillones, langostinos, zanahoria, berenjena…lo que os apetezca, si os recomiendo que la verdura la cocinéis un poco antes para que este mas apetitosa y agradable al paladar.

Una vez que tenemos el relleno sobre el alga procedemos a enrollar poco a poco la esterilla, hay que enrollar sobre si misma el alga nori.

Una vez que tengamos el canutillo del alga ya montado solo tenemos que coger un cuchillo afilado y humedecido y cortamos con un grosor de tal manera que no se nos rompa al cortarlo.

Ahora solo tenemos que servirlo en un plato acompañado de salsa de soja, wasabi y jengibre en salmuera.

A favor de esta receta os diré que es económica, sana, rápida y bien rica.

Es económica si encontráis los ingredientes en el típico híper chino, en el que yo compro de Hurtado Amezaga el licor de arroz cuesta 2 euros el litro, el mirin 1 y pico y el wasabi 2 y la verdad es que sirve para muchas cenas de sushi…

Sushi y a disfrutar!!!

Restaurante La Parrilla Argentina Bilbao, la caida de un mito

La parrilla argentina ha sido hasta hace poco uno de mis restaurante fetiche, siempre que debía celebrar algo acudía allí, bien fuese por un cumpleaños como por una celebración informal o espontánea la parrilla argentina se convertía en mi lugar elegido para ir.

Por eso hace dos fines de semana decidí acudir allí con mi suegra y un amigo de la familia para invitarles a comer, así sin mas ya que ningún motivo es necesario para ir a pasar un rato agradable.

Después de tomar un par de zuritos por la zona de San Mames nos fuimos al restaurante un poco a regañadientes. Roberto no quería ir por la poca variedad del menú, pero conseguimos convencerle invocando y aludiendo a los grandes momentos y grandes comidas celebradas allí. Que razón tenía Rober…

La parrilla Argentina

El menú fin de semana costaba 20 € por persona y consistía en lo siguiente, de primero no podías elegir nada ya que consistía en un mix de entremeses que comprendía langostinos en salsa tártara, ensalada Olatz y empanadilla criolla, de segundo había dos opciones, las típicas de carne o pescado, media parrillada de carne y bacalao con cebolla confitada.

En principio y a pesar de que a todos nos gusta poder elegir más opciones nos decidimos a entrar y pronto nos dieron mesa. El restaurante no estaba lleno, estaría a media ocupación algo muy raro ya que el estadio esta cerca de san mames y recuerdo que cuando me acercaba a la parrilla argentina a comer un día de partido el restaurante estaba lleno. Luego vi porque…

Los entrantes fueron decepcionantes, los langostinos eran dos simples gambas en un plato del café acompañados de una salsa tártara, además los “langostinos” se notaban que no eran frescos, por su textura y por lo difícil que era pelarlos. La verdad que el plato resulto RIDICULO tanto en cantidad como en calidad, yo me moría de la vergüenza después de haber hablado maravillas a mi suegra y a Roberto y de convencerles a regañadientes para ir….

La empanada criolla llego después, una empanadilla en un nuevo platito del café o postre, esta debo decir que como siempre estaba deliciosa, es un plato que siempre que voy a la parrilla a tomar una quilmes suelo pedir de acompañamiento ya que la tienen en la barra para servir como pincho. Si vais os la recomiendo.

La ensalada Olatz estaba muy rica aunque nuevamente se presento como un plato muy pobre, un poco de cogollos, dos pimientos del piquillo, un poco atún y unas anchoas…en plato degustación…

Me parece una tontería quedar así de mal con unos clientes con unos platos minúsculos y alguno de ellos de dudosa calidad, si tienes empanadillas, ensalada y langostinos mejor pon tres platos y que elija la gente y ponles una ración decente y no los platos tan pobres que nos sirvieron.

De segundo ya llego lo peor, mi suegra a pesar de ser advertida que la especialidad del lugar era la carne eligió el pescado…pues vaya tapa de pescado la sirvieron. Eso no sirve ni de pincho…una ración muy pobre por no decir que era una vergüenza de ración.

Un solo lomito de pescado acompañado de un poco de salsa y cebolla…era tal nuestro asombro y enfado que mi suegra llamo al camarero para preguntarle si esa era la ración de verdad ya que era minúscula. Ante nuestro asombro el camarero le dijo que si, que esa era y no se digno a ofrecerse a cambiar la ración o el plato.

La ración de carne bueno, hubo de todo, a mi me toco un plato bien surtido pero la parrillada de carne de Laura y Roberto daba pena, un cacho de chorizo criollo, un poco de morcilla, algo de bife de chorizo, algo de asado de tira…pero en raciones muy pequeñas. La mía como he dicho se salvaba y era una ración normal eso si…la carne estaba HELADA , estaba fría, como si hubiesen dejado el plato esperando antes de servirlo y claro, ya me diréis si es lo mismo comerse un chuleton de buey recién hecho o frió…la carne no sabe igual, no tiene la misma textura y se “queda mas tiesa que la pata de un santo”

Después de comer la carne y tras comentar lo mal que nos había parecido la comida nos trajeron el poste, un tiramisu y un brazo gitano muy correctos pero fatalmente presentados, pero bueno, después de los anteriores platos eso nos parecía el cielo.

La verdad que salí muy disgustado, ha pasado de ser uno de mis restaurantes favoritos de Bilbao a tener la firme convicción de no volver a pisarlo ni para entrar al W.C.
Mi consejo…si queréis ir a comer por la zona de San Mames acudir al la sidrería Kixkia o a cualquiera de los bares que dan menús de alrededor, subir a Basurto Kastrexana o incluso ir a la casita del bambú (el chino de San Mames) antes que ir a la parrilla argentina, salvo que cambien y mejoren mucho.

Debo decir que en los últimos años cada vez que he ido la calidad ha bajado muchísimo, pero en mi recuerdo guardo las maravillosa comidas con mis amigos del alma Regue, Turrado y Manu, las risas con Somo, la vez que fui a comer con Laura recién comenzamos a salir… con el tiempo le daré una nueva oportunidad… pero ahora mismo esta totalmente descartado.

Lo unico bueno del dia…los gin tonics que me tome con mi suegra Carmen y que el Athletic ganó sin apuros el partido 🙂
Este año a la UEFA!!!

Paso de decir pros y contras…ya que lo unico bueno que puedo decir es que esta cerca del metro y cerca del estadio de futbol del Athletic club de Bilbao. Contras…pues creo que he dejado unos cuantos ya.
Para mi la nota esta vez es de SUSPENSO y gordo.

La Parrilla Argentina Bilbao
+34 944417381 (tf)
+34 944274005 (tf/fax)
Avenida Juan Antonio Zunzunegui nº 7
48013 Bilbao-Bizkaia


Ver mapa más grande

Restaurante Las Olas en Santander

Este domingo, después de pasar una noche de sábado muy agradable con unos amigos de Madrid y Santander, mi amigo Pablo me llevo al restaurante “Las Olas”. Un restaurante que esta en un enclave perfecto, frente a la playa y con vistas al mar.

Pablo, Oscar, Laura y Chelo

El día era un típico día cantábrico, la lluvia caía suave pero constante y las olas rompían sin cesar contra las rocas mientras la estatua del pescador se mantenía firme resistiendo el envite de estas. Un día perfecto para rematarlo con una comida excepcional.

Mi amigo Pablo nos había hablado de este restaurante diciendo que el pescado era acojonante y que la paella era la mejor paella de toda España. Y a pesar de que mi amigo Oscar “el madrileño” refunfuñase por ir a un restaurante tan ligado a la mar y no poderse llevar un pescado de roca a la boca hicimos caso al anfitrión y nos pedimos una paella de marisco.

Pero como no solo de paella vive el hombre y tras tomar unas cañitas nos decidimos por abrir apetito con una ensalada mixta ( 9€), tabla de pulpo a la gallega (14 €), unas rabas (8 €) y unas croquetas caseras de carne ( 6€).

El pulpo estaba delicioso, tierno, bien cocinado y el toque justo de pimentón y sal. En pocas palabras, estaba perfecto, mi señora que le copio asco al pulpo en un viaje a Vigo (la mezcla de albariño y pulpo puede ser letal a veces) se decidió a probarlo y dio su bendición al primo lejano del Pulpo Paul que nos estábamos metiendo entre pecho y espalda.
Pulpo a la Gallega

Las croquetas estaban también deliciosas, me encanto su forma irregular y pequeña ya que sin duda es un indicador de que eran caseras a más no poder y del sabor…que puedo decir del sabor…nada que no me haga la boca agua. Vale que las croquetas son una de mis debilidades pero es que estaban riquísimas…solo comparables a las croquetas de mi señora madre y las del bar ziaboga del casco viejo bilbaíno 🙂

De las rabas y la ensalada a pesar de que estaban buenas no daré más datos porque no dejan de ser eso…rabas y ensalada 

Ya con la tripa algo llena y con la alegría que nos iba dando el cresta rosa (8 € la botella) que habíamos pedido para acompañar el arroz y los entrantes llego la paella de marisco.

No se si será la mejor paella de España (11 € por persona) como decía mi amigo Pablo pero la paella estaba de muerte.
Un 10 en sabor y en acompañamiento (y no me refiero a mis amigos…que también). La Paella venia con su cigalita por cabeza, sus gambitas, chirlitas, mejillones…una delicia.

Paella de Marisco

Para los mas quisquillosos lo único que se puede decir es que el arroz no estaba muy suelto pero bueno…no le doy mas importancia porque la presentación, sabor y demás eran perfectos.
Además (y como muestra de que se come muy bien) el restaurante estaba hasta la bandera, lo que dificulta la elaboración de los platos sin duda.

Después de la paella toco el turno de los postres, Pablo y yo, por un problema de alcoholismo que no viene al caso, nos tomamos un valenciano (4,50 €) pero pude catar la tarta de queso (casera, 3,50 €) de mi amigo Oscar y el “cactus de membrillo” (3,50 €) que pidió Laura. Estaba todo riquísimo la verdad, aunque para mi gusto el “cactus de membrillo” era extremadamente dulce y tenia un toque acido que puede que no guste a todos.

Para rematar la faena dejare dos apuntes, nos invitaron a los cafés y a las copas que no eran moco de pavo (3 cremas de orujo, 1 orujo de hierbas y cuatro cafés) y el servicio era excelente, todos muy agradables y simpáticos. (Mi amigo Oscar llego a insinuar que el restaurante hacia un casting de camareras…porque todas le parecían guapas)

Puntuación que le doy al restaurante: un 10 sin lugar a dudas, por 129 € comimos los 5 como reyes.

Lo mejor: La calidad de los ingredientes y el sabor de lo platos, si juntas esto y lo pones frente a un mar embravecido y lo sumas a una buena compañía…
Yo desde luego volveré a probar los pescados y la parrillada de marisco.

Lo peor: que hay que ir en coche, pero merece la pena, además si vas en verano puedes pasar el día en la playa y después ir a comer…

Restaurante Las Olas
Dirección Barrio corbanera 89
Teléfono 942342027
Santander

Ver mapa más grande

Receta de la Tarta de Espinacas

Hoy voy a compartir con vosotros una receta que ha pasado de generación en generación en mi familia desde hace un par de años que la descubrí, la receta de la tarta de espinacas.

Se que el nombre no es muy seductor y que muchos dirán “tarta y espinacas no pueden estar en la misma frase”, pero si, es una receta y muy rica la verdad.

La receta esta especialmente pensada para los que son reacios a comer verdura y pescado ya que enmascaremos espinacas, anchoas y atún en una receta que desde luego no es lo que parece y que tiene un sabor único (adelantamos ya que ni sabe a espinacas, ni a atún, ni a anchoas)

Ingredientes:

1 pieza de hojaldre
400 gramos de espinacas
1 lata de anchoas
1 lata de atún
2 tranchetes.

Para empezar si el hojaldre es congelado tendremos que descongelarlo y amasarlo, yo suelo emplear los hojaldres congelados del eroski ya que tienen la medida perfecta y se hacen muy fácil, una vez que hayamos realizado esto tendremos que meterle en el horno durante unos15 minutos a 200 grados para que se vaya levantando y dorando. (Darle un ojo de vez en cuando para que no se queme)

De mientras en un plato trocearemos y desmigaremos el atún y las anchoas y los dejaremos apartados con los tranchetes.

Ponemos a cocer las espinacas, yo aquí empleo un truco, compro espinacas congeladas de la marca frudesa que vienen en bloques cuadrados de 400 gramos y lo meto al micro hondas a máxima potencia durante dos minutos, en ese tiempo las espinacas se cuecen perfectamente con el agua del deshielo 😉

Una vez cocidas las escurrimos y mezclamos con los tranchetes, es importante hacerlo según las hayamos cocido ya que el calor de las espinacas hará que se derrita el queso mas fácilmente y se hará que se esparza mejor, una vez hecho esto mezclaremos la masa con las anchoas y el atún (ya cortados y desmigados) procurando que todo quede bien mezclado.

Cuando el hojaldre se haya levantado y este dorado lo sacamos y ponemos con cuidado la mezcla de la espinaca, el pescado y el queso sobre el hojaldre intentando que cubra toda la masa, tened mucho cuidado y dejar a salvo los bordes ya que los emplearemos para comer (como si fuese una pizza).

Tras esto, lo metemos al horno otros 10 minutos y ale, ya esta una receta bien rica, nutritiva y sobre todo barata ya que nos cuesta un par de euros el realizarla y da para comer una persona o servir de primer plato para dos.

Para que os sirva de medida yo suelo poner una para cenar dos personas, si es para comer os recomiendo poner algo de segundo.

Si sois desconfiados y no creéis que la receta esta riquísima, probad a hacerla un día y ya me diréis, yo con gente bastante reacia a comer anchoas y atún he pasado el examen 😉

Que aproveche