Restaurante Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Aprovechando la semana santa y después de ver al Athletic ganar el derby vasco a la real sociedad decidimos juntar a la cuadrilla e ir a comer y tomar unos vinos.
El día comenzó en el casco viejo con unos “potes” por barrenkale y las calles más cercanas ya que la comida (tras una barbacoa fallida) decidimos celebrarla en el batzoki del Casco Viejo de Bilbao.

La comida empezó mal, teníamos reservada una mesa para 10 personas a las 15:15 de la tarde y por un error al apuntar la reserva nos toco esperar una hora en la barra del batzoki. Al menos nos invitaron a un vino, pero vamos…la comida no empezaba muy bien.

Con este retraso de una hora nos sentamos a comer,por la espera nos invitaron a unas cazuelitas de chorizo a la sidra para compartir (una para cada cuatro), el chorizo estaba muy rico y para nada grasiento como suele ocurrir con este tipo de plato.

Parecía que todo iba bien pero ya vimos que los camareros tenían prisa y que nos iban a estar sacando los platos uno tras otro para acabar pronto. Lo que faltaba…nos hacen esperar una hora y encima sacando los platos uno tras otro y lo mas rápido posible.
Si hemos entrado tarde por vuestra culpa, porque NO habéis apuntado bien la hora es problema vuestro, bastante que hemos esperado en lugar de irnos, vamos a pagar 30 € por un menú así que al menos ten la decencia de servir las cosas como dios manda.


El menú eso si, estaba muy rico. Al respecto ninguna queja (salvo el asunto de la piedra que os comentare mas tarde), la comida estaba bien realizada y estaba riquísima, todo en su punto perfecto.

Para comer teníamos para compartir un surtido de ibéricos con pan tumaca, ensalada de queso de cabra y piquillos con piña y vinagreta suave, hojaldre crujiente de mantequilla relleno de setas y hongos.

Estaba todo riquísimo, los ibéricos eran muy buenos, la ensalada estaba rica y la piña le daba un toque muy fresco y el hojaldre era insuperable eso si, a mi amigo Iker le toco una piedra dentro de un hojaldre, si, si, ¡¡¡UNA PIEDRA dentro del plato!!! Y no una chinita, la piedra tendria unos 2 o 3 centímetros de largo y uno o dos de ancho, menos mal que Iker se dio cuenta pronto y no se la tragó.

Lo peor además de encontrar la piedra fue que al decírselo a la camarera nos dice un “si, ya veo que es una piedra” con un tono como de cabreo, ¿¿¿perdona??? Me metes una hora tarde, me sacas los platos casi sin masticar el anterior y encima me metéis una piedra en uno de los platos y…¿¿¿la culpa es mía???

La razón que nos dieron es que al ser hongos de piedra se les colaría alguna, si sois aficionados a los hongos (mi madre en temporada siempre va al monte y trae la cesta llena) sabréis que los hongos hay que lavarlos antes de comerlos y en ese momento se ve bien lo que es hongo, lo que es tierra y obviamente lo que es una piedra, lo que me lleva a pensar que o bien no lavaron los hongos o lo hicieron sin prestar atención.

De segundos platos y ya para cada comensal teníamos entrecote con patatas, muslo de pato asado con cama de pasta fresca, bakalao al pil pil y revuelto de langostinos y champiñones.

Yo probé el bacalao y el pato y debo decir que como los entrantes estaban buenísimos, en lo referente a la comida no tengo ninguna pega ya que estaba todo delicioso y muy bien preparado.

De postre nos ofrecieron un surtido de postre que si fue decepcionante, consistía en un sorbete de champagne y limón acido que era sosísimo y no tenia sabor a nada, mousse de queso fresco y confitura de naranja que estaba rico, tenia un sabor fuerte a queso pero estaba bueno, helado de fresas del bosque y sus coulins que era un helado sin mas y tarta bombón de chocolate sobre dulce de leche que yo esperaba como agua de mayo…y que no dejo de ser un pastelito de chocolate.

De la comida el postre fue lo peor de todo ya que como he dicho tanto los entrantes como el plato fuerte era una delicia.

Lo que no me pareció bien es que cobrándote 30 € el menú de vino te den un cosechero de rioja cuando en casi todo el casco viejo en los menús de fin de semana te añaden una botella de crianza rioja. El vino no estaba malo pero no es lo esperado en un menú especial de fin de semana.

A favor:
En pleno casco viejo, cercano a la plaza nueva, a las 7 calles, a Unamuno…
La comida deliciosa y bien realizada

En contra:
Esperar una hora a pesar de tener reserva
Encontrar una piedra dentro de los hojaldres y el tono con el que contestaron al reclamarles (educadamente por cierto)
Las prisas que tenían después para acabar de trabajar que son comprensibles, pero voy a pagar por comer y quiero comer a gusto y repito, fue un error suyo.

Yo no creo que vuelva a comer en mucho tiempo, fue un cúmulo de cosas, errores…que hizo que saliera (saliéramos) poco contentos con el restaurante. Aunque debo reconocer que sin la espera y la piedra mi opinion del lugar hubiese sido totalmente diferente, esperemos que sea un mal día.

Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Menu fin de semana

C/ Tendería, 17 bajo
Tfno. Reservas: 94.679.22.30

 


Ver mapa más grande

Restaurante Elkartetxe en Bilbao

Hace poco fui a comer con los compañeros de la oficina al restaurante Elkartetxe, es un restaurante que esta junto al museo guggenheim de Bilbao, todo el mundo me había hablado muy bien de este restaurante, me habían dicho que se comía de maravilla y por muy poco dinero así que tenia unas ganas enormes de ir a probar.

El menú que elegimos fue el menú ejecutivo, por 15 euros teníamos un surtido de ibéricos, una ensalada de bonito y un primero y un segundo, postre, pan y vino rioja crianza.
De cantidad estaba muy bien la verdad, salí sin hambre y me quede muy bien pero la verdad que el restaurante me decepciono mucho.

El surtido de ibérico me dejo claro que hoy en día llaman surtido de ibéricos a cualquier cosa.
Nos sacaron para cada cuatro un plato con jamón serrano, salchichón, lomo y chorizo, todo muy normalito y sin mucho artificio, tocábamos a una loncha de jamón y dos de cada uno de los embutidos restantes. Cualquier día de estos me encuentro en un surtido de ibericos jamón york o chorizo de pamplona que total..también son ibéricos..

La ensalada estaba muy rica, no era la típica ensalada de tomate y lechuga y estaba deliciosa. Yo no soy fan de las ensaladas pero esta me gusto y además el bonito e veía que no era el típico de lata ya que estaba en tronchos grandes y tenia la gracia de los tomatitos cherry.

pisto bilbaina

De primero yo me pedí un pisto a la bilbaína que estaba muy rico (aunque se me quedo frio por la “tonteria” de tener que esperar a que todos esten servidos), entre otros platos había ensalada (gran cagada para mi poner una ensalada de primero cuando hay una ensalada obligatoria en los entrantes, no se quien seria la cabeza pensante que ideo el menú ese dia) y paella de carne (había mas pero no preste mucha atención la verdad).

La paella me la dieron probar y era de pena, era insípida a mas no poder ,no sabia a nada.
No sirvo ese arroz ni al perro (además dudo que se la comiese). La peor paella que he probado en mi vida (y eso que he comido muchas paellas y algunas muy malas) de hecho NADIE se la acabo y casi todos la dejaron entera.

paella de carne

De segundo elegí entrecote de buey con setas a la plancha, estaba muy rico y las setas tenían un punto delicioso eso si, la pieza de carne no era muy grande pero con todo lo que había comido me pareció suficiente.
Entre otros platos tenia también bacalao al pil pil y milanesas.

entrecote buey

De postre me pedí un apple strudel pero se ve que se olvidaron del apple porque todo era hojaldre y poca manzana llevaba. Nada que ver con los que pude comer en Alemania…

apple struden

Además el restaurante era un poco pobre, nos pusieron en un habitáculo en forma de pasillo amplio que estaba justo a la entrada del comedor, para hacerlo mas “agradable” tenia detrás y a la vista la zona que los camareros empleaban para los cubiertos, platos…

Por el precio que tenia el menú (15 € aunque se suponía que íbamos pedir un menú especial por 30 €) salí saciado pero como he dicho me lleve una desilusión tremenda ya que el restaurante barato y de calidad resulto ser restaurante barato (detalles como la paella que nos sirvieron dejan mucho que desear)

Si estáis por el guggenheim podéis pasaros a comer porque no es caro pero la verdad que no es nada del otro mundo y teneis restaurantes similares a patadas.

A favor:

esta en el centro de Bilbao y cerca del museo guggenheim
el menú estaba bien de cantidad y tenia buen sabor en general

En contra:
El restaurante no es muy agradable
Algunos platos eran decepcionantes (ibéricos, paella, apple strudel …)

De nota le doy un 6,5 y por pensar que fue un mal día

Lugar: Restaurante Alkartetxe
Situación: Calle Juan de Ajuriaguerra, 28 (muy cerca del Gugemhein)
944 014 621


Ver mapa más grande