Inauguración Bistro Guggenheim Bilbao

El viernes pasado tuve el placer de ser invitado a la inauguración del nuevo restaurante Guggenheim y Bistró Guggenheim de Bilbao, así que me puse la sonrisa de los domingos y acudí al evento con todas las ganas del mundo.
Un amigo mío fue a comer al restaurante hace meses y me dijo que salio encantado, que se sale un poco del alcance de los bolsillos en general pero que merecida la pena.

El evento comenzaba a las 21:00 y como toda personalidad importante tuvimos que llegar un poco mas tarde para hacernos esperar, a las 21:30 nos plantamos en la alfombra roja y tras dar nuestro nombre a las chicas que custodiaban la entrada nos dirigimos flanqueados por dos hileras de velas al interior del restaurante y bar del museo. Por el camino un grupo de chicos y chicas que eran todo amabilidad nos ofrecían unas frutas bañadas en diferentes licores (piña con piña colada, fresas con mojito…), como aun no habíamos vencido a la vergüenza que siempre se apodera de nosotros en las inauguraciones no nos atrevimos a asaltar las diferentes mesas 🙂

El entrar al bar del museo Guggenheim vimos que estaba todo cuidado al detalle, a la decoración que siempre tiene el local había que sumarle las diferentes mesas donde preparaban delante nuestro los diferentes pinchos y tapas que iban a servir en la inauguración y una mesa de mezclas para el Dj que amenizaba la noche.

Para meternos en el ambiente nos movimos hasta la terraza del museo donde una chica nos ofreció unas copas de champagne Mumm, en un momento nos encontramos en medio de la terraza del museo Guggenheim, con vistas a un Deusto atardecido y una copa de champagne en la mano, un “feel like a sir” en toda regla.

Esta claro que este tipo de eventos en los que se ofrecen canapeses y bebidas gratis da igual que lo celebres en el Guggenheim con “gente guapa” que con los gitanos de Otxarkoaga, la gente se abalanza sobre la comida como si llevase tres meses sin comer, por ello mismo y a pesar de tener varios canapeses para probar solo pude catar un par de ellos.

Entre los pinchos que pude catar (que estaban todos de muerte) estaban la corteza de bacalao, unas tiras de piel de bacalao muy fritas que eran riquísimas, estaban muy torradas y parecían cortezas de cerdo pero con sabor de bacalao, todo un descubrimiento.

Despues nos trajo un camarero que era mas majo que las pesetas una bandeja con unos cuenquitos de cordero asado, puré de calabaza butternut y trazo de café que tenéis que probar. El cordero parecía mantequilla y se deshacía en la boca, para mí el pincho mas rico de los que probé en toda la noche. Este plato lo podéis degustar en el Bistró Guggenheim Bilbao en el menú carta y en el menú degustación. A mi me encanto.

Tras el cordero nos trajeron un platito de txangurro con espuma de zanahoria que estaba de 10, si yo fuese un buey de mar, un centollo…me gustaría que me cocinasen así. Me quede con ganas de repetir de lo bueno que estaba 🙂

Mientras íbamos tomando mas copas de champagne (cada dos por tres aparecía una chica ofreciéndose a llenar la copa, cosa que se agradece) nos fuimos aproximando a la mesa donde un chef preparaba mas cuenquitos con diferentes platos y pudimos probar el cogollo de Tudela impregnado en aceite de ajos con patata, huevo roto y aceitunas, este plato a mi me resulto algo insípido y la verdad no me convenció mucho, pero claro, comerlo después del cordero y el txangurro fue un golpe mortal para el pobre. (Fue como tomar un Don Simon después de un buen reserva de rioja)

Aquí terminaron los platos que yo pude probar, mi novia Laura si que probó unas brochetas de langostino antes de que nos ofreciesen unos macarrones de café como postre que también estaban deliciosos.

Después de la comida, nos pudimos sentar en la terracita que ya estaba más vacía mientras servían combinados en la barra. Allí tranquilamente nos pudimos tomar un par de Gin tonics para acabar una noche que fue perfecta (el detalle de poner perejil en el Gin tonic a mi me marco), al final el evento que estaba previsto finalizara a las 24:00 se extendio hasta la 01:30 que ya nos dijeron que teníamos que irnos a dormir (lo estábamos pasando tan bien que no nos queríamos ir)

CORRECCION: Fernando Luejo de Pernord Ricard España nos puntualiza el porqué del perejil
“La ginebra Beefeater 24, es una ginebra macerada durante 24 horas con ingredientes botánicos tales como corteza de pomelo rojo (también llevaba rodaja el combinado), té sencha japonés y té verde chino, entre otros 9.
El perejil no sabe, pero sí huele, es un potenciador de los herbales (los tés de la maceración), por eso se le añade a esta ginebra como nota diferenciadora.”

Muchas Gracias por la aclaración Fernando 😀

La noche nos sirvió también para conocer a Iker y Diana, Diana es la encargada de actualizar la sección Bilbao de Comer.es , con ella y su novio pasamos la velada y podemos decir que son una pareja de lo mas simpático y agradable, lo pasamos muy bien 🙂

El nuevo Bistró Guggenheim Bilbao no ha podido empezar con mejor pie, a un local con un diseño muy cuidado se une una cocina de altura que he podido confirmar en primera persona, nosotros ya estamos buscando un fin de semana libre para ir a comer y darnos un homenaje y la verdad es que os invitamos a hacer lo mismo. Seguro que no os defrauda 😉

 

Bistró Guggenheim Bilbao

Avda. Abandoibarra nº 2

48001 Bilbao Vizcaya

tel.: +34 944 239 333

reservas@bistroguggenheimbilbao.com

Reservas online con confirmación inmediata.

Descanso semanal domingo noche, lunes todo el día.

CARTA BISTRO GUGGENHEIM

Como podeis ver, me dedique a disfrutar de la noche y no tome muchas fotos, asi que he cogido alguna prestada de las que el museo guggenheim ha colgado en la web tilllate


Ver mapa más grande

Restaurante Indio Agra Mahal en Bilbao

Este sábado nos acercamos desde Basauri al centro de Bilbao a buscar una guía de París, dentro de unos días nos vamos a la ciudad del amor a celebrar el cumpleaños de mi novia y queremos que Paris no tenga ningún tipo de secretos para nosotros.

Tras pasarnos por el Fnac y curiosear un poco los diferentes libros que allí teníamos encontramos una guía de lonely planet que nos gusto mucho y la compramos, ya con el deber cumplido nos encontramos que era medio día, que estábamos en la mejor ciudad del mundo (Bilbao) y que teníamos un montón de tiempo por delante. ¿¿Y que podemos hacer en Bilbao con un montón de horas de por delante?? Esta claro, pasear y tomar pinchos 🙂

Después de pasarnos por los bares que están junto a la diputación de Bizkaia nos dimos un paseíto por uribitarte, pasamos por el puente Calatrava, hicimos una visita a Puppy y sacamos la vigésima foto al museo Guggenheim de Bilbao.


Al acercarnos al puente de Calatrava me acorde de un restaurante indio del que me había hablado Laura muy bien y como la india y pakistaní es una comida que siempre me ha gustado no dude en emplear mis armas de persuasión con mi novia y convencerla para ir a comer allí.

El restaurante indio es el Agra Mahal, este bar que a primera vista tiene un aspecto muy cutre me sorprendió muy mucho. El sitio tiene aspecto de ser el típico kebab de barrio (pero en limpio), no tiene nada cuidada la decoración ni la ambientación pero madre mía…que comida sirven.

Debo reconocer que tras ver el local me entraron serias dudas sobre entrar o no, aunque me hubiesen hablado bien el hecho de tener ese aspecto a kebab y el hecho de tener radio Bilbao como música de fondo no me daba mucha confianza.

Al final nos decidimos y menos mal que lo hicimos, el camarero y encargado del local era la amabilidad personificada, no he visto casi nunca un camarero que se preocupe tanto por los comensales, en todo momento estaba pendiente de los paltos, de si estaba a nuestro gusto, si deseábamos mas cantidad… un 10 para la atención del personal, debo decir que el chico, un indio de Kashemira, me gano al 100%.

Como generalmente en este tipo de restaurantes salgo con hambre pedimos comida de sobra, un entrante a compartir y un plato para cada uno.

Como entrante nos arrancamos con el “palace grill” un combinado de diferentes carnes de pollo y cordero acompañados de cebolla y pimiento verde y rojo. Todas las carnes estaban aderezadas y especiadas con un toque picante que le daba un sabor único.

Yo que odio la cebolla debo reconocer que me la comí a paladas.

Un plato delicioso que nos sirvieron sobre una bandeja de piedra caliente que mantenía el calor de la carne. Un 10 para el plato, sencillo pero madre mía, una autentica delicia.

Ya con este entrante debo admitir que empezaba a sentirme pelin lleno y esque además el plato venia acompañado de un tandori nan (una torta de pan indio) que además de servir para acompañar y empujar la carne sirvió también para llenarnos aun mas.

De segundo y para compartir entre los dos pedimos un plato de cordero vindaloo y otro de pollo tika masala. Ambos platos venían acompañados de una fuente de arroz basmati que mezclado con las diferentes salsas de los platos se convertía en un autentico majar.

 

El cordero vindaloo es una receta típica de la isla de goa y consiste en carne de cordero troceada y acompañada de patata asada y una salsa muy picante.
El sabor era único, yo que soy un amante del cordero y del picante, salí encantado con el plato pero mi novia laura tuvo que beber agua en mas de una ocasión para poder pasar el picante.

 

El pollo tika masala debo decir simplemente que me enamoró, venia una buena ración de pollo acompañada de esta típica salsa inda, la salsa que venia muy espesa tenia un gran sabor y como ya he dicho combinada con el basmati era una delicia.

El truco de esta receta viene del toque de garam masala que le añaden, una mezcla de especias que es muy popular en la india (una mezcla de canela, clavo, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo)

Acompañamos los platos con un tandori nan de ajo y perejil que nos vino de perlas para untar la salsa que habíamos dejado.

Los precios de los platos fueron los siguiente palace grill 10 €, cordero vindaloo 8,50 €, pollo tika masala 9 € y el tandori nan de ajo y perejil 3 €, todo lo acompañamos con una botella de agua de litro por 2,80 €.

Los que habéis seguido algún articulo de mi blog sabéis que algo de lo que siempre me quejo es de la cantidad que me ponen en los restaurantes, pues bien aquí no tome postre de lo lleno que estaba.

De hecho le di mi enhorabuena al encargado por la calidad de los platos y por la cantidad de comida que nos habían puesto.

Nos salio por 38 € los dos pero disfrute por esos 19 € como en pocos sitios.

Os recomiendo 100% el restaurante ya que aunque el lugar engañe la comida es una delicia y una autentica pasada.

Además, para aquellos que estén de paso por Bilbao o de turismo este restaurante esta a 10 minutos del Museo Guggenheim de Bilbao.


 

A favor:
Una comida deliciosa
Platos contundentes, de las pocas veces que he salido lleno de un restaurante (y sin postre!!!)
Buena relación calidad / precio
Una ubicación muy buena, junto al campo volantin,a 10 minutos del Guggenheim y a pocos metros del funicular de artxanda
El trato de los encargados del restaurante, un 10 para ellos.

En contra:
La ambientación del lugar, parecía más un kebab de barrio que un restaurante indio
Amenizar la comida con la música salsa de Radio Nervion.

Agra Mahal
Castaños 8
944465466
662190533


Ver mapa más grande

Restaurante Elkartetxe en Bilbao

Hace poco fui a comer con los compañeros de la oficina al restaurante Elkartetxe, es un restaurante que esta junto al museo guggenheim de Bilbao, todo el mundo me había hablado muy bien de este restaurante, me habían dicho que se comía de maravilla y por muy poco dinero así que tenia unas ganas enormes de ir a probar.

El menú que elegimos fue el menú ejecutivo, por 15 euros teníamos un surtido de ibéricos, una ensalada de bonito y un primero y un segundo, postre, pan y vino rioja crianza.
De cantidad estaba muy bien la verdad, salí sin hambre y me quede muy bien pero la verdad que el restaurante me decepciono mucho.

El surtido de ibérico me dejo claro que hoy en día llaman surtido de ibéricos a cualquier cosa.
Nos sacaron para cada cuatro un plato con jamón serrano, salchichón, lomo y chorizo, todo muy normalito y sin mucho artificio, tocábamos a una loncha de jamón y dos de cada uno de los embutidos restantes. Cualquier día de estos me encuentro en un surtido de ibericos jamón york o chorizo de pamplona que total..también son ibéricos..

La ensalada estaba muy rica, no era la típica ensalada de tomate y lechuga y estaba deliciosa. Yo no soy fan de las ensaladas pero esta me gusto y además el bonito e veía que no era el típico de lata ya que estaba en tronchos grandes y tenia la gracia de los tomatitos cherry.

pisto bilbaina

De primero yo me pedí un pisto a la bilbaína que estaba muy rico (aunque se me quedo frio por la “tonteria” de tener que esperar a que todos esten servidos), entre otros platos había ensalada (gran cagada para mi poner una ensalada de primero cuando hay una ensalada obligatoria en los entrantes, no se quien seria la cabeza pensante que ideo el menú ese dia) y paella de carne (había mas pero no preste mucha atención la verdad).

La paella me la dieron probar y era de pena, era insípida a mas no poder ,no sabia a nada.
No sirvo ese arroz ni al perro (además dudo que se la comiese). La peor paella que he probado en mi vida (y eso que he comido muchas paellas y algunas muy malas) de hecho NADIE se la acabo y casi todos la dejaron entera.

paella de carne

De segundo elegí entrecote de buey con setas a la plancha, estaba muy rico y las setas tenían un punto delicioso eso si, la pieza de carne no era muy grande pero con todo lo que había comido me pareció suficiente.
Entre otros platos tenia también bacalao al pil pil y milanesas.

entrecote buey

De postre me pedí un apple strudel pero se ve que se olvidaron del apple porque todo era hojaldre y poca manzana llevaba. Nada que ver con los que pude comer en Alemania…

apple struden

Además el restaurante era un poco pobre, nos pusieron en un habitáculo en forma de pasillo amplio que estaba justo a la entrada del comedor, para hacerlo mas “agradable” tenia detrás y a la vista la zona que los camareros empleaban para los cubiertos, platos…

Por el precio que tenia el menú (15 € aunque se suponía que íbamos pedir un menú especial por 30 €) salí saciado pero como he dicho me lleve una desilusión tremenda ya que el restaurante barato y de calidad resulto ser restaurante barato (detalles como la paella que nos sirvieron dejan mucho que desear)

Si estáis por el guggenheim podéis pasaros a comer porque no es caro pero la verdad que no es nada del otro mundo y teneis restaurantes similares a patadas.

A favor:

esta en el centro de Bilbao y cerca del museo guggenheim
el menú estaba bien de cantidad y tenia buen sabor en general

En contra:
El restaurante no es muy agradable
Algunos platos eran decepcionantes (ibéricos, paella, apple strudel …)

De nota le doy un 6,5 y por pensar que fue un mal día

Lugar: Restaurante Alkartetxe
Situación: Calle Juan de Ajuriaguerra, 28 (muy cerca del Gugemhein)
944 014 621


Ver mapa más grande