Restaurante La Kuina en Bilbao

El pasado 10 de julio fue mi cumpleaños, generalmente lo celebro con la familia y los amigos pero este año no tenia muchas ganas de hacer nada ni de estar con mucha gente y me decidí por celebrar una buena comida con la familia. El lugar elegido fue el restaurante La Kuina de Bilbao.

Del lugar me habían hablado muy bien varias personas (entre ellas Diana e Iker los chicos con los que compartimos la velada del Bistró Guggenheim) y entre eso y que es céntrico a mas no poder la elección fue clara.
Después de quedar en la plaza Unamuno con mi madre y hermana y tras tomar unos zuritos por las siete calles nos dispusimos a entrar en le restaurante.

Al ser una celebración y al quedar muy pocas veces con la familia para comer fuera nos decidimos por el menú degustación consistente en un surtido de primeros que van trayendo a la mesa y después un segundo . Su coste es de 36,50 € por persona (IVA incluido) y lleva incluido el postre y la bebida (crianza de Rioja)

Los entrantes son los siguientes

Aperitivo de paletilla ibérica con pa amb tomàquet

Este aperitivo de pan tostado con tomatito y ajo estaba delicioso, al buen sabor de la paletilla ibérica (que rico estaba el jamón) se unia el buen “retregao” que llevaba, tenia el toque justo de ajo y tomate para tener un buen sabor sin ser fuerte.

Royal de foie con granizado de citricos

Cuando nos trajeron este plato nos quedamos un poco mirando, ya he dicho que no estamos acostumbrados a salir mucho y al tener como caramelo encima no sabíamos exactamente si el plato era sólido o liquido, menos mal que mi hermana en seguida nos saco de dudas untando el foie en uno de los panes de pasas que nos habían traído para acompañar. ¿¿El resultado del plato?? Buenísimo, y puedo dar fe porque me acabe el de mi novia, el de mi hermana y cate un poco el de mi madre. Riquísimo, además el granizado de limón le daba un contraste buenísimo y un toque que me gusto mucho.

Vieiras crujientes con coral de bogavante

El mejor entrante de todos para mi, se me hizo un poco escaso, pero mas que nada por lo rico que estaba. Nos pusieron dos vieiras rebozadas con la espuma de bogavante y que decir…simplemente que eran sublimes. Muy ricas.

Huevo a baja temperatura con arena de jamón y boletus

Este plato me sorprendió, el huevo venia con unas migas de pan, boletus y jamón ¿? Que eran simplemente deliciosas, riquísimas, además el huevo estaba perfecto.

Solo tengo una cosa que achacar al restaurante La Kuina, antes del menú pedimos una ración de croquetas de bacalao ajo arriero (8,50 €), que estaban muy finas y deliciosas. Las pedimos porque nos habían comentado que era la especialidad de la casa junto a sus arroces y la verdad que no desmerecieron a su fama pero después de comérnoslas en los platos que nos pusieron se dedicaron a traernos los entrantes y depositarlos en el mismo plato en que habíamos comido las croquetas y que obviamente guardaba los restos del manjar que habíamos comido minutos antes, para mi un detalle imperdonable.

De segundo teníamos otros cuatro a elegir

Lubina salvaje con sofrito de chipirones y aire de carabinero
Chuleta a la piedra con patatas
Paletilla de cordero en leche de cabra
Arroz de bogavante (este es para dos personas)

Me quede con ganas de comer y probar el arroz pero un buen chuleton siempre es un plato del que no puedo escapar y así fue esta vez. Mi hermana y yo pedimos el chuleton a la piedra, mi madre la lubina con el sofrito de mejillones y mi novia Laura la paletilla de cordero sobre leche de cabra.

El chuleton estaba de 10, riquísimo, la carne muy buena, tierna y con el palto caliente para que se termine de hacer, una delicia de plato. Si existe el cielo me lo imagino como un lugar en el que además de no dar palo al agua te sirven para comer siempre chuletón para comer. Las patatas que acompañaban al chuleton estaban bastante sosas y se quedaban como asadas mas que fritas con el efecto de la piedra caliente, pero el conjunto del plato fue perfecto.

El pescado no lo probé, mi madre dejo un buen cacho de pescado ya que estaba ya llena y porque se lo sirvieron poco hecho y le da un poco de asquito comerlo así.

El cordero que pidió laura estaba delicioso, la carne estaba en su punto, crujiente por fuera y jugosa y blanda por dentro. La salsa de leche de cabra también estaba deliciosa, otra vez que vaya sino me pido el arroz caerá el cordero seguro (con permiso del chuleton obviamente)

De postre existe un postre único (para este menú) de torrijas con helado de mandarina, que estaba de muerte, delicioso. Las torrijas bien hechas, blanditas, dulcecitas en su punto justo y con un contraste con el helado de mandarina que hacia que quedase perfecto.

A mi la comida me gusto mucho, salí muy contento con la sensación de haber comido bien y con el estomago lleno, lo recomiendo al 100%, además lo tenéis en el centro del casco viejo de Bilbao junto a un conjunto de calles lleno de bares en los que tomar unos zuritos y a pocos metros de la plaza circular, la gran via… perfecto para los visitantes de Bilbao o para quien quiera comer bien  🙂

Además esta bastante cerca de la parada de metro de Casco Viejo 🙂

Restaurante La Kuina
Calle Nueva 4
94 479 41 24
Bilbao


Ver mapa más grande

Restaurante Torre Salazar en Portugalete

Hace unos meses compre en groupon un descuento para un codillo en un restaurante de Portugalete, la idea me la dio mi amigo Somoza y como mi novia se ha criado prácticamente en la villa barrillera me pareció una maravillosa idea para sorprenderla.

El restaurante es el Torre Salazar, un restaurante que lleva pocos años abierto y que la verdad es todo un descubrimiento.
Mi amigo Asier López me había hablado del lugar, me dijo que el dueño era un viejo conocido de mi barrio de Santutxu José Luís Neira que ante regentaba un bar frente al Batzoki del mencionado barrio bilbaino. Allí nos encaminamos después de tomar una par de zuritos en la calle Ledesma y tras bajarnos en la parada de metro de Portugalete nos dimos una vuelta por las antes llenas calles de Koskojales y Santa Maria, estas calles antaño eran el centro de encuentro de los jóvenes de la margen izquierda y Bilbao que buscaban fiesta y un par de chavalitas o chavalitos con los que alegrar la vista, ahora es un desierto gracias a la no muy acertada política del ayuntamiento que vio nacer al gran Julen Guerrero.

Tras tomar unos potes nos dirigimos al restaurante, lo primero que llama la atención a parte del propio restaurante que esta en la torre Salazar es que hay que llamar a un timbre, identificarte y decir que vas al restaurante, imagino que este control es debido a que en la torre se expone un pequeño museo de historia de portugalete y querrán que los amigos de lo ajeno no entren, a mi al menos me pareció curioso.

Al entrar nos encontramos un restaurante muy acogedor, con música Jazz muy suave como hilo musical y todo cuidado al detalle pero sin grandes lujos. José Luís, muy atento durante toda la comida, se encarga del comedor y de atender muy cortésmente y con mucha educación a los comensales, a nosotros el trato que nos dio fue excelente.

Antes de empezar la comida y para amenizar la espera nos obsequiaron con un pequeño canapé que estaba delicioso, no acierto muy bien a saber de que era el pudín pero me daba un sabor a huevas que me gusto mucho.

Después y para abrir apetito y esperar al codillo pedimos una ensalada de langostinos y foie, yo no soy muy amigo de las ensaladas ya que me parece un pecado ir a comer a un sitio y pedir una ensalada que por muy buena que este no deja de ser ensalada pero debo decir que la elección de Laura fue muy acertada ya que estaba riquísima. El foie y los langostinos combinaron a la perfección. El coste de la ensalada fue de 14 € y la comimos entre los dos.

Después del plato Light de la noche nos trajeron el codillo, estaba delicioso y en su punto perfecto, la piel tostadita y la carne cocinada y jugosa Es el único codillo que he comido en España que se parece en algo a lo que probamos en NÜremberg, venia acompañado de la típica salsa que acompaña las carnes germanas y unas patatas con un toque a canela que me enamoraron y como no…el mítico e inseparable chucrut 😀 Estaba delicioso, la única pega tal vez, es que para comer seria escaso, para cenar estaba muy bien pero a las 2 de la tarde se me hubiese antojado escaso. Su precio es de 16 € por comensal.

Después del Codillo de Ibérico al estilo Baviera llego el momento del postre, yo no quise nada pero laura pidió un brownie de chocolate casero que tras catar puedo decir que estaba de 10, muy rico y templadito. (5,50 € por postre casero)

Para regar la cena y combinando perfectamente con el codillo pedimos un Crianza rioja Muga, un vino que a mi me gusta mucho y que siempre es una gran elección, su coste fue de 23 € la botella.

El restaurante Torre Salazar debo decir que me gusto mucho, la comida era excelente, el ambiente perfecto y la atención del personal exquisita.

Si queréis dar una sorpresa a vuestra pareja o familia os lo recomiendo, nuestra cena con el pan y los cafés salio 50 € mas el cupón de groupon (que costo 19€, es decir, por 19€ nos dieron una ración de codillo para dos personas), si vais normal el coste hubiese sido de 85 € en lugar de los 69 que nos costo a nosotros, igual puede salirse del presupuesto de muchos para una cena sin mas pero cambiando el vino por agua os ahorráis 20 € de la cuenta 😉

Yo en breve iré de nuevo con unos amigos ya que tenemos un par de vales más y ya os contare 😉

A favor:

Portugalete es una villa con mucho encanto, su proximidad a las arenas con su playa, su cercanía a Santurce y su puerto, su puente colgante…un plan perfecto para pasar el día.

La comida esta deliciosa y se ve calidad en los ingredientes.

El restaurante tiene encanto

Posibilidad de conocer un poco de la historia de Portugalete

 

En contra:

Hay que ir hasta Portu

La cantidad para un glotón como yo puede resultar escasa

Es un restaurante que puede salirse del bolsillo de todos al ir a la carta (aunque esta bien)

 

Restaurante Torre Salazar

Travesía de Lope García Salazar s/n Portugalete

944966585

Carta del restaurante Torre Salazar

Ver mapa más grande

Recientemente he conocido a los compañeros de gastrourdiales, un blog que descubre y de una manera muy buena (para mi gusto) diversos restaurantes de Castro y ciudades de alrededor. He podido ver que han acudido al restaurante Torre Salazar de Portugalete y que a diferencia de mi el trato recibido no ha sido muy bueno.
Os dejo aqui la cronica que han escrito los amigos de gastrourdiales.