Restaurante Wook Asiatico Kokoxili en Barakaldo

Hace unos fines de semana acudí a comer al restaurante kokoxili de Barakaldo, acudí allí muy animado por dos razones fundamentales, que soy un fan de los buffets libres y que varios amigos me habían hablado muy bien del sitio.

Al final nos decidimos a ir un sábado y nos acercamos al restaurante asiático mas conocido de la ciudad barakaldesa. El restaurante es un sitio muy amplio que cuenta con dos secciones, una planta baja muy amplia destinada a los gordos como yo que vamos al buffet libre y una parte alta de carta.

 kokoxili

Mi primera consideración del lugar es que es horrible, hay mas gente que en la cola del paro, además tuve la suerte de que ese día parecía que estaba toda la gente cutre y maleducada de toda la margen izquierda, canis gritonas, viejas maleducadas, cincuentonas que se piensan que son la esteban y gente que no ha visto el jabón en años, vamos, ambiente selecto y agradable, pero vamos, ya sabíamos a donde íbamos.

La comida bueno, la analizare según los platos que comí ese día 🙂

1 Entrantes

entrantes kokoxili

Siempre que voy a un buffet chino me meto un plato de fritanga para hacer base, en este caso me meti para el pecho un plato de croquetas, de nuggets, alitas de pollo, muslo de cangrejos y pechuga de pollo y un pescado rebozado.

¿¿Mi opinión?? sin mas, para llenar el estomago bien, pero vamos, que si son cosas que hay que pagarlas en una ración de bar es para pedir la hoja de reclamaciones.

Lo único el muslito de cangrejo que me apasiona desde pequeño.

 

2 arroz tres delicias y fideos fritos tres delicias

De segundo me tire a la tradición y me puse un plato de arroz y fideos, como todos los plato de un buffet masificado debo decir que no llegaban al aprobado, los fideos estaban pasados y sin gran sabor, el arroz sin mas, no era como comerse un plato de arroz frito del eroski pero no era como para llevar a la familia a comer.

Lo dicho, sin mas. Perfecto para llenar el buche.

 

3 Sushi y Kebab

 sushi

Vi a lo lejos a un chino un poco rollizo preparando sushi y ahí me lancé. Fue lo mejor del menú, me puse a sushi, maki, sasimi y nigiri hasta arriba. Repeti tres veces.

No es un sushi como el que se pueden poner en un japones de carta pero da el pego y debo decir que cumple con creces.

Me desilusiono que no podias ver como lo hacian porque lo tenian ya preparado, pero vamos, que es un menú buffet no un japones de carta con espectaculo.

Después para complementar con la parte chic del sushi me puse un plato de dos tipos de carne kebab para sentirme un poco mas de barrio. La carne sabia como la de cualquier kebab de barrio, buenísima pero frío.

 

4 Pato Pekin

 pato pekin

Ya con el estomago un poco lleno me puse un poco de pato pekin, un plato que me encanta con el ritual de coger la torta, el pato, la salsa y la verdura y enrollarlo, para mi imposible hacerlo con los palillos (me encanta cuando lo hace el chino. delante tuyo).

El pato pekin estaba bien de sabor, eso si, estaba frío y eso hacia que la torta se pegase y que no fuese muy maleable (se hacia un poco masa).

Sin mas el plato del kokoxili, eso si, el pato estaba muy bien asado.

 

5 Wook y plancha

 plancha wook

Para acabar la tarde con algo de dignidad me puse un plato de plancha, los ingredientes elegidos fueron navajas, brocheta de gambas, chipirón y salmón. Todo ello acompañado con el ajito que solo los wooks chinos saben hacer con el pescado.

plancha wook

Con el sushi lo mejor de la comida, de hecho me puse un segundo plato de plancha sumándole unos langostinos al plato anterior.

Lo que no me gusta es que tienen un montón de pescado y marisco y NO lo tienen refrigerado, menos mal que con toda la gente que va circula rápido porque sino..

 plancha wook

Mi visita al restaurante kokoxili creo que sera la ultima que haga, no me apasiono ni la comida ni el ambiente ruidoso y mal educado del local (esto es mas culpa de la gente que del propio restaurante). Mucha gente, mucho ruido, mucho cani y una comida que en verdad no merece la pena salvo que quieras comer a reventar.

 

El menu costo 13,95 por persona y a ellos debemos sumarle una botella de agua de medio litro (2 €) y una coca cola por 2,50 €. De postre me tome un Helado de chocolate con nata.

 

http://www.kokoxily.com/

Avda. La ribera 1A

48903 Barakaldo

9446559933

 

Ver mapa más grande

Eusko Label y productos de la tierra

Hace mucho que no escribo un articulo para el blog, la verdad que tengo 8 restaurantes pendientes de calificar y me da una pereza horrible :).
Hoy no os voy a hablar de ninguno de ellos, os voy a escribir de una práctica que he comenzado a realizar hace unos meses y que creo que en la medida de lo posible deberíamos hacer todos según nos permitan nuestras economías, comprar productos de la tierra y de los pequeños comercios de nuestros barrios.

Todo empezó un día en el Eroski de Bilbondo, yo no suelo tomar leche porque el café me gusta solo y porque no me apetece, prefiero “tomar” la leche en una buena ración de queso idiazabal que en un vaso. Bien, mi señora me pidió que cogiese un lote de 9 briks de leche y al ir a coger la típica del eroski de marca blanca vi una leche de la asociación de baserritarras vizcaínos y me dije, “que cojones, para que se lleve el dinero un ganadero de a saber donde mejor que se lo lleve uno de Artea, Bakio o de Dima”.

Leche de Bizkaia

Cierto es que hay que rascar un poco mas el bolsillo para comprarla (comparándola con una marca blanca, si comparas con pascual, kaiku… sale parecido) pero por una caña en el centro de Bilbao te “clavan” 2,20 € y por un menú del día que encima no te quita el hambre te meten ya entre 11 y 14 €, gastamos bastante mas en cosas menos importantes (que San Miguel y Santa Mahou me perdonen).

¿¿No vamos a gastar 20 céntimos más en una leche de mayor calidad?? Y puedo decir que es de mayor calidad porque la he probado y sabe a “leche leche” (como diría Joaquín reyes en su monologo de las palabras duplicadas).

Después de pasarme al lado mas nacionalista del consumo lácteo di un paso mas, este si que se nota en la lista de compra. A la hora de comprar verduras, hortalizas y sobre todo carne me tiro siempre al eusko label.  Llamadme raro, pero me gusta pensar que si un día me da por correr el tour no voy a dar positivo porque la carne que he comprado y que viene de Alemania, Polonia o Irlanda están hasta arriba de hormonas… y lo dicho, para que se lleve los euros un tio que esta en Crackovia cebando al ganado con harina realizada con reses muertas o cebando al ganado con clenbuterol se lo doy a un baserritarras de Euskadi que además se va a gastar el dinero en el comercio del pueblo, en le bar junto a su casa….

Yo la verdad que prefiero gastarme 6 euros mas en la compra que no que me engañen pagando 5 € por una caña y un pintxo en el casco viejo, 6 por un cubata de garrafón en Mazarredo o 60 por una camiseta del Athletic que han fabricado 4 niños en Pakistan por 4 duros.

En la medida de lo posible os invito a contratar servicios y comprar productos de vuestra tierra, bien seáis vascos, madrileños, asturianos e incluso turolenses (si es que en verdad Teruel existe)… dejad de comprar productos marroquíes, chilenos, alemanes…que pueden ser mas baratos si, pero no tenemos ni idea de la calidad de los mismos, controles y sobre todo no ayudan a la economía que tenemos a nuestro alrededor.

Dejad a su vez de comprar en el Eroski, en el Mercadona… hay cosas que son baratas y de calidad, pero otras da lo mismo y se hace mas favor a nuestro pueblo, barrio… comprando al tendero de la esquina o en el mercado municipal , yo desde luego ya lo hago.

 

 

Receta de la Tarta de Espinacas

Hoy voy a compartir con vosotros una receta que ha pasado de generación en generación en mi familia desde hace un par de años que la descubrí, la receta de la tarta de espinacas.

Se que el nombre no es muy seductor y que muchos dirán “tarta y espinacas no pueden estar en la misma frase”, pero si, es una receta y muy rica la verdad.

La receta esta especialmente pensada para los que son reacios a comer verdura y pescado ya que enmascaremos espinacas, anchoas y atún en una receta que desde luego no es lo que parece y que tiene un sabor único (adelantamos ya que ni sabe a espinacas, ni a atún, ni a anchoas)

Ingredientes:

1 pieza de hojaldre
400 gramos de espinacas
1 lata de anchoas
1 lata de atún
2 tranchetes.

Para empezar si el hojaldre es congelado tendremos que descongelarlo y amasarlo, yo suelo emplear los hojaldres congelados del eroski ya que tienen la medida perfecta y se hacen muy fácil, una vez que hayamos realizado esto tendremos que meterle en el horno durante unos15 minutos a 200 grados para que se vaya levantando y dorando. (Darle un ojo de vez en cuando para que no se queme)

De mientras en un plato trocearemos y desmigaremos el atún y las anchoas y los dejaremos apartados con los tranchetes.

Ponemos a cocer las espinacas, yo aquí empleo un truco, compro espinacas congeladas de la marca frudesa que vienen en bloques cuadrados de 400 gramos y lo meto al micro hondas a máxima potencia durante dos minutos, en ese tiempo las espinacas se cuecen perfectamente con el agua del deshielo 😉

Una vez cocidas las escurrimos y mezclamos con los tranchetes, es importante hacerlo según las hayamos cocido ya que el calor de las espinacas hará que se derrita el queso mas fácilmente y se hará que se esparza mejor, una vez hecho esto mezclaremos la masa con las anchoas y el atún (ya cortados y desmigados) procurando que todo quede bien mezclado.

Cuando el hojaldre se haya levantado y este dorado lo sacamos y ponemos con cuidado la mezcla de la espinaca, el pescado y el queso sobre el hojaldre intentando que cubra toda la masa, tened mucho cuidado y dejar a salvo los bordes ya que los emplearemos para comer (como si fuese una pizza).

Tras esto, lo metemos al horno otros 10 minutos y ale, ya esta una receta bien rica, nutritiva y sobre todo barata ya que nos cuesta un par de euros el realizarla y da para comer una persona o servir de primer plato para dos.

Para que os sirva de medida yo suelo poner una para cenar dos personas, si es para comer os recomiendo poner algo de segundo.

Si sois desconfiados y no creéis que la receta esta riquísima, probad a hacerla un día y ya me diréis, yo con gente bastante reacia a comer anchoas y atún he pasado el examen 😉

Que aproveche