Restaurante Etxaniz en Bilbao (Hotel Silken Indautxu)

Gracias a la página Web Chollomania pude comprar un par de cupones para el restaurante Etxaniz de Bilbao. Este restaurante pertenece al hotel Silken Indautxu y tiene muy buen nombre en la capital bilbaína, de hecho mi amigo Rubén me lo había recomendado.

El Etxaniz es el típico restaurante al que por cuestiones de precio me pensaría un poco el ir así como así, pero con el descuento que había comprado se me presentó una oportunidad excelente para arreglarnos, invitar a mi novia a cenar y quedar como un señor.

El menú consistía en un menú degustación que incluía los siguientes platos

Entrantes:
Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso.
Risotto marinero de pescado y marisco.

Platos principales:
Bacalao al pil pil con pimientos del país.
Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto.

Postre
Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana.

De bebida incluía una botella de crianza rioja y agua.

Pasaré a desgranaros los diferentes platos que pudimos disfrutar en la cena.

El primer entrante me tenia un poco expectante ya que no tenía mucha idea de lo que me iba a encontrar y la verdad que me dejó con más frío que calor.
El Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso resultó ser una especie de tostada gorda de maíz con un huevo escalfado en su interior y una especie de bechamel.


Un plato bastante insípido que solo se rompía por el gusto a maíz (un gusto también muy tenue a decir la verdad) que dejaba.

A mi me recordó mucho a un postre costarricense similar a las magdalenas pero que se hace con maíz dulce, aunque a decir verdad las magdalenas de maíz que nos hizo mi suegra ,aunque con menos glamour, le daban mil vueltas en cuanto a sabor al brioche de maíz que como he dicho era bien insípido.

El segundo plato que trajo el siempre atento y educado camarero fue un risotto marinero de pescado y marisco. Este fue para mi el peor plato de la noche, insípido a decir basta no tenía ni rastro de sabor a marisco ni pescado en ese caldo meloso que por el nombre debería haber llevado alguno de ambos ingredientes.
El arroz estaba acompañado de cachos de judía verde y algún trozo de pulpo que no le daba ningún sabor. Si existiese un tribunal gastronómico que juzgase los “delitos de mesa” el cocinero de esa mezcla de ingredientes que era el plato debería pasarse unos días en la sombra.
Lo único que se salvaba era el crujiente de queso que acompañaba al risotto y que le proporcionaba algo de alegría.

Después de los entrantes que nos habían decepcionado mucho no, lo siguiente, esperábamos ansiosos los platos fuertes del menú degustación.
Primero y como es de ley llego el bacalao al pil pil con pimientos del país, la verdad que daba pena ver la pobre tajadita que me pusieron acompañada de dos míseros pimientos en un plato.

De sabor estaba como toda la cena, para mi gusto se pasaron al desalar el bacalao dejándolo nuevamente insípido.

De tres platos que nos sirvieron, tres platos insípidos, la verdad que el cocinero se estaba cubriendo de gloria, por lo demás un plato de calidad con un pil pil muy bien hecho pero sin apenas sabor. Al menos lo pimientos si sabían a pimiento.

Nuevamente el chef del restaurante Etxaniz volvía a suspender con un plato que aunque tiene bastante trabajo (para conseguir la salsa pil pil en condiciones) no debería dar problemas a un cocinero que se dedique a los fogones y más si lo hace en un restaurante que se supone de cierto nivel.

Tras el nuevo fiasco llegó el Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto, este plato estaba muy rico, la única pega que le puedo sacar es que el crujiente de sésamo quedó muy dulce recordando el sabor al rebozado dulce que suelen dar en muchos restaurantes orientales. El plato además se acompañaba de unas setas que junto al oporto le daban un toque de gracia. Desde luego el mejor plato de la noche, aunque eso sí, a años luz de los platos que nos han ofrecido en otros menús degustación en restaurantes de un perfil similar (Bistró Guggenheim por ejemplo).

Tras un menú degustación que no nos dejó satisfechos del todo vino el postre, un postre muy fresquito que nos hubiese ayudado a bajar la comida en el caso de que nos hubiésemos quedado llenos, cosa que en mi caso no ocurrió llegándome a comer medio solomillito de mi novia.
El postre también puedo decir que no pasará a la historia, el Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana no dejó de ser melón pasado por la batidora con una bola de helado de pepino y sorbete de manzana que sabía a manzana con un toque acido. Rico pero sin capacidad de sorprender.

El coste del menú fue de 29 € por persona, en realidad el menú que comimos costaría 56 €, mi conclusión para los que estéis pensando ir es que por un menú de 60 € tienes en Bilbao muchos sitios en los que comer como un rey y salir en condiciones con platos que merecen la pena y que no te dejan con esa sensación de no saber si el cocinero era profesional o era la mujer del camarero haciendo unos platos al tuntún.

Los platos fueron insípidos a decir basta y si ese menú lo llego a destinar a comer tengo que ir directo al wook a comer algo del hambre con el que hubiese salido.

Como casi siempre que voy a un sitio con cierta fama salgo defraudado, ese hotel era uno de los que me había llegado a plantear para celebrar una boda con mi novia laura y desde luego el otro fin de semana perdieron casi todas las papeletas.

Restaurante Etxaniz

Hotel Silken Indautxu
Plaza del Bombero Echaniz, S/N , 48010 Bilbao,
944 21 11 98


Ver mapa más grande

Restaurante mexicano Nopal en Portugalete

Gracias a los cupones que están sacando varios restaurantes en toda España he podido conocer algunos restaurantes bastante apetecibles, entre ellos el restaurante mexicano de Portugalete Nopal.

Chollo y descuentosChollomania

Compramos un cupón en chollomania.es (pagina que os recomiendo para encontrar ofertas y chollos) y nos fuimos el sábado a probar el menú que ofrecían. Los que sigan un poco nuestras andanzas ya sabrán que nos gusta mucho la comida mexicana y que son varios los días que solemos preparar en casa quesadillas, fajitas, burritos y los “natxos al estilo osaba” que siempre desatan la ovación del publico, por esto mismo no solemos impresionarnos mucho en los restaurantes mexicanos.

Después de tomar una cervecita en la noble villa de Portugalete nos dirigimos al Nopal, este restaurante mexicano me lo había descubierto mi buen amigo Alex y aunque nunca me había animado a ir a comer (mas que nada porque vivo a 45 minutos en metro) si me había acercado a tomar algo (¿¿veis como somos los hombres?? No vamos a comer pero no nos importa ir hasta ahí a tomar unas cervezas XD).

Lo primero que me sorprendió al hacer la reserva es que en contra de lo que me había pasado siempre que llamo a un restaurante con cupones para un fin de semana no me pusieron pegas, tan solo me dijeron que tenían dos mesas grandes y que me recomendaban ir a las 21 o a las 23 horas, ya que como pudimos comprobar tenían dos mesas con bastante gente a las 22:00.

Tras entrar y sentarnos en una mesita para dos el amable mexicano nos trajo unos cuantos totopos con dos salsas picantes para hacer la espera más agradable. No soy de los que se asustan con el picante (ya lo demostré hace unos días comiendo un chile abanero del tiron) así que cogí una tortita de maíz y la cargue bien de salsa, el resultado, notable…picaba pero en su justa medida, ni ardía ni era una salsa para colegialas.

Totopos de maiz

Al de poco tiempo llego el plato de Nachos mexicanos, una buena ración de totopos con frijoles, salsa de queso y jalapeños. Como he dicho la ración estaba muy bien de cantidad, las únicas pegas que le puedo sacar es que el queso era muy suave, a ver, estaba rico, pero a mi me gusta el sabor mas fuerte, y sobre todo que los jalapeños no picaban lo mas mínimo y a mi me gusta que rasquen. Pero vamos, para un público “general” eran unos nachos mas que aceptables, buena ración y ricos.

nachos mexicanos con frijoles y jalapeños

Después de los nachos vino la Ensalada “poca madre”, una ensalada de tomate, cebolla, lechuga (mucha lechuga), maíz, pimiento rojo y verde, pollo especiado y en teoría con una salsa rosa que se olvidaron de traernos. A mi no me importo lo mas mínimo porque salsa rosa me cansa pero vamos, que el camarero n ose diese cuenta cuando le pedimos algo para aliñar la ensalada manda narices. En su defensa diré que se notaba que era un camarero novato y que no sabia muy bien por donde le daba el aire. La ensalada, sin mas, mucha lechuga acompañando al pollo, quizá con la salsa rosa ganase algo pero vamos, no deja de ser una ensalada sin nada especial.

Ensalada poca madre

Después nos trajeron los dos platos finales, un burrito (Taco de carne de vacuno con pimiento y cebolla) y una quesadilla laguna (con fajitas de pollo, cebolla y queso).

Quesadilla laguna

Ambos estaban deliciosos, lo malo de este tipo de menús de descuento es que suelen traer las cosas mas o menos estándar, yo suelo hacer quesadillas y burritos en casa y esa vez me quede con ganas de probar los tacos pastor (de los que ya os deje la receta), pero claro, para algo es un menú con un descuento de mas del 50%.
Como he dicho, ambos estaban deliciosos, además la quesadilla traía una bola de guacamole y el burrito un cuenco con frijoles que también estaban deliciosos.

Burrito

Y paso lo que nunca imagine, estaba cenando en un mexicano y estaba sin hambre, y no, no es lo de siempre, he ido a infinidad de mexicanos (en Bilbao, Oviedo, Madrid…) y en ningún lado he salido contento de la cantidad, esta ha sido la primera vez que he quedado contento.  Eso si, el estar contento no impidió que pidiésemos un postre, Laura pidió una tarta de plátano y yo una tarta de queso con dulce de leche mexicano que hacia llorar de lo bueno que estaba, “rediós”, vaya dos tartas, además de ricas eran contundentes a mas no poder.

Tarta de platano

tarta de queso con dulce de leche mexicano

Después de esto y con el expediente más que cumplido toco el turno de los dos tequilas cortesía de la casa, un paseíto por la ribera de la ria a su paso por Portugalete, un vistazo al puente colgante…y a dormir, que la tripa estaba llena 🙂

Como nota final os diré que el restaurante estaba bien, buena cantidad y para lo que pagamos estaba bien, el bono que incluía la comida (salvo los postres) nos costo 22 €, al final los postres y la bebida hizo que pagásemos otros 15 € (4,5 cada postre).
Para nosotros que comemos bastante veces al año comida mexicana casera estuvo bien pero no nos maravillo, pero si soléis ir poco a estos restaurantes o no sois muy abiertos a la comida “exótica” os lo recomiendo.

El menú en si costaba 48 € para dos personas incluyendo el postre y la bebida, a demás da la opción de elegir entre nachos o patatas rancheras, tres ensaladas diferentes y de plato fuerte tacos pastor, burrito o quesadilla laguna.

Nopal Bar-Mex
C/ Correos 16
(48920) Portugalete
944 721 302
649 661 776


Ver mapa más grande

Restaurantes en Bilbao

Algun amigo mio me pregunta como es posible que estemos todo el dia de aqui para allá de restaurantes, se sorprenden al ver que cada X dias nos acercamos a un pueblo o restaurante a comer y esque por mucho que no actualicemos el blog tanto com odeseariamos o deberiamos son muchos los restaurante que aguardan a que me ponga a escribir la cronica de nuestra visita.

El truco para poder ir de visita a diferentes lugares es simple, no tener grandes vicios a parte del salir a comer y emplear paginas como Chollo Mania.

Chollo y descuentos

Cabecera de Chollomania Bilbao

En esta pagina he comprado los bonos de mis visitas al restaurante Rovira en Portugalete, un bono de un chuleton con bebida, patatas y pimientos para dos personas por 22 €, eso si, fue el peor chuleton que he comido en mi vida pero eso mas que culpa de Chollomania fue culpa del Restaurante y de la pesima calidad del chuleton.

Ahi compre el bono del restaurante Torre Salazar de Portugalete, donde pude comerme un codillo riquisimo…

recientemente he adquirido un bono de un entrante y una barra libre de hamburguesas para dos personas por 19 € que dentro de poco podre degustar (o mas bien engullir).

La verdad que al estar asociados con diferentes paginas de descuentos (groupon, groupalia..) tienen casi todas las ofertas que hay en bilbao agrupadas y todas las semanas descubro algun descuento interesante y con el que poder invitar a cenar o a comer a mi novia por poco dinero. Yo desde luego os lo recomiendo para quedar como un señor y poder ir a comer fuera de casa por poco dinero.