Restaurante El Campanu en Llanes (Asturias)

El día 4 de agosto es el cumpleaños de mi hermana Nekane y el 8 el de mi madre Tella, por ese motivo y aprovechando que tanto ella como mi madre estaban ya veraneando en el pueblo asturiano de Celorio (Llanes) nos decidimos a acercarnos el fin de semana allí y celebrarlo comiendo en el restaurante “El Campanu”.

El Campanu es el restaurante al que siempre iba con mi madre y mi padre cuando era un poco más joven y delgado y queríamos celebrar algo en Llanes, por ello le guardo muy buen recuerdo y siempre estará entre mis lugares favoritos, por ello cuando decidimos acercarnos a ver a mi ama y hermana no dude en donde debía reservar mesa.

Como teníamos mesa reservada a las 15:00 del sábado y como Llanes siempre esta lleno de turistas que copan y abarrotan las calles y parkings nos acercamos un poco antes de la hora al pueblo, para la causa ya habíamos reclutado un rato antes al gran Jesús de la Cruz García, más conocido mundialmente como el gran Txus que no es de la familia pero como si lo fuese.

Para la comida pedimos tres entrantes a compartir y un plato principal cada uno, todas las veces que habíamos ido a comer al Campanu habías aprendido la lección de pedir poco al ser las raciones bien grandes, esta vez vimos que como todo eso también había cambiado.

Llegó el primer entrante, unas croquetas de queso y huevo cocido que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer, para mi gusto estaban un poco flojas de sabor. Eso si, la bechamel perfecta, muy fina pero lo dicho, flojas de sabor (aunque ya sabéis que soy un enamorado de los sabores fuertes). La ración era la típica docena, no esta mal ya que por su precio (7 €) en la mayoría de los sitios te suelen dar media docena.

Después de las croquetas llegó un fijo en las visitas de mi familia al restaurante, el revuelto de setas y gambas, un revuelto que tal vez está bien para compartir tres personas pero no para 5 que éramos. El plato era muy sabroso tanto que para el resto de comensales estaba salado. Para mi que un restaurante te sirva un plato salado es un error imperdonable, es un error o bien de concentración (no acordarse de si he puesto sal o no) o bien de inexperiencia. Si a mi no me queda un plato salado en casa…¿¿como es posible que le quede a un profesional de la cocina??
Un revuelto que de estar en su punto de sal hubiese sido delicioso no puede pasar del aprobado por ese fallo garrafal. Su precio es de 12 €.

Antes del plato principal llegó el plato de jamón ibérico, un buen plato de jamón cortado a cuchillo y a loncha pequeña que estaba bien sudado y tenía un sabor delicioso. Un entrante perfecto, poco más puedo decir. El plato de jamón sale a 20 € el plato.

Después de los entrantes tocó el momento de los platos estrella, mi hermana, Txus y yo nos decantamos por el San Jacobo (no se porque no le llaman cachopo), mi madre por un Xargo a la plancha y mi novia Laura por unos pimientos rellenos de ternera.

A pesar de haber catado todos los platos que se pidieron para probarlos y dar mi opinión en el blog me centraré en el cachopo que es el plato que yo pedí y que siempre pido cuando voy al Campanu.

Lo primero que debo decir es que es el cachopo más pequeño que he comido nunca comiendo a la carta en Asturias. Hace años el cachopo del Campanu servíaa para comer sin necesidad de tomar un entrante previamente, esta vez de no haber comido nada más me hubiese quedado con hambre. Por los 18 € que cuesta te comes un pedazo cachopo en el bar Borizu de Celorio que no se lo salta un gitano.

Debo decir que me decepciono un poco, para que os hagáis una idea deciros que me comí el mío, un tercio del de mi hermana Nekane, medio pimiento relleno de mi novia Laura y un buen cacho de pescado de mi madre. Eso antes era impensable.
De sabor el cachopo estaba muy rico, tal vez lo único que le puedo achacar es que el queso era muy flojo de sabor, los que siguen mi blog saben que me gustan los sabores fuertes y este queso era muy suave.

Los pimientos rellenos, este plato prometía mucho estéticamente cuando lo sacaron, dos pimientos de considerable tamaño naturales (generalmente siempre ponen de bote) y asados en el propio restaurante. Digo prometían porque sequedó en eso, los pimientos estaban sin pelar, algo que puedo hacer yo en casa, pero no en un restaurante, además el relleno era carne picada así sin más, sin nada de gracia. De sabor estaban muy ricos eso si, pero claro, era pimiento asado con carne, era imposible que estuviese malo. Como dato a mejorar no hubiese estado mal que nos hubiesen indicado que el pimiento tenía algún palillo sujetando los pimientos, porque mi novia casi se lo traga. El precio de los pimientos era de 11 € el plato.

El xargo que comió mi madre estaba muy rico, estaba bien hecho y tenía un gran sabor, me comí una cuarta parte del mismo y debo decir que a pesar de que cuando lo probé estaba ya frío me encanto su sabor. Su precio es de 21 €, si lo vais a probar preguntar el precio antes ya que los pescados frescos varían su precio según el precio de la lonja o el mercado y si no queréis llevaros un disgusto después es mejor que preguntéis, el precio del kilo es de 30 € (o al menos cuando nosotros lo pedimos).

La comida la acompañamos con su pan recién horneado (1€ cada uno), dos botellas de agua (2,50 cada una) y dos botellas de crianza rioja Coto que salió a 11 € por botella. Después de la comida (de la que mi madre y hermana salieron llenas y contentas) tomamos en la terraza del restaurante un escocés (txetxu y yo) y tres cafés para las señoritas que nos acompañaban.

El precio total de la comida ascendió a 168,90 € y en notas generales debo decir que estuvo bien, tal vez soy un poco mas critico con el Campanu porque para mi es un lugar especial al que guardo mucho cariño.
Los platos principales salvo los pimientos que no tenían nada especial eran buenos y muy ricos, la calidad de los ingredientes es excepcional y debo recalcar que la educación y las buenas maneras de la camarera que nos atendió fueron en todo momento magníficas.

Si vais a Llanes de veraneo y queréis daros un homenaje no dudéis en pasaros por el Campanu, seguro que no os decepciona. Si pasáis os agradecería que me dejéis vuestras impresiones.
Tenéis más datos sobre restaurantes en Llanes en otros artículos de mi blog.

Comer en Llanes

Restaurantes en Lanes

llanes

El Campanu
Calle de la Calzada
Llanes
985 40 10 21

Restaurante mexicano Nopal en Portugalete

Gracias a los cupones que están sacando varios restaurantes en toda España he podido conocer algunos restaurantes bastante apetecibles, entre ellos el restaurante mexicano de Portugalete Nopal.

Chollo y descuentosChollomania

Compramos un cupón en chollomania.es (pagina que os recomiendo para encontrar ofertas y chollos) y nos fuimos el sábado a probar el menú que ofrecían. Los que sigan un poco nuestras andanzas ya sabrán que nos gusta mucho la comida mexicana y que son varios los días que solemos preparar en casa quesadillas, fajitas, burritos y los “natxos al estilo osaba” que siempre desatan la ovación del publico, por esto mismo no solemos impresionarnos mucho en los restaurantes mexicanos.

Después de tomar una cervecita en la noble villa de Portugalete nos dirigimos al Nopal, este restaurante mexicano me lo había descubierto mi buen amigo Alex y aunque nunca me había animado a ir a comer (mas que nada porque vivo a 45 minutos en metro) si me había acercado a tomar algo (¿¿veis como somos los hombres?? No vamos a comer pero no nos importa ir hasta ahí a tomar unas cervezas XD).

Lo primero que me sorprendió al hacer la reserva es que en contra de lo que me había pasado siempre que llamo a un restaurante con cupones para un fin de semana no me pusieron pegas, tan solo me dijeron que tenían dos mesas grandes y que me recomendaban ir a las 21 o a las 23 horas, ya que como pudimos comprobar tenían dos mesas con bastante gente a las 22:00.

Tras entrar y sentarnos en una mesita para dos el amable mexicano nos trajo unos cuantos totopos con dos salsas picantes para hacer la espera más agradable. No soy de los que se asustan con el picante (ya lo demostré hace unos días comiendo un chile abanero del tiron) así que cogí una tortita de maíz y la cargue bien de salsa, el resultado, notable…picaba pero en su justa medida, ni ardía ni era una salsa para colegialas.

Totopos de maiz

Al de poco tiempo llego el plato de Nachos mexicanos, una buena ración de totopos con frijoles, salsa de queso y jalapeños. Como he dicho la ración estaba muy bien de cantidad, las únicas pegas que le puedo sacar es que el queso era muy suave, a ver, estaba rico, pero a mi me gusta el sabor mas fuerte, y sobre todo que los jalapeños no picaban lo mas mínimo y a mi me gusta que rasquen. Pero vamos, para un público “general” eran unos nachos mas que aceptables, buena ración y ricos.

nachos mexicanos con frijoles y jalapeños

Después de los nachos vino la Ensalada “poca madre”, una ensalada de tomate, cebolla, lechuga (mucha lechuga), maíz, pimiento rojo y verde, pollo especiado y en teoría con una salsa rosa que se olvidaron de traernos. A mi no me importo lo mas mínimo porque salsa rosa me cansa pero vamos, que el camarero n ose diese cuenta cuando le pedimos algo para aliñar la ensalada manda narices. En su defensa diré que se notaba que era un camarero novato y que no sabia muy bien por donde le daba el aire. La ensalada, sin mas, mucha lechuga acompañando al pollo, quizá con la salsa rosa ganase algo pero vamos, no deja de ser una ensalada sin nada especial.

Ensalada poca madre

Después nos trajeron los dos platos finales, un burrito (Taco de carne de vacuno con pimiento y cebolla) y una quesadilla laguna (con fajitas de pollo, cebolla y queso).

Quesadilla laguna

Ambos estaban deliciosos, lo malo de este tipo de menús de descuento es que suelen traer las cosas mas o menos estándar, yo suelo hacer quesadillas y burritos en casa y esa vez me quede con ganas de probar los tacos pastor (de los que ya os deje la receta), pero claro, para algo es un menú con un descuento de mas del 50%.
Como he dicho, ambos estaban deliciosos, además la quesadilla traía una bola de guacamole y el burrito un cuenco con frijoles que también estaban deliciosos.

Burrito

Y paso lo que nunca imagine, estaba cenando en un mexicano y estaba sin hambre, y no, no es lo de siempre, he ido a infinidad de mexicanos (en Bilbao, Oviedo, Madrid…) y en ningún lado he salido contento de la cantidad, esta ha sido la primera vez que he quedado contento.  Eso si, el estar contento no impidió que pidiésemos un postre, Laura pidió una tarta de plátano y yo una tarta de queso con dulce de leche mexicano que hacia llorar de lo bueno que estaba, “rediós”, vaya dos tartas, además de ricas eran contundentes a mas no poder.

Tarta de platano

tarta de queso con dulce de leche mexicano

Después de esto y con el expediente más que cumplido toco el turno de los dos tequilas cortesía de la casa, un paseíto por la ribera de la ria a su paso por Portugalete, un vistazo al puente colgante…y a dormir, que la tripa estaba llena 🙂

Como nota final os diré que el restaurante estaba bien, buena cantidad y para lo que pagamos estaba bien, el bono que incluía la comida (salvo los postres) nos costo 22 €, al final los postres y la bebida hizo que pagásemos otros 15 € (4,5 cada postre).
Para nosotros que comemos bastante veces al año comida mexicana casera estuvo bien pero no nos maravillo, pero si soléis ir poco a estos restaurantes o no sois muy abiertos a la comida “exótica” os lo recomiendo.

El menú en si costaba 48 € para dos personas incluyendo el postre y la bebida, a demás da la opción de elegir entre nachos o patatas rancheras, tres ensaladas diferentes y de plato fuerte tacos pastor, burrito o quesadilla laguna.

Nopal Bar-Mex
C/ Correos 16
(48920) Portugalete
944 721 302
649 661 776


Ver mapa más grande

Restaurantes en Celorio y Llanes, donde comer

Bueno, después de estar mas de un mes tocándome las narices sin actualizar el blog ya va siendo hora de ir actualizando esto un poco, que ya tengo 8 crónicas pendientes de publicar…

Hace poco os deje un pequeño articulo para sobrevivir en el verano llanisco y os hablaba de un par de sitios a los que podíais ir para comer bien y a un precio moderado 🙂

Pues después de haberos aconsejados llega el momento de hablaros de mi experiencia este año tanto en Llanes como en Celorio.

 

Bar El Dorado

Empezare hablando por el bar Dorado, como os comente este bar esta situado en Llanes, a un par de calles de lo que es el centro y a unos metros de la zona de fiesta llanisca por lo que es la mejor opción si después queréis ir a tomar un cacharro por los pubs de Llanes.

Bar el Dorado en LLanes

El bar suele estar lleno pero sin la aglomeración del resto de sidrerías y chigres (por aquello de no estar en el centro) y para mi es uno de los mejores en Llanes en lo referente a cantidad, calidad y precio.

En el interior de el Dorado con Pablo, Laura y Rebeca

Fui a cenar con laura, mi amigo Pablo y Rebeca, tomamos para los 4 una sangría de sidra, una ración de cecina (que es bien hermosa), calamares,costillas, un cachopo a compartir y alguna cosa mas que no recuerdo (porque no habré guardado el ticket y sacado fotos!!!) y salio todo por menos de 15 € por cabeza y debo decir que yo salí con el estomago lleno :).

 

Restaurante El Borizu

A 5 kilómetrosde Llanes se encuentra el pueblo de Celorio, pueblo donde veraneo y que posee una de las playas más bonitas de España “El Borizu”. Esta playa da nombre al restaurante El Borizu o como los lugareños de Celorio lo conocemos “el indurain”.

 

Mi amigo Kike en el restaurante Borizu de Celorio

Este restaurante esta regentado desde hace años por Antonio y su familia y la verdad que es un sitio que no os defraudará a la hora de comer o tomar una cervecita (es de los pocos sitios de la zona del Borizu que tiene las cervezas frías siempre).

Allí acudí a comer con mi hermana Nekane y mi novia Laura y unos días después con la cuadrilla de Celorio (los grandes Txetxu, Kike…)

El menú con mi hermana y Laura fue, 1 de croquetas (8€), 1 de calamares (8€) y 2 cachopos de jamón y queso (15 € cada uno).

Las croquetas y los calamares estaban buenísimos, el rebozado tenía un toque a ajo y perejil que me encanto y las croquetas llevaban bien de sustancia.

El cachopo diré que simplemente fue impresionante, me encanto, bien surtido de jamón y queso y un tamaño considerable que no se lo salta un gitano. Pedimos uno para mí y uno para Nekane y laura y fueron incapaces de comerse mas de la mitad entre las dos con l oque a pesar de estar lleno por el mío tuve que sacar fuerzas de flaqueza y engullir el tercio de cachopo que habían dejado.

Cachopo del restaurante Borizu en Celorio

Aun así y para contentar al gordo que llevo dentro (y a pesar de no tener hambre ya) me pedí una tarta de sidra (4 €) que solo diré que era riquísima, mi hermana pidió unas natillas caseras (3€).

 

Tarta de Sidra

La comida la acompañamos con un vino cosechero de la casa y nos costo 65 € y nos invitaron al café y al chupito de crema de orujo, un detallazo :).

Para que os hagáis una idea de lo que me gusto os diré que con los amigos fuimos a comer el cachopo y que de postre me pedí nuevamente la tarta 😉

 

Camping de Barro

El gran descubrimiento de este año, el bueno de Goma nos hablo del nuevo restaurante del camping de barro así que ni cortos ni perezosos nos juntamos una buena tropa de tragones y subimos ahí arriba. Fue todo un descubrimiento la verdad.

Uno de los mejores sitios para comer en Celorio en cuanto a calidad, precio y sobre todo cantidad.

Tanto nos gusto que no solo repetí sino que subí hasta tres veces en 10 días!!!!

Todas las veces pedimos de tapas ya que las raciones son generosas y además nos gusta picotear de varias cosas, os paso el menú de alguna de las veces.

Pulpo a la gallega (12 €), patatas tres salsas (4 €), 2 de callos (9 € cada una, se acompaña de patatas), pollo al ajillo (8 € una pedazo bandeja).

La primera vez que fui con Goma, Kike, Pablo y Rebeca nos gastamos mas en beber que en comer y salimos llenos (fartucos que dirían mis amigos asturianos), nos costo menos de 20 € por persona y además regamos la cena con bastantes jarras de cerveza y después un par de copazos, así que os lo digo todo.

Patatas tres salsas (cabrales, ali oli y brava)

El plato estrella de este verano han sido los callos, la ración si se pide un entrante delante da para tres platos normales, yo os recomendaría coger una de pollo y una de callos y vais que corréis, con eso y un postre para cada uno podéis comer tres personas de apetito mediano o dos de bien comer y por tan solo 17 € el par.

Los famosos callos del Restaurante del Camping de Barro

Además, si tenéis suerte de coger una mesa en la terraza podréis comer con unas vistas impresionantes a la playa de barro.

Las vistas desde el camping de Barro (Txetxu no suele estar siempre)

Camping de Troenzo

Llevo muchos años veraneando en Celorio y la verdad que nunca había entrado a este camping (y eso que esta a 5 minutos del camping Maria Elena que es donde veraneo).

Un día tras intentar convencer a mi novia para ir a comer al Camping de Barro 8unos callos obviamente) pasamos por el camping de Troenzo y vimos que tenían un menú del día por 10 €. Además los muy cabrones parece que sabían como llegarme al corazón ya que incluían de primero fabada y de segundo cachopo, “para que quieres mas” pensé a mis adentros y en menos que canta un gallo estábamos dentro pidiendo mesa.

Ni me fije en el resto de primeros platos que tenían la verdad, mi cabeza solo pensaba en la fabada y en el cachopo así que nos pusimos en materia.

La verdad que se portaron porque estaban a punto de cerrar la cocina y nos dieron de comer, las maneras del camarero en un primer momento no fueron las mejores pero después resulto ser un tipo muy amable y gracioso.

Nos trajeron la fabada, el plato estaba bien, a mi en estos casos me gusta que me traigan el perolo y me lo pongan en el momento pero bueno, no estaba mal el plato.

Fabada asturiana camping de Troenzo

La fabada estaba bien, las fabes bien cocidas y acompañadas por su chorizo, tocino y morcilla asturiana, el único pero es que no estaba caliente, estaba “para comer”, no es algo que me importe mucho y menos cuando nos han atendido sobre la bocina pero si un detalle a mejorar.

Después de la fabada llego el cachopo, debo decir que después del verano de cachopos que me he pegado (comí uno en el dorado, dos donde el indurain, uno en el restaurante María Elena…) me decepciono un poco pero claro, no puedes comparar un cachopo de 15 e unidad con el que incluye el menú del día de un restaurante a 10 € con postre y bebida incluida.

El cachopo de sabor estaba bien, estaba un poco falto de relleno (queso sobre todo) pero estaba bien de sabor.

Cachopo del menú del dia del camping de troenzo

Debo decir que con la fabada, el cachopo y el pudding de leche condensada de postre me quede como un señor, además tuve ocasión de probar el cordero guisado que pidió laura de segundo, estaba correcto, bien guisado aunque un poco insípido.

Cordero guisado camping de troenzo

Este restaurante tiene varios menús y tapitas y muchos me han hablado bien de sus hamburguesas, para el menú de día esta bien, son 10 € todo incluido (en la zona el menú mas barato son sobre los 14 €) y la verdad que llenas el estomago. Para mi seria restaurante de la categoría “bar de currelas”, es decir, un bar en el que por poco comes correcto y sales bien.

 

Chiringuito del Borizu

Los mas guapos de Celorio en el chiringuito de la playa del Borizu (servidor, Kike,Txetxu,Pablete y el gran Goma)

El chiringuito donde pasamos las horas muertas de verano (básicamente el tiempo que no dedicamos a dormir) me ha tenido varias veces como comensal este verano.

En casi todas el menú a sido el mismo, chorizos criollos (4 € el chorizo) y costillas (18 e la costilla).

Cualquier apasionado de las barbacoas acabará mas que contento con los platos (también puedes encargar un chuletón a la brasa, pinchos morunos, pulpo, pollos asados y pizzas) y sobre todo con la vistas que se tienen a la playa del Borizu, eso si, patina en un par de cosas.

Olvídate de tener cubiertos o platos, si eres de los que ponen malas caras a comer con las manos o a no tener un plato en el que apoyas la costilla…mejor ve a otro lado.

Otro punto negro es la escasa iluminación que hay por la noche, no se ve nada si te pones un poco alejado al chiringuito (a5 metros).

El año pasado tenían otro parrillero que ha abierto un restaurante en el pueblo de Poo y a mi particularmente me gustaba mas, las costillas este año tenían mas grasa y eran mas caras y siempre daban platos de plástico, este año de las dos veces que he ido NINGUNA me han dado y he tenido que comer sobre la bandeja de las costillas o sobre servilletas, sino he ido mas este verano ha sido por este detalle.

 

Todos los restaurantes de Celorio estan en la carretera de Celorio a Barro 🙂

 


Ver mapa más grande

Consejos turisticos y gastronomicos de LLanes

En nada me voy de vacaciones a Llanes asi que aprovecho este post y os comento un par de cosicas para ver en Llanes y alrededores si queréis 🙂

mahou en el chiringo del borizuUna mahou en el chiringuito del Borizu (Celoriu)

Para visitar tenéis la playa de gulpiyuri
Está en naves a unos 15 minutos de llanes en coche dirección Ribadesella, es monumento natural y es una mini playa que se ha creado al ir horadando el mar la roca, es tranquila y además si  por un casual estuviese llena de gente al lado tenéis la playa de Naves.

Eso si, hay que andar un poquillo desde donde se deja el coche (la primera playa que se ve es la de naves)

Gulpiyuri apenas cubre y el “cacho” de agua es pequeño, ideal para que la cría este ahí, eso si, una putada si queréis bañaros vosotros  🙂

Imagen de los cubos de llanesLos Cubos deIbarrola de LLanes

Si tenéis penado hacer la ruta del Cares  tened cuidado porque estos días la ruta esta pelin “jodia” por desprendimientos causados por la lluvia.

desprendimientos caresDesprendimientos en la ruta del cares

Cares ikerSi me despeño…recordadme como un conquistador XD

Para subir a los lagos de covagonda que los tenéis también a media hora más o menos tenéis que tener en cuenta que solo se puede subir un tramo en coche, el resto hay que subir en un autobús de línea,la carretera no es muy buena y se suele petar (además que no os dejan subir de otra manera). Si podéis llamar para ver la previsión xq aunque haga bueno en Llanes arriba suele llover (de hecho suele tener un mes bueno y 11 de lluvia y niebla), yo he tenido suerte y la mayoría de veces me ha hecho bueno.

vistas de lastresVista de Lastres.

A 45 minutos de Llanes tenéis Lastres, merece la pena mucho ir xq el pueblo es precioso, si sois fans o habéis visto alguna vez el Dr Mateo no podéis perdéroslo. Además en casa Eutimio se come de cine, es un poco carillo (es un restaurante bueno) pero la calidad es de 10, sino en la zona de la playa del pueblo hay un par de bares que para raciones no ponen nada mal. Justo en un mirados que hay arriba (no recuerdo la zona, pero si preguntáis todo el mundo de allí sabrá cual es) hay un restaurante en el que podéis comer una paella (bien rica) barata y con unas vistas inigualables.

Ribadesella también lo tenéis al lado, tiene un paseo para ir a la playa y si os gusta el típico pueblo con mar Ribadesella os gustará pero no destaca mucho por nada más.

Ahora son las fiestas de los pueblos de alrededor de Llanes y en casi todos lados tendréis alguna cosilla para ver.
El 13 de agosto empiezan las fiestas de san roque en Llanes y suelen montar puestos, verbenillas…así que imaginaros como vais a encontrar el pueblo 😉
Si os fijáis en las calles veréis carteles anunciando las fiestas o ferias que ponen en los pueblos cercanos.

Cachopo en el restaurante el BorizuCachopo en el restaurante el Borizu (Celoriu)

Para comer en la propia Llanes veréis que hay un huevo de sitios, han abierto muchas sidrerías que no dan la talla, unos consejos:

1- el restaurante “el campanu” siempre es una buena opción, si pedís un cachopo (dos filetes rellenos de jamón serrano y queso y empanados, vamos un san Jacobo a lo bestia) vais a salir bien llenos. Eso si, es bueno reservar xq sino tocara esperar mucho.
2- Los chipirones y las parrochas a la plancha los ponen sin limpiar, así que si vais a comerlos sabed que van a tener las tripas dentro y deberéis partirlo para quitarlas si os dan un poco de asco (son un poco gotxos si…)
3- El servicio en los sitios es muy malo, son excesivamente lentos para todo, hasta para cobrar.
4- Si queréis picar algo tranquilos id al chigre “puertu chiqu” que esta en la subida que hay junto al puerto para subir al pueblo y a la izquierda (en un callejón), suele tener menos gente al estar algo escondido, sino al “bodegón” que está frente a un gran árbol en la plaza junto a la Hermita (calle mayor) y si queréis comer barato y buenas cantidades al bar “dorado” que esta detrás del campanu junto a la zona de bares 😉 (a este sitio van pocos turistas y suele estar lleno de gente del pueblo)

Puertu chicu LLANESCenando en el Puertu Chicu de LLanes

No podéis dejar de probar, la tabla de quesos, así si queréis llevar uno a casa sabréis cual os ha gustado, recordad que se empieza de quesos mas suaves al mas fuerte (generalmente siempre se acaba en el Cabrales).Seria un pecado capital no tomar unos culines de sidra, eso si, cuando pides una sidra es una botella de sidra no un vaso, no hagáis como un amigo mío que pido tres sidras y se encontró con tres botellas 😉

la sidra del puertu chicu, mexaxe bien XD

Si otra opción es subirse al Mazucu, un pueblo que esta en la montaña y que se come como bestias (restaurante El Roxin) y por un precio decente, pero eso si, es un viaje de perros subiendo un monte y la verdad que quitando las vistas y la comida no hay mucho mas que hacer.

mazucuVistas desde el Mazucu

También hay que saber que las parrochas son sardinas, que oricio es un erizo de mar, que la andarica es una nécora, la ñocla un buey de mar y el pixin es rape, con esto no habrá carta de chigre o restaurante que se os resista 🙂

Ahora solo falta que lo paséis bien 🙂

 

Os dejo una serie de direcciones que os vendran bien

Celorio (LLanes)

Informacion de LLanes

Sidreria Puertu Chicu

Calle Manuel Clue

Sidreria El Bodegon

Calle mayor 14

985400185

Restaurante El Campanu

Calle de la Calzada

985401021

Restaurante Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Aprovechando la semana santa y después de ver al Athletic ganar el derby vasco a la real sociedad decidimos juntar a la cuadrilla e ir a comer y tomar unos vinos.
El día comenzó en el casco viejo con unos “potes” por barrenkale y las calles más cercanas ya que la comida (tras una barbacoa fallida) decidimos celebrarla en el batzoki del Casco Viejo de Bilbao.

La comida empezó mal, teníamos reservada una mesa para 10 personas a las 15:15 de la tarde y por un error al apuntar la reserva nos toco esperar una hora en la barra del batzoki. Al menos nos invitaron a un vino, pero vamos…la comida no empezaba muy bien.

Con este retraso de una hora nos sentamos a comer,por la espera nos invitaron a unas cazuelitas de chorizo a la sidra para compartir (una para cada cuatro), el chorizo estaba muy rico y para nada grasiento como suele ocurrir con este tipo de plato.

Parecía que todo iba bien pero ya vimos que los camareros tenían prisa y que nos iban a estar sacando los platos uno tras otro para acabar pronto. Lo que faltaba…nos hacen esperar una hora y encima sacando los platos uno tras otro y lo mas rápido posible.
Si hemos entrado tarde por vuestra culpa, porque NO habéis apuntado bien la hora es problema vuestro, bastante que hemos esperado en lugar de irnos, vamos a pagar 30 € por un menú así que al menos ten la decencia de servir las cosas como dios manda.


El menú eso si, estaba muy rico. Al respecto ninguna queja (salvo el asunto de la piedra que os comentare mas tarde), la comida estaba bien realizada y estaba riquísima, todo en su punto perfecto.

Para comer teníamos para compartir un surtido de ibéricos con pan tumaca, ensalada de queso de cabra y piquillos con piña y vinagreta suave, hojaldre crujiente de mantequilla relleno de setas y hongos.

Estaba todo riquísimo, los ibéricos eran muy buenos, la ensalada estaba rica y la piña le daba un toque muy fresco y el hojaldre era insuperable eso si, a mi amigo Iker le toco una piedra dentro de un hojaldre, si, si, ¡¡¡UNA PIEDRA dentro del plato!!! Y no una chinita, la piedra tendria unos 2 o 3 centímetros de largo y uno o dos de ancho, menos mal que Iker se dio cuenta pronto y no se la tragó.

Lo peor además de encontrar la piedra fue que al decírselo a la camarera nos dice un “si, ya veo que es una piedra” con un tono como de cabreo, ¿¿¿perdona??? Me metes una hora tarde, me sacas los platos casi sin masticar el anterior y encima me metéis una piedra en uno de los platos y…¿¿¿la culpa es mía???

La razón que nos dieron es que al ser hongos de piedra se les colaría alguna, si sois aficionados a los hongos (mi madre en temporada siempre va al monte y trae la cesta llena) sabréis que los hongos hay que lavarlos antes de comerlos y en ese momento se ve bien lo que es hongo, lo que es tierra y obviamente lo que es una piedra, lo que me lleva a pensar que o bien no lavaron los hongos o lo hicieron sin prestar atención.

De segundos platos y ya para cada comensal teníamos entrecote con patatas, muslo de pato asado con cama de pasta fresca, bakalao al pil pil y revuelto de langostinos y champiñones.

Yo probé el bacalao y el pato y debo decir que como los entrantes estaban buenísimos, en lo referente a la comida no tengo ninguna pega ya que estaba todo delicioso y muy bien preparado.

De postre nos ofrecieron un surtido de postre que si fue decepcionante, consistía en un sorbete de champagne y limón acido que era sosísimo y no tenia sabor a nada, mousse de queso fresco y confitura de naranja que estaba rico, tenia un sabor fuerte a queso pero estaba bueno, helado de fresas del bosque y sus coulins que era un helado sin mas y tarta bombón de chocolate sobre dulce de leche que yo esperaba como agua de mayo…y que no dejo de ser un pastelito de chocolate.

De la comida el postre fue lo peor de todo ya que como he dicho tanto los entrantes como el plato fuerte era una delicia.

Lo que no me pareció bien es que cobrándote 30 € el menú de vino te den un cosechero de rioja cuando en casi todo el casco viejo en los menús de fin de semana te añaden una botella de crianza rioja. El vino no estaba malo pero no es lo esperado en un menú especial de fin de semana.

A favor:
En pleno casco viejo, cercano a la plaza nueva, a las 7 calles, a Unamuno…
La comida deliciosa y bien realizada

En contra:
Esperar una hora a pesar de tener reserva
Encontrar una piedra dentro de los hojaldres y el tono con el que contestaron al reclamarles (educadamente por cierto)
Las prisas que tenían después para acabar de trabajar que son comprensibles, pero voy a pagar por comer y quiero comer a gusto y repito, fue un error suyo.

Yo no creo que vuelva a comer en mucho tiempo, fue un cúmulo de cosas, errores…que hizo que saliera (saliéramos) poco contentos con el restaurante. Aunque debo reconocer que sin la espera y la piedra mi opinion del lugar hubiese sido totalmente diferente, esperemos que sea un mal día.

Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Menu fin de semana

C/ Tendería, 17 bajo
Tfno. Reservas: 94.679.22.30

 


Ver mapa más grande

Restaurante Chez Marie en Montmarte (Paris)

Hace poco encontramos un viaje muy baratito a Paris y como hacia tiempo que no nos íbamos de vacaciones a algún sitio no dudamos en comprarlo y marchar a la ciudad de la luz.

Me habían hablado sobre lo caro que es comer bien en Paris y sobre lo poco limpia que es la gente de la hosteleria de aquel país y mi predisposición no era muy buena en ese sentido.

Un día dando una vuelta por Montmarte y después de hacer la visita obligada al Sagrado Corazón y ver la maravillosa vista que desde allí hay de Paris nos pusimos a buscar un lugar al que ir a comer, no era fácil ya que casi todos los sitios vienen a ofrecer lo mismo y al desconocer totalmente como son los sitios te aventuras a que te tomen el pelo y pagues la novatada por ser un gÜiri. En esta ocasión hicimos una cosa que no me suele gustar, hacer caso a la guía de Paris que habíamos comprado y acudir al pequeño restaurante Chez Marie en Montmarte.

La guía Lonely Planet decía que era un restaurante pequeñito, acogedor, con una decoración con motivos teatrales y que da bien de comer y debo decir que en esta ocasión la guía no mentía.

El menú del día costaba 12 € por persona y contenía un entrante, un plato principal y el postre, intentamos pedir las cosas mas típicas que nos ofrecían y quitando la ensalada que me pedí yo de entrante lo conseguimos.

De primero Laura pidió la sopa de cebolla, un plato típico francés que es muy básico pero muy sabroso. El plato consiste en un caldo de pollo con cebolla y pan desmigado, después le añaden queso rallado por encima y lo gratinan.

A mi no me hacia mucha gracia la sopa, pero al probarla me gusto mucho, no sabia a cebolla y tenia un gran sabor, además después de un día de caminata se agradecía meter algo caliente al cuerpo.

Yo pedí una ensalada de beicon que estaba deliciosa, llevaba tomate, lechuga, beicon, cebolla y una salsa que no había probado nunca y que estaba muy rica. La verdad que el plato no tiene mucha historia, pero el resto de los primeros no me motivaban y opte por el tiro fijo.

De segundo llegaron dos platos típicos franceses, Laura que había vivido unos años en Francia eligió el beuf bourguignon , un plato muy parecido a la carne guisada española.

Estaba deliciosa, me recordaba mucho a la carne guisada que hace mi madre (que posiblemente sea el plato más rico que existe con sus caracoles a la vizcaína) pero llevaba un toque especiado que no logre sacar. además la salsa tenia mucho cuerpo y sabor gracias al vino de Burdeos que llevaba. A mi este plato me encanto, sin duda el mejor de la comida.

Yo me pedí el andouillete sauce moutarde (como se te queda el cuerpo al decirlo??), ni yo ni laura sabíamos lo que era  y no me pude resistir a la atracción de lo desconocido.

Después pregunte a la señorita que nos atendía y en un ingles macarrónico (cosa que no entenderé ya que Laura le pregunto en un perfecto francés) me dijo que era “la parte de dentro del cerdo”, como si no hubiese partes XD XD

Al final el andouillete sauce moutarde resulto ser una especie de salchicha de callos, tenia sabor a los callos que se hacen España pero mas fuertes, no iba acompañado de ninguna salsa como se suele hacer aquí sino que iban a palo seco con un poco de mostaza picante.

El plato en si estaba rico, ojo, te tienen que gustar mucho los callos y los sabores fuertes, si no es así…mejor elige otro plato porque no te va a gustar. El plato además es muy contundente.

De postre elegimos una Mouse de chocolate y una tarta, estos postres eran los típicos que ponen en todos los lados así que no tienen mucha historia.

Para acompañar tomamos una jarra de 750 centilitros de Vino tinto de la casa que costo 8,50 €, la bebida no esta incluida en la casi totalidad de menús de Francia, así que si vas a comer al país vecino hazte a la idea que el menú no van a ser 12, 15 o lo que cueste, ya que tendrás que añadir entre 3 y 8 € en función de lo que quieras beber.

En resumen, el restaurante Chez Marie esta bien, no es un restaurante de alto copete pero se come muy bien, yo me quede a gusto con la cantidad y no fue nada caro (30 € los dos).

Además tiene encanto al ver esa entrada como de película y esas paredes con los cuadros y posters de teatro. A mi me gusto y si queréis ir a comer en un sitio cercano al Sacre Coeur  y barato os lo recomiendo muy mucho.

Eso si, la cocina francesa tiene mucha fama internacional pero a mi personalmente me parece que es mas marketing que otra cosa, en España hay restaurantes y cocineros  que les dan mil vueltas a los franceses y al resto de la gastronomía mundial.

 

Restaurante Chez Marie

Barrio: Buttes-Montmartre

27 rue Gabrielle, 18e, París, Francia

(01) 42 62 06 26

Ver mapa más grande

 

Cervecera Cobetas en Bilbao

Hace un par de semanas mi suegra Carmen (a la que quisimos sorprender llevándola a la Parrilla Argentina) nos invito a comer en la cervecera del monte Kobetas, justo fue al día siguiente de haber ido al argentino y por quitarnos el mal sabor de boca que nos dejo la parrilla y viendo que se asomaban 4 rayos de sol en la capital bilbaína aceptamos de buen gusto así que cogimos a las dos perritas y fuimos como buenos domingueros al monte.

El monte Kobetas es desde hace muchísimos años un lugar de encuentro y descanso para los Bilbainos , el lugar es muy simple, un gran parque para que los crios jueguen y una cervecera, así de simple pero así de eficaz para desconectar y pasar un día agradable con la cuadrilla o con la familia.

Una de las cosas que mas me gusta del lugar son las vistas que hay de Bilbao, el lugar al estar en alto es un enclave super privilegiado para los que sabemos apreciar la belleza que tiene Bilbao y es que desde las campas de Kobetas a demás de poder ver paisajes preciosos podemos hacer un recorrido visual a lo largo de la ría de Bilbao y sobre todo por los paseos que Iñaki Azkuna ha ido construyendo alrededor del motor y pulmón de la villa.

La cervecera Kobetas es un sitio que ha dejado de ser la cervecera tranquila que era hace años, la historia de este lugar es un poco curiosa, se dice que el antiguo dueño (ahora lleva el negocio su hija) era un baserritarra que cansado de estar todo el día en el monte con las vacas se dijo “coño, ¿¿y porque no pongo aquí un chamizo y doy algo de comer a la gente??” y vaya si lo hizo…hoy es el día que la cervecera esta siempre abarrotada (lo cual también es buena señal), nosotros fuimos y estaba hasta la bandera y era en pleno Febrero!!! Ni os imagináis la que se monta allí en julio o agosto cuando hace una temperatura para comer en los comedores que tiene fuera del local. Vamos, en verano casi es mejor que os hagáis el pollo en casa porque es imposible encontrar sitio.

El menú fue como el lugar, sencillo y sin grandes florituras y es que para que nos vamos a engañar, donde este un buen plato de morcilla frita, unas patatas y unas croquetas que se quite la “fina capa de frutos rojos con acompañamiento de carne de ave a las hierbas provenzales…”. La cervecera Cobetas es un lugar del que no vas a salir con hambre y en el que vas a pagar lo justo para la comida que te dan. Sin grandes alardes pero sin grandes sustos.

Pedimos para los cuatro que fuimos 2 pollos asados, una ración de patatas grandes, una de morcilla frita, una de chorizo frito, unos pimientos verdes y una ración de croquetas de jamón que se me habían antojado.


.
Estaba todo riquísimo a excepción de las croquetas que para mi eran todo masa, era mas difícil encontrar un cacho de jamón ahí dentro que en una republica islámica. Si que me fastidio que cuando fuimos a comer estaba la comida un poco fría porque con tanta gente que hay van sacando los paltos uno a uno y se enfría todo, encima al tener que recogerlos tu tiene que haber alguien esperando para traer los paltos y eso hace imposible empezar a comer

La comida lo dicho, muy bien pero es insufrible el ambiente que se forma, mucha gente pasando por todos sitios, mucho ruido….y menos mal que ya no se puede fumar porque con tanta gente eso hubiese sido una chimenea.

Yo acabe satisfecho con la comida, pero la verdad que el lugar esta masificado y eso hace que pierda bastantes puntos. El precio de todo fue sobre 40 € con la bebida por las cuatros personas (mi suegra invito y no tengo el ticket para deciros los precios de cada cosa aunque si os puedo comentar que el pollo entero eran 8,50 por unidad y el vino rioja crianza fueron 11 €)

Lo mejor del día…sin lugar a duda el lugar, el parque que hay en el monte kobetas es ideal para pasar el día con los amigos, tiene un laguito en medio para que jueguen los crios, lugares para andar en bicicleta, patines, pasear, un campo de futrito…perfecto para hacer el dominguero 😉

A favor:
El lugar en el que esta, que a mi me encanta. Un pequeño corazón verde y un reducto de paz y tranquilidad a 5 minutos del centro de Bilbao.
Se come bien a un precio justo, eso si…sin exquisiteces y comida de toda la vida.

En Contra:
Excesiva gente, esta muy masificado.
El tener que estar haciendo cola para pedir, para recibir la comida…
Hay que subir SI o SI en coche, porque el bilbobus que te sube es horriblemente lento.
Que te den la comida plato a plato, con lo que al final las tapas se van quedando frías (y el chorizo frito y la morcilla fríos son como una patada en los pendientes reales)
Las patatas fritas eran congeladas, esto puede parecer una tonteria pero no lo es, no cuesta tanto hacer unas patatas decentes.

Si queréis ir en familia a pasar un día al monte y que los crios lo pasen bien correteando y con una comida que al 100% de los “renacuajos” les gusta, no lo dudéis, este es vuestro lugar sin duda. Eso si…para una cena o comida formal, o para invitar a la novia, a tu jefe….pues no lo recomiendo 😉

Cervecería Cobetas
+34 944 271 002
Calle del Monte Kobetas 40


Ver mapa más grande