Taberna Sarkue del Casco Viejo de Bilbao

Buceando entre las páginas de cupones y descuentos encontré un cupón que la verdad que estaba muy bien de precio y tenía muy buena pinta.

El cupón consistía en dos consumiciones y dos tablas a elegir en el bar bilbaíno Sarkue, este bar esta en una de las míticas siete calles bilbaínas, concretamente en la calle Tendería 9.

La oferta era clara, para poder disfrutar de la oferta deberíamos reservar con al menos 24 horas de antelación y así lo hicimos eso si, este tramite casi hace que no fuésemos al bar y os contare porque.

Llamo mi novia laura para reservar y nada mas llamar la primera sorpresa, no solo debíamos reservar sino que debíamos decir ya que dos tablas queríamos, como no lo habíamos pensado le dijimos al camarero que lo íbamos a pensar y que le llamábamos en unos minutos.
Tras deliberarlo un poco decidimos tirar por lo clásico una tabla de jamón ibérico y después algo menos típico como la tabla de ventrisca con dulce de tomate.
Con esa decisión tomada le llamamos al camarero para decir nuestra comanda y ver a que hora podíamos pasarnos, aquí el camarero hizo gala de unas maneras poco apropiadas para estar sirviendo al personal detrás de una barra (suponemos que por el trabajo que podían tener en ese momento, porque al día siguiente fue lo contrario), cuando mi novia le estaba diciendo la hora va y le suelta un “venga rapidito que no tengo todo el tiempo, que tengo que atender”. ¿¿Perdona?? Creo que soy un cliente que va a darte dinero (aparte de la consumicion del bono nos tomamos dos rondas) así que trátame con un poco de educación y amabilidad.

Ya con pocas ganas de ir me levante el día anterior y me fui al gimnasio de atxuri a quemar las calorías que me iba a meter después, después de curtir un poco el cuerpo y de quitarnos el oxido nos dirigimos al centro de Bilbao a tomar un pote e ir a disfrutar del cupón.

De atxuri a la calle tendería se tarda unos 5 minutos así que en nada llegamos a nuestro destino, la primera conclusión del bar esta bien, es un sitio bonito, cuidado al detalle, con una barra de pintxos muy resultona y decorado con unas fotos antiguas de la ria de Bilbao que le dan un toque muy bonito y txirene al bar. Eso si, el bar es muy estrecho y pequeño por lo que no invita a tomarse una tabla o algo mas que unos pintxos, eso si, los pintos vuelvo a recalcar que tenían una pinta buenísima.

Para empezar pedimos un crianza y una caña para ver el local y comentarle al camarero que éramos los de la tabla, debo decir que nos atendió un chico que era majísimo, educado, atento y con una sonrisa en la cara en todo momento (y creedme si os digo que no es lo común, como nos paso en txomin barullo ese mismo día). Luego entendimos el cambio de forma de ser que había sufrido el camarero de un día a otro, a eso de las 14:00 llego otro camarero, el de turno de tarde y el que nos atendió por teléfono.

El bar como os he dicho era pequeño y no tenia mucho sitio para poder sentarse a comer las tablas pero nuevamente el dios de la cocina se nos apareció e hizo que se quedase libre una barandilla con dos sillas en la que pudimos sentarnos a degustar las tablas con la vista fijada a unas fotos en blanco y negro de un artista bilbaíno.

La tabla de jamón llego en primer lugar, el jamón estaba delicioso, era un jamón que sin ser un 5js era de calidad, de un sabor intenso, bien cortado y que en contra de lo que suele pasar con los cupones venia en una cantidad mas que digna (ya con el jamón me quede bien, cosa rara en mi). El jamón venia acompañado de una rebana de pan de hogaza tostada que le dio ya el toque final al plato de jamón que ya de por si era exquisito.

Taberna Sarkue Bilbao

Tras la tabla de jamón nos llego la tabla de ventresca con dulce de tomate, con un aspecto apetitoso a mas no poder no tardamos mucho en abalanzarnos sobre ella y ver que estaba deliciosa, unos troncos de ventresca gordos y de calidad y un dulce de tomate que hacia que deseases que el cuenquito no tuviese fin. Una verdadera gozada para el paladar. Como podéis ver en la foto el palto venia acompañada de una ensalada a la que le faltaba algo de aliño como único punto negativo.

Las diferentes tablas que ofertaba el bar Sarkue eran las siguientes:

Tabla de jamón Ibérico
Tabla de chorizo Ibérico
Tabla de salchichón
Tabla de queso de oveja
Tabla de queso del roncal
Tabla de queso curado de cabra
Tabla de ventresca y dulce de tomate
Tabla de sardinillas y dulce de pimiento

Yo la verdad que debo decir que salí muy contento del lugar, nos ofrecieron por los 10 € que costo el bono dos tablas de calidad, con buena cantidad y además el servicio en todo momento fue excelente. Y aunque no sea un lugar para ir a comer os lo recomiendo para vuestras rutas de pintxos y potes por el casco viejo.

Después de las tablas del Sarkue dimos una vuelta por el casco viejo, pasamos por somera, por barrenkale… y acabamos entrando en le bar de txomin barullo de esta ultima calle, ahí pedimos un pintxo txapela, una iniciativa de los bares del casco viejo por la que por el precio de 2,5 € puedes degustar un pintxos inspirado en la txapela y una estrella damm de 25 cl.

El pintxo del txomin barullo debo decir que era de risa, una pasta brie rellena de diferentes verduras caramelizadas con un pimiento a modo de txapela, la idea era muy buena y tenia un aspecto cojonudo eso si, el relleno de la pasta brie se lo debieron dejar en otros pintxos porque el de laura y el mío venían vacíos, además la pasta estaba pelin grasienta.
Pero eso si, el pintxo no fue lo peor del bar, las dos camareras tenían una cara de no haberse reído en la vida y encima sus modales y sobre todo los ladridos con los que se comunicaron conmigo dejaban mucho que desear. Al final el mismo problema de siempre en la hosteleria vasca y española, LA FALTA DE PROFESIONALISMO!!! Si no vales para estar detrás de la barra vete a trabajar a otro lado.

Sarkue
Tendería 9
946568077


Ver mapa más grande

Restaurante Txakoli Simon en Artxanda (Bilbao)

Este fin de semana he tenido visita en casa, todo fue mas o menos improvisado y es que el mismo sábado a las 11 de la mañana recibía un SmS de mi buen amigo Txetxu diciendo que se venia a Bilbao y a ver si tenia un hueco en mi casa para alojarle, como villa osaba siempre esta abierta para un amigo el pinteño se puso en camino y a las 17:30 ya le tenia en Basauri.

Después de una comida rápida a base de cous cous con pollo y verduras nos fuimos de cañitas por Basauri y después a iniciar al bueno de Txetxu en el noble de arte de pillarse un buen pedo a base de zuritos por la calle somera del casco viejo bilbaíno. tras unas paradas en el Nekane, el Jonen, el Soiz 3… nos fuimos a casa con la sensación de haberlo dado todo y sobre todo sabiendo que el día siguiente seria aun mas grande.

de potes por someraCon el gran Txetxu tomando algo en el Soiz 3

A las 15:00 se presento en mi pueblo de adopción Pablo I de Santander, un tío grande de volumen y más grande aun de forma de ser, sin pensarlo mucho nos montamos en su coche y subimos hasta el Txakoli Simon del monte Artxanda.
Artxanda es una de las zonas de recreo favoritas de los Bilbaínos a medio paso entre Sondika y Bilbao ha sido históricamente uno de los pocos lugares verdes de Bilbao (gracias a dios ahora tenemos bastantes mas), un lugar donde las cuadrillas hacían barbacoas, donde las familias hacían picnic los domingos y donde ahora la comunidad ecuatoriana de Bilbao hace sus fiestas con música a todo trapo los domingos 🙂

txakoli simon en Artxanda

Ahí podemos encontrar el Txakoli Simon, para muchos uno de los mejores sitios para comer un chuleton a la brasa de todo Bilbao, había ido muchas veces a comer ahí pero la cuestión era, ¿¿estaría a la altura de los dos gourmets que me acompañaban??.

pablo y Txetxu en el Txakoli Simon

El menú fue mas o menos claro, dos chuletones con sus respectivas patatas (como no quedaban chuletones de kilo nos pusieron de kilo y algo), un plato de huevos con morcilla para picar, el pan y dos botellas de agua (si, ya se que lo ideal hubiese sido un buen vino pero a los tres que íbamos a comer se nos unió nuestra amiga la resaca y no había manera). La cuenta fue clara, cada chuleton sale a 36 €, el plato de morcilla, patas y huevos a 8, el agua a 3 cada botella (ya llevamos 83 €) y los 10 € que nos quedan hasta alcanzar los 93 que costo la comida son de las patatas y el pan para tres personas.

El chuleton estaba espectacular, muy tierno y la morcilla también eso si, para mi realizaron varios sacrilegios que no son dignos de un lugar como este.

chuleton txakoli simon bilbao

1- Las brasas las hicieron con liquido inflamable y algunos cachos de carne traían el aroma del producto químico, esto para mi fue IMPERDONABLE, si me voy a gastar seis mil de las antiguas pesetas en un chuleton no me lo jodas haciendo unas putas brasas con un producto químico que va a dar un toque a la carne!!!!!!! Fueron muy pocos trozos en los que me paso, pero los suficientes como para darme cuenta.

2- La sal gorda, un chuleton sin sal gorda por encima es como un athletic sin bizkaitarras, como Queen sin Fredy Mercury o como el ayuntamiento de Bilbao sin azkuna…le falta algo, pues eso mismo le pasaba al chuleton, hombre, échale sal gorda y dale un poco de vidilla!!!! nos vino el chuleton con muy poca sal gorda, tan poca que no llegaba ni aun puñado.

3- las brasas debido al método de elaboración eran muy vivas y provocaba que la carne se hiciese mucho y además demasiado rápido, esto para muchos no será un problema pero para mi que me gusta la carne poco hecha si que puede llegarlo a ser aunque en verdad domino las carnes crudas y las muy hechas, yo acojo a todas y las doy un hogar en mi estomago.

4- la morcilla a base de esperar a sacarla con los chuletones se quedo fría, entiendo que siendo un lugar donde la comida se va sacando con turno de espera quieran sacar todo junto, pero no pasa nada por sacar primero un plato si se ha elaborado un poco antes.

Después de meternos los dos chuletones, los huevos, las patatas y demás Pablo nos invito a un valenciano que estaba de muerte, además de ser generoso en cantidad estaba elaborado con zumo natural y la parte de licor fue generosa. Cada valenciano salio a 6 € por cabeza (gracias Pablete!!)

A pesar de que os pueda parecer que no disfrute de la comida no os debéis quedar con esa sensación ya que disfrute como un enano, tal vez si mi estomago hubiese estado mejor podíamos haberlo regado con un criancita o tal vez le hubiésemos dado mas tute (aunque no sobro nada).

Quitando el tema del producto químico de las brasas diré que disfrute mucho de la carne, estaba un poco sosa para mi gusto pero no es nada que no se pueda remediar pidiendo un poco mas de sal gorda, eso si, cuidado al ir donde la chica y decirle “sal, gorda!!” ya que igual sale y os unta un par de guantazos por sopla gaitas 😉

Os recomiendo sin lugar a duda el Txakoli Simon, uno de los lugares míticos de Artxanda y de Bilbao y uno de los sitios a los que acudía con mi aita cuando era txiki y que ya por eso tendrá siempre un 10 para mí. Un sitio donde se come muy bien y donde podréis disfrutar de un buen chuleton.

http://www.txakolisimon.com/
Camino San Roque 89 – 480150 Bilbao (Bizkaia)
94 445 74 99
info@txakolisimon.com
Carta

Eusko Label y productos de la tierra

Hace mucho que no escribo un articulo para el blog, la verdad que tengo 8 restaurantes pendientes de calificar y me da una pereza horrible :).
Hoy no os voy a hablar de ninguno de ellos, os voy a escribir de una práctica que he comenzado a realizar hace unos meses y que creo que en la medida de lo posible deberíamos hacer todos según nos permitan nuestras economías, comprar productos de la tierra y de los pequeños comercios de nuestros barrios.

Todo empezó un día en el Eroski de Bilbondo, yo no suelo tomar leche porque el café me gusta solo y porque no me apetece, prefiero “tomar” la leche en una buena ración de queso idiazabal que en un vaso. Bien, mi señora me pidió que cogiese un lote de 9 briks de leche y al ir a coger la típica del eroski de marca blanca vi una leche de la asociación de baserritarras vizcaínos y me dije, “que cojones, para que se lleve el dinero un ganadero de a saber donde mejor que se lo lleve uno de Artea, Bakio o de Dima”.

Leche de Bizkaia

Cierto es que hay que rascar un poco mas el bolsillo para comprarla (comparándola con una marca blanca, si comparas con pascual, kaiku… sale parecido) pero por una caña en el centro de Bilbao te “clavan” 2,20 € y por un menú del día que encima no te quita el hambre te meten ya entre 11 y 14 €, gastamos bastante mas en cosas menos importantes (que San Miguel y Santa Mahou me perdonen).

¿¿No vamos a gastar 20 céntimos más en una leche de mayor calidad?? Y puedo decir que es de mayor calidad porque la he probado y sabe a “leche leche” (como diría Joaquín reyes en su monologo de las palabras duplicadas).

Después de pasarme al lado mas nacionalista del consumo lácteo di un paso mas, este si que se nota en la lista de compra. A la hora de comprar verduras, hortalizas y sobre todo carne me tiro siempre al eusko label.  Llamadme raro, pero me gusta pensar que si un día me da por correr el tour no voy a dar positivo porque la carne que he comprado y que viene de Alemania, Polonia o Irlanda están hasta arriba de hormonas… y lo dicho, para que se lleve los euros un tio que esta en Crackovia cebando al ganado con harina realizada con reses muertas o cebando al ganado con clenbuterol se lo doy a un baserritarras de Euskadi que además se va a gastar el dinero en el comercio del pueblo, en le bar junto a su casa….

Yo la verdad que prefiero gastarme 6 euros mas en la compra que no que me engañen pagando 5 € por una caña y un pintxo en el casco viejo, 6 por un cubata de garrafón en Mazarredo o 60 por una camiseta del Athletic que han fabricado 4 niños en Pakistan por 4 duros.

En la medida de lo posible os invito a contratar servicios y comprar productos de vuestra tierra, bien seáis vascos, madrileños, asturianos e incluso turolenses (si es que en verdad Teruel existe)… dejad de comprar productos marroquíes, chilenos, alemanes…que pueden ser mas baratos si, pero no tenemos ni idea de la calidad de los mismos, controles y sobre todo no ayudan a la economía que tenemos a nuestro alrededor.

Dejad a su vez de comprar en el Eroski, en el Mercadona… hay cosas que son baratas y de calidad, pero otras da lo mismo y se hace mas favor a nuestro pueblo, barrio… comprando al tendero de la esquina o en el mercado municipal , yo desde luego ya lo hago.

 

 

Restaurante La Kuina en Bilbao

El pasado 10 de julio fue mi cumpleaños, generalmente lo celebro con la familia y los amigos pero este año no tenia muchas ganas de hacer nada ni de estar con mucha gente y me decidí por celebrar una buena comida con la familia. El lugar elegido fue el restaurante La Kuina de Bilbao.

Del lugar me habían hablado muy bien varias personas (entre ellas Diana e Iker los chicos con los que compartimos la velada del Bistró Guggenheim) y entre eso y que es céntrico a mas no poder la elección fue clara.
Después de quedar en la plaza Unamuno con mi madre y hermana y tras tomar unos zuritos por las siete calles nos dispusimos a entrar en le restaurante.

Al ser una celebración y al quedar muy pocas veces con la familia para comer fuera nos decidimos por el menú degustación consistente en un surtido de primeros que van trayendo a la mesa y después un segundo . Su coste es de 36,50 € por persona (IVA incluido) y lleva incluido el postre y la bebida (crianza de Rioja)

Los entrantes son los siguientes

Aperitivo de paletilla ibérica con pa amb tomàquet

Este aperitivo de pan tostado con tomatito y ajo estaba delicioso, al buen sabor de la paletilla ibérica (que rico estaba el jamón) se unia el buen “retregao” que llevaba, tenia el toque justo de ajo y tomate para tener un buen sabor sin ser fuerte.

Royal de foie con granizado de citricos

Cuando nos trajeron este plato nos quedamos un poco mirando, ya he dicho que no estamos acostumbrados a salir mucho y al tener como caramelo encima no sabíamos exactamente si el plato era sólido o liquido, menos mal que mi hermana en seguida nos saco de dudas untando el foie en uno de los panes de pasas que nos habían traído para acompañar. ¿¿El resultado del plato?? Buenísimo, y puedo dar fe porque me acabe el de mi novia, el de mi hermana y cate un poco el de mi madre. Riquísimo, además el granizado de limón le daba un contraste buenísimo y un toque que me gusto mucho.

Vieiras crujientes con coral de bogavante

El mejor entrante de todos para mi, se me hizo un poco escaso, pero mas que nada por lo rico que estaba. Nos pusieron dos vieiras rebozadas con la espuma de bogavante y que decir…simplemente que eran sublimes. Muy ricas.

Huevo a baja temperatura con arena de jamón y boletus

Este plato me sorprendió, el huevo venia con unas migas de pan, boletus y jamón ¿? Que eran simplemente deliciosas, riquísimas, además el huevo estaba perfecto.

Solo tengo una cosa que achacar al restaurante La Kuina, antes del menú pedimos una ración de croquetas de bacalao ajo arriero (8,50 €), que estaban muy finas y deliciosas. Las pedimos porque nos habían comentado que era la especialidad de la casa junto a sus arroces y la verdad que no desmerecieron a su fama pero después de comérnoslas en los platos que nos pusieron se dedicaron a traernos los entrantes y depositarlos en el mismo plato en que habíamos comido las croquetas y que obviamente guardaba los restos del manjar que habíamos comido minutos antes, para mi un detalle imperdonable.

De segundo teníamos otros cuatro a elegir

Lubina salvaje con sofrito de chipirones y aire de carabinero
Chuleta a la piedra con patatas
Paletilla de cordero en leche de cabra
Arroz de bogavante (este es para dos personas)

Me quede con ganas de comer y probar el arroz pero un buen chuleton siempre es un plato del que no puedo escapar y así fue esta vez. Mi hermana y yo pedimos el chuleton a la piedra, mi madre la lubina con el sofrito de mejillones y mi novia Laura la paletilla de cordero sobre leche de cabra.

El chuleton estaba de 10, riquísimo, la carne muy buena, tierna y con el palto caliente para que se termine de hacer, una delicia de plato. Si existe el cielo me lo imagino como un lugar en el que además de no dar palo al agua te sirven para comer siempre chuletón para comer. Las patatas que acompañaban al chuleton estaban bastante sosas y se quedaban como asadas mas que fritas con el efecto de la piedra caliente, pero el conjunto del plato fue perfecto.

El pescado no lo probé, mi madre dejo un buen cacho de pescado ya que estaba ya llena y porque se lo sirvieron poco hecho y le da un poco de asquito comerlo así.

El cordero que pidió laura estaba delicioso, la carne estaba en su punto, crujiente por fuera y jugosa y blanda por dentro. La salsa de leche de cabra también estaba deliciosa, otra vez que vaya sino me pido el arroz caerá el cordero seguro (con permiso del chuleton obviamente)

De postre existe un postre único (para este menú) de torrijas con helado de mandarina, que estaba de muerte, delicioso. Las torrijas bien hechas, blanditas, dulcecitas en su punto justo y con un contraste con el helado de mandarina que hacia que quedase perfecto.

A mi la comida me gusto mucho, salí muy contento con la sensación de haber comido bien y con el estomago lleno, lo recomiendo al 100%, además lo tenéis en el centro del casco viejo de Bilbao junto a un conjunto de calles lleno de bares en los que tomar unos zuritos y a pocos metros de la plaza circular, la gran via… perfecto para los visitantes de Bilbao o para quien quiera comer bien  🙂

Además esta bastante cerca de la parada de metro de Casco Viejo 🙂

Restaurante La Kuina
Calle Nueva 4
94 479 41 24
Bilbao


Ver mapa más grande

Restaurante Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Aprovechando la semana santa y después de ver al Athletic ganar el derby vasco a la real sociedad decidimos juntar a la cuadrilla e ir a comer y tomar unos vinos.
El día comenzó en el casco viejo con unos “potes” por barrenkale y las calles más cercanas ya que la comida (tras una barbacoa fallida) decidimos celebrarla en el batzoki del Casco Viejo de Bilbao.

La comida empezó mal, teníamos reservada una mesa para 10 personas a las 15:15 de la tarde y por un error al apuntar la reserva nos toco esperar una hora en la barra del batzoki. Al menos nos invitaron a un vino, pero vamos…la comida no empezaba muy bien.

Con este retraso de una hora nos sentamos a comer,por la espera nos invitaron a unas cazuelitas de chorizo a la sidra para compartir (una para cada cuatro), el chorizo estaba muy rico y para nada grasiento como suele ocurrir con este tipo de plato.

Parecía que todo iba bien pero ya vimos que los camareros tenían prisa y que nos iban a estar sacando los platos uno tras otro para acabar pronto. Lo que faltaba…nos hacen esperar una hora y encima sacando los platos uno tras otro y lo mas rápido posible.
Si hemos entrado tarde por vuestra culpa, porque NO habéis apuntado bien la hora es problema vuestro, bastante que hemos esperado en lugar de irnos, vamos a pagar 30 € por un menú así que al menos ten la decencia de servir las cosas como dios manda.


El menú eso si, estaba muy rico. Al respecto ninguna queja (salvo el asunto de la piedra que os comentare mas tarde), la comida estaba bien realizada y estaba riquísima, todo en su punto perfecto.

Para comer teníamos para compartir un surtido de ibéricos con pan tumaca, ensalada de queso de cabra y piquillos con piña y vinagreta suave, hojaldre crujiente de mantequilla relleno de setas y hongos.

Estaba todo riquísimo, los ibéricos eran muy buenos, la ensalada estaba rica y la piña le daba un toque muy fresco y el hojaldre era insuperable eso si, a mi amigo Iker le toco una piedra dentro de un hojaldre, si, si, ¡¡¡UNA PIEDRA dentro del plato!!! Y no una chinita, la piedra tendria unos 2 o 3 centímetros de largo y uno o dos de ancho, menos mal que Iker se dio cuenta pronto y no se la tragó.

Lo peor además de encontrar la piedra fue que al decírselo a la camarera nos dice un “si, ya veo que es una piedra” con un tono como de cabreo, ¿¿¿perdona??? Me metes una hora tarde, me sacas los platos casi sin masticar el anterior y encima me metéis una piedra en uno de los platos y…¿¿¿la culpa es mía???

La razón que nos dieron es que al ser hongos de piedra se les colaría alguna, si sois aficionados a los hongos (mi madre en temporada siempre va al monte y trae la cesta llena) sabréis que los hongos hay que lavarlos antes de comerlos y en ese momento se ve bien lo que es hongo, lo que es tierra y obviamente lo que es una piedra, lo que me lleva a pensar que o bien no lavaron los hongos o lo hicieron sin prestar atención.

De segundos platos y ya para cada comensal teníamos entrecote con patatas, muslo de pato asado con cama de pasta fresca, bakalao al pil pil y revuelto de langostinos y champiñones.

Yo probé el bacalao y el pato y debo decir que como los entrantes estaban buenísimos, en lo referente a la comida no tengo ninguna pega ya que estaba todo delicioso y muy bien preparado.

De postre nos ofrecieron un surtido de postre que si fue decepcionante, consistía en un sorbete de champagne y limón acido que era sosísimo y no tenia sabor a nada, mousse de queso fresco y confitura de naranja que estaba rico, tenia un sabor fuerte a queso pero estaba bueno, helado de fresas del bosque y sus coulins que era un helado sin mas y tarta bombón de chocolate sobre dulce de leche que yo esperaba como agua de mayo…y que no dejo de ser un pastelito de chocolate.

De la comida el postre fue lo peor de todo ya que como he dicho tanto los entrantes como el plato fuerte era una delicia.

Lo que no me pareció bien es que cobrándote 30 € el menú de vino te den un cosechero de rioja cuando en casi todo el casco viejo en los menús de fin de semana te añaden una botella de crianza rioja. El vino no estaba malo pero no es lo esperado en un menú especial de fin de semana.

A favor:
En pleno casco viejo, cercano a la plaza nueva, a las 7 calles, a Unamuno…
La comida deliciosa y bien realizada

En contra:
Esperar una hora a pesar de tener reserva
Encontrar una piedra dentro de los hojaldres y el tono con el que contestaron al reclamarles (educadamente por cierto)
Las prisas que tenían después para acabar de trabajar que son comprensibles, pero voy a pagar por comer y quiero comer a gusto y repito, fue un error suyo.

Yo no creo que vuelva a comer en mucho tiempo, fue un cúmulo de cosas, errores…que hizo que saliera (saliéramos) poco contentos con el restaurante. Aunque debo reconocer que sin la espera y la piedra mi opinion del lugar hubiese sido totalmente diferente, esperemos que sea un mal día.

Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Menu fin de semana

C/ Tendería, 17 bajo
Tfno. Reservas: 94.679.22.30

 


Ver mapa más grande

Restaurante Peruano Aji Colorado en Bilbao

Siempre me ha motivado probar nuevas recetas, experimentar con sabores y conocer otro tipo de cocinas como una manera de acercarme a nuevas culturas, por eso no es difícil verme leyendo libros de recetas orientales, recetas de comida boliviana…o acudiendo a restaurantes que cocinan platos típicos de otras culturas y países.

Hace poco me entere que existía un restaurante peruano en Bilbao, lo mejor de todo que esta en una zona que he recorrido muchos años ya que esta a pocos metros de la oficina donde trabajo (por no mencionar que esta en pleno casco viejo bilbaíno lugar que visito con cierta regularidad para tomar unos zuritos y unos pintxos). Este restaurante es el aji colorado en barrenkale 5 🙂

Aji colorado

Me busque una excusa ruin y fácil y me fui con mi novia Laura a comer, eso si tras tomar unos martinis preparados en la taberna ander de la misma calle barrenkale, vaya delicia de Marianito preparado, cuesta 2,50 € cada uno pero si te gusta el Martini preparado merece la pena.

Tras esto fuimos al restaurante, el local es pequeño y bastante coqueto, la iluminación es tenue y da un ambiente cálido y familiar al local. Las pareces y demás estancias están adornadas con motivos peruanos, con bordados, figuritas y muchos tapices donde el colorido es lo mas representativo. Además mientras esperas los platos que te van sirviendo puedes escuchar canciones peruanas de hilo musical que le dan un toque al local.

Pedimos la carta para ver que nos ofrecían y mientras tomábamos el vino de la casa (un vino tinto normalito, nada peleón y muy correcto por los 7,70 € que costaba) pudimos probar los siguientes platos típicos peruanos

De entrada Papa rellena y Causa Limeña y de segundo Aji de gallina y Pastel de choclo.

La Papa rellena estaba deliciosa, tiene un precio de 5,40 € y básicamente consiste en un pure de patata rellena de carne picada especiada con un toque picante, lo mas raro es que el pure luego estaba hecho una bola con forma de patata y estaba como frito (desconozco como) , llevaba un acompañamiento de lechuga y cebolla aliñada que estaba deliciosa (y yo odio la cebolla)

papa rellena

La causa limeña era decepcionante, consistía en un puré de patata rellena de atún, huevo cocido y un toque picante, la verdad que era como comerse una tortilla de bonito, nada recomendable ya que por 4 veces menos del precio (5,40 €) te comes un pincho de tortilla de patata rellena en cualquiera de los bares que tiene al rededor.

sorpresa limena

De segundo el pastel de choclo (el choclo es una mazorca de Maíz) estaba delicioso, tiene un toque a la quiche lorraine ya que sobre una base de carne picada aderezada con especias y verdura llevaba una mezcla cuajada de maíz y huevo que estaba deliciosa, yo de hecho ya tengo la receta para hacerla en casa cuando pueda 🙂 Su precio es de 6,40 €

El Aji de gallina consiste en una receta de pollo cocido y picado mezclado cebolla, verdura y con una salsa de Aji amarillo y queso que estaba deliciosa. El aspecto no era el mas apetitoso pero el sabor….era la hostia, estaba buenisimo..nada mas probarlo me arrepentí de haberle dicho a mi novia que la daba la mitad. El plato tenia un acompañamiento de arroz que se notaba que no era el tipico ya prefabricado. Este plato costaba 9,45 €.

aji de gallina

Todo una delicia, de postre tomamos una mouse de chocolate con especias, naranja y brandy que estaba buenisima (chocolate frío se llamaba)y Laura se decidió por un postre muy dulce que consistía en jugo de maíz morado que estaba riquisimo. (No me acuerdo del nombre, lo siento pero es que el nombre telita…) Cada postre costaba 3,40 €

La verdad que menos la causa limeña que me decepciono por su parecido a un simple pincho de tortilla debo decir que la comida estaba buenisima, para mi (y como no) me pareció que las raciones eran pequeñas pero también diré que no salí con hambre.
En contra del restaurante diré que tardan un poco en servir (no vayáis con prisas), que los techos del segundo piso miden 1,60 y algunos que medimos mas de 1,90 eso lo tenemos en cuenta y que NO incluyen el IVA en los precios…esto lo odio en cualquier restaurante, si ya estoy sentado…¿¿¿que coño mas te da poner el precio final??? Es algo que nunca entenderé.

Pros:
Esta en pleno casco viejo de bilbao
Para comer a la carta sin privarnos de nada fue barato , ya que costo 23 € por persona y comimos dos platos, postre y el vino
Comida deliciosa y diferente
El local es bonito y tiene su encanto

Contras:
El techo del segundo piso, ya se que los peruanos no son muy altos..pero leñe…no pongas un techo con una altura de 1,60!!! y menos en Bilbo donde somos pelin grandes
No me gusto el detalle de no incluir el IVA en los precios.
Raciones justas, ni mucho ni poco, pero ya que se hace el esfuerzo de ir a comer a un sitio…que menos que te pongan una ración buena.

A mi me gusto, le doy un 7 sobre 10 porque estaba riquisimo y los defectos no son nada que no se pueda perdonar en verdad. Si queréis probar algo diferente y no muy caro…no lo dudéis, ir a comer al aji colorado que no creo que salgáis defraudados 😉

Aji Colorado
C/ BARRENKALE, 5
944 152 209


Ver mapa más grande