Restaurante El Campanu en Llanes (Asturias)

El día 4 de agosto es el cumpleaños de mi hermana Nekane y el 8 el de mi madre Tella, por ese motivo y aprovechando que tanto ella como mi madre estaban ya veraneando en el pueblo asturiano de Celorio (Llanes) nos decidimos a acercarnos el fin de semana allí y celebrarlo comiendo en el restaurante “El Campanu”.

El Campanu es el restaurante al que siempre iba con mi madre y mi padre cuando era un poco más joven y delgado y queríamos celebrar algo en Llanes, por ello le guardo muy buen recuerdo y siempre estará entre mis lugares favoritos, por ello cuando decidimos acercarnos a ver a mi ama y hermana no dude en donde debía reservar mesa.

Como teníamos mesa reservada a las 15:00 del sábado y como Llanes siempre esta lleno de turistas que copan y abarrotan las calles y parkings nos acercamos un poco antes de la hora al pueblo, para la causa ya habíamos reclutado un rato antes al gran Jesús de la Cruz García, más conocido mundialmente como el gran Txus que no es de la familia pero como si lo fuese.

Para la comida pedimos tres entrantes a compartir y un plato principal cada uno, todas las veces que habíamos ido a comer al Campanu habías aprendido la lección de pedir poco al ser las raciones bien grandes, esta vez vimos que como todo eso también había cambiado.

Llegó el primer entrante, unas croquetas de queso y huevo cocido que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer, para mi gusto estaban un poco flojas de sabor. Eso si, la bechamel perfecta, muy fina pero lo dicho, flojas de sabor (aunque ya sabéis que soy un enamorado de los sabores fuertes). La ración era la típica docena, no esta mal ya que por su precio (7 €) en la mayoría de los sitios te suelen dar media docena.

Después de las croquetas llegó un fijo en las visitas de mi familia al restaurante, el revuelto de setas y gambas, un revuelto que tal vez está bien para compartir tres personas pero no para 5 que éramos. El plato era muy sabroso tanto que para el resto de comensales estaba salado. Para mi que un restaurante te sirva un plato salado es un error imperdonable, es un error o bien de concentración (no acordarse de si he puesto sal o no) o bien de inexperiencia. Si a mi no me queda un plato salado en casa…¿¿como es posible que le quede a un profesional de la cocina??
Un revuelto que de estar en su punto de sal hubiese sido delicioso no puede pasar del aprobado por ese fallo garrafal. Su precio es de 12 €.

Antes del plato principal llegó el plato de jamón ibérico, un buen plato de jamón cortado a cuchillo y a loncha pequeña que estaba bien sudado y tenía un sabor delicioso. Un entrante perfecto, poco más puedo decir. El plato de jamón sale a 20 € el plato.

Después de los entrantes tocó el momento de los platos estrella, mi hermana, Txus y yo nos decantamos por el San Jacobo (no se porque no le llaman cachopo), mi madre por un Xargo a la plancha y mi novia Laura por unos pimientos rellenos de ternera.

A pesar de haber catado todos los platos que se pidieron para probarlos y dar mi opinión en el blog me centraré en el cachopo que es el plato que yo pedí y que siempre pido cuando voy al Campanu.

Lo primero que debo decir es que es el cachopo más pequeño que he comido nunca comiendo a la carta en Asturias. Hace años el cachopo del Campanu servíaa para comer sin necesidad de tomar un entrante previamente, esta vez de no haber comido nada más me hubiese quedado con hambre. Por los 18 € que cuesta te comes un pedazo cachopo en el bar Borizu de Celorio que no se lo salta un gitano.

Debo decir que me decepciono un poco, para que os hagáis una idea deciros que me comí el mío, un tercio del de mi hermana Nekane, medio pimiento relleno de mi novia Laura y un buen cacho de pescado de mi madre. Eso antes era impensable.
De sabor el cachopo estaba muy rico, tal vez lo único que le puedo achacar es que el queso era muy flojo de sabor, los que siguen mi blog saben que me gustan los sabores fuertes y este queso era muy suave.

Los pimientos rellenos, este plato prometía mucho estéticamente cuando lo sacaron, dos pimientos de considerable tamaño naturales (generalmente siempre ponen de bote) y asados en el propio restaurante. Digo prometían porque sequedó en eso, los pimientos estaban sin pelar, algo que puedo hacer yo en casa, pero no en un restaurante, además el relleno era carne picada así sin más, sin nada de gracia. De sabor estaban muy ricos eso si, pero claro, era pimiento asado con carne, era imposible que estuviese malo. Como dato a mejorar no hubiese estado mal que nos hubiesen indicado que el pimiento tenía algún palillo sujetando los pimientos, porque mi novia casi se lo traga. El precio de los pimientos era de 11 € el plato.

El xargo que comió mi madre estaba muy rico, estaba bien hecho y tenía un gran sabor, me comí una cuarta parte del mismo y debo decir que a pesar de que cuando lo probé estaba ya frío me encanto su sabor. Su precio es de 21 €, si lo vais a probar preguntar el precio antes ya que los pescados frescos varían su precio según el precio de la lonja o el mercado y si no queréis llevaros un disgusto después es mejor que preguntéis, el precio del kilo es de 30 € (o al menos cuando nosotros lo pedimos).

La comida la acompañamos con su pan recién horneado (1€ cada uno), dos botellas de agua (2,50 cada una) y dos botellas de crianza rioja Coto que salió a 11 € por botella. Después de la comida (de la que mi madre y hermana salieron llenas y contentas) tomamos en la terraza del restaurante un escocés (txetxu y yo) y tres cafés para las señoritas que nos acompañaban.

El precio total de la comida ascendió a 168,90 € y en notas generales debo decir que estuvo bien, tal vez soy un poco mas critico con el Campanu porque para mi es un lugar especial al que guardo mucho cariño.
Los platos principales salvo los pimientos que no tenían nada especial eran buenos y muy ricos, la calidad de los ingredientes es excepcional y debo recalcar que la educación y las buenas maneras de la camarera que nos atendió fueron en todo momento magníficas.

Si vais a Llanes de veraneo y queréis daros un homenaje no dudéis en pasaros por el Campanu, seguro que no os decepciona. Si pasáis os agradecería que me dejéis vuestras impresiones.
Tenéis más datos sobre restaurantes en Llanes en otros artículos de mi blog.

Comer en Llanes

Restaurantes en Lanes

llanes

El Campanu
Calle de la Calzada
Llanes
985 40 10 21

Restaurante hamburgueseria La Maloka en Zierbana

Hace un par de fines de semana nos pusimos el traje de domingueros y nos acercamos a la playa de la arena en Zierbana. Este pueblecito de la costa de bizkaia es uno de los sitios preferidos de los bizkaitarras que viven en la margen izquierda, cuando caen dos rayos de sol no es muy difícil encontrarse a medio Sestao o medio Santurce por allí.

El fin de semana elegido gracias a dios no fue uno de esos fines de semana y pudimos disfrutar de la tranquilidad de la playa y del puerto de este bonito pueblo. Debo decir que la visita fue un poco metida con calzador ya que la razón principal era conocer una hamburguesería de la que me habían hablado muy bien, el Maloka. Un bar con mucho encanto y en el que se puede comer muy bien por poco dinero mientras contemplas como las olas del cantábrico rompen contra la costa de zierbena.

El lugar tiene una carta bastante extensa, ya que se pueden encontrar desde bocadillos a pizzas pasando por hamburguesas y platos combinados. Yo saque el pequeño gordo que llevo dentro y me decante por una hamburguesa.


La elección de los platos fue simple y rápida hamburguesa maloka para el que escribe y una hamburguesa “a caballo” para mi novia Laura, una ración de 9 malokitos (nugets de pollo) y unas patatas fritas bravas. Para beber una pinta de cerveza para alimentar mi pequeña barriga y una coca cola para Laura.


El precio de todo…22 € muy poco para lo bien que quede ya que si la comida parece poca cosa el lugar es inmejorable.

La hamburguesa estaba deliciosa, la carne se veía que era “buena” tenia un sabor excelente a carne y la elección de los ingredientes era inmejorable y casaba perfectamente, mi hamburguesa maloka llevaba entre cosas pepinillo, bacón, tortilla francesa…una delicia ( hamburguesa maloka 4,80 €)
La hamburguesa a caballo de Laura estaba riquisima también, lo se porque no pudo acabarla y me toco comerme (de muy buena gana) casi media hamburguesa de ella 🙂 (su coste es de 4,50€)

Para acompañar las patatas bravas que picaban bastante (por fin encuentro un lugar en el que las bravas piquen!) venían en una racion muy generosa al igual que los malokitos que estaba muy ricos (malokitos 4,30 € y patatas con 1 salsa 3,50 €)

Lo mejor de todo es que mientras comíamos la hamburguesa podíamos ver por los amplios ventanales el mar y la playa, eso si que nos conquisto y es que solo por las vistas del restaurante merece la pena ir a comer 🙂

Volveremos en cuanto podamos fijisimo.

A favor:
Unas vistas inmejorables y un entorno y un enclave insuperable.
La calidad de la carne de la hamburguesa era muy buena
Relación calidad precio muy buena.

En Contra:
Lo único…que hay que ir en coche

Asi que ya sabéis, si queréis ir y quedar muy bien por poco dinero acercaros a la playa de la arena en zierbana y tras dar una visita por el pueblo, la playa y el puerto de Zierbana acercaros comer al Maloka que no vais a fallar 😉

Maloka
Tfno. 946365157
Playa de la Arena, 17
48508 Zierbena
Bizkaia


Ver mapa más grande

Restaurante Las Olas en Santander

Este domingo, después de pasar una noche de sábado muy agradable con unos amigos de Madrid y Santander, mi amigo Pablo me llevo al restaurante “Las Olas”. Un restaurante que esta en un enclave perfecto, frente a la playa y con vistas al mar.

Pablo, Oscar, Laura y Chelo

El día era un típico día cantábrico, la lluvia caía suave pero constante y las olas rompían sin cesar contra las rocas mientras la estatua del pescador se mantenía firme resistiendo el envite de estas. Un día perfecto para rematarlo con una comida excepcional.

Mi amigo Pablo nos había hablado de este restaurante diciendo que el pescado era acojonante y que la paella era la mejor paella de toda España. Y a pesar de que mi amigo Oscar “el madrileño” refunfuñase por ir a un restaurante tan ligado a la mar y no poderse llevar un pescado de roca a la boca hicimos caso al anfitrión y nos pedimos una paella de marisco.

Pero como no solo de paella vive el hombre y tras tomar unas cañitas nos decidimos por abrir apetito con una ensalada mixta ( 9€), tabla de pulpo a la gallega (14 €), unas rabas (8 €) y unas croquetas caseras de carne ( 6€).

El pulpo estaba delicioso, tierno, bien cocinado y el toque justo de pimentón y sal. En pocas palabras, estaba perfecto, mi señora que le copio asco al pulpo en un viaje a Vigo (la mezcla de albariño y pulpo puede ser letal a veces) se decidió a probarlo y dio su bendición al primo lejano del Pulpo Paul que nos estábamos metiendo entre pecho y espalda.
Pulpo a la Gallega

Las croquetas estaban también deliciosas, me encanto su forma irregular y pequeña ya que sin duda es un indicador de que eran caseras a más no poder y del sabor…que puedo decir del sabor…nada que no me haga la boca agua. Vale que las croquetas son una de mis debilidades pero es que estaban riquísimas…solo comparables a las croquetas de mi señora madre y las del bar ziaboga del casco viejo bilbaíno 🙂

De las rabas y la ensalada a pesar de que estaban buenas no daré más datos porque no dejan de ser eso…rabas y ensalada 

Ya con la tripa algo llena y con la alegría que nos iba dando el cresta rosa (8 € la botella) que habíamos pedido para acompañar el arroz y los entrantes llego la paella de marisco.

No se si será la mejor paella de España (11 € por persona) como decía mi amigo Pablo pero la paella estaba de muerte.
Un 10 en sabor y en acompañamiento (y no me refiero a mis amigos…que también). La Paella venia con su cigalita por cabeza, sus gambitas, chirlitas, mejillones…una delicia.

Paella de Marisco

Para los mas quisquillosos lo único que se puede decir es que el arroz no estaba muy suelto pero bueno…no le doy mas importancia porque la presentación, sabor y demás eran perfectos.
Además (y como muestra de que se come muy bien) el restaurante estaba hasta la bandera, lo que dificulta la elaboración de los platos sin duda.

Después de la paella toco el turno de los postres, Pablo y yo, por un problema de alcoholismo que no viene al caso, nos tomamos un valenciano (4,50 €) pero pude catar la tarta de queso (casera, 3,50 €) de mi amigo Oscar y el “cactus de membrillo” (3,50 €) que pidió Laura. Estaba todo riquísimo la verdad, aunque para mi gusto el “cactus de membrillo” era extremadamente dulce y tenia un toque acido que puede que no guste a todos.

Para rematar la faena dejare dos apuntes, nos invitaron a los cafés y a las copas que no eran moco de pavo (3 cremas de orujo, 1 orujo de hierbas y cuatro cafés) y el servicio era excelente, todos muy agradables y simpáticos. (Mi amigo Oscar llego a insinuar que el restaurante hacia un casting de camareras…porque todas le parecían guapas)

Puntuación que le doy al restaurante: un 10 sin lugar a dudas, por 129 € comimos los 5 como reyes.

Lo mejor: La calidad de los ingredientes y el sabor de lo platos, si juntas esto y lo pones frente a un mar embravecido y lo sumas a una buena compañía…
Yo desde luego volveré a probar los pescados y la parrillada de marisco.

Lo peor: que hay que ir en coche, pero merece la pena, además si vas en verano puedes pasar el día en la playa y después ir a comer…

Restaurante Las Olas
Dirección Barrio corbanera 89
Teléfono 942342027
Santander

Ver mapa más grande