Restaurante Txakoli Simon en Artxanda (Bilbao)

Este fin de semana he tenido visita en casa, todo fue mas o menos improvisado y es que el mismo sábado a las 11 de la mañana recibía un SmS de mi buen amigo Txetxu diciendo que se venia a Bilbao y a ver si tenia un hueco en mi casa para alojarle, como villa osaba siempre esta abierta para un amigo el pinteño se puso en camino y a las 17:30 ya le tenia en Basauri.

Después de una comida rápida a base de cous cous con pollo y verduras nos fuimos de cañitas por Basauri y después a iniciar al bueno de Txetxu en el noble de arte de pillarse un buen pedo a base de zuritos por la calle somera del casco viejo bilbaíno. tras unas paradas en el Nekane, el Jonen, el Soiz 3… nos fuimos a casa con la sensación de haberlo dado todo y sobre todo sabiendo que el día siguiente seria aun mas grande.

de potes por someraCon el gran Txetxu tomando algo en el Soiz 3

A las 15:00 se presento en mi pueblo de adopción Pablo I de Santander, un tío grande de volumen y más grande aun de forma de ser, sin pensarlo mucho nos montamos en su coche y subimos hasta el Txakoli Simon del monte Artxanda.
Artxanda es una de las zonas de recreo favoritas de los Bilbaínos a medio paso entre Sondika y Bilbao ha sido históricamente uno de los pocos lugares verdes de Bilbao (gracias a dios ahora tenemos bastantes mas), un lugar donde las cuadrillas hacían barbacoas, donde las familias hacían picnic los domingos y donde ahora la comunidad ecuatoriana de Bilbao hace sus fiestas con música a todo trapo los domingos 🙂

txakoli simon en Artxanda

Ahí podemos encontrar el Txakoli Simon, para muchos uno de los mejores sitios para comer un chuleton a la brasa de todo Bilbao, había ido muchas veces a comer ahí pero la cuestión era, ¿¿estaría a la altura de los dos gourmets que me acompañaban??.

pablo y Txetxu en el Txakoli Simon

El menú fue mas o menos claro, dos chuletones con sus respectivas patatas (como no quedaban chuletones de kilo nos pusieron de kilo y algo), un plato de huevos con morcilla para picar, el pan y dos botellas de agua (si, ya se que lo ideal hubiese sido un buen vino pero a los tres que íbamos a comer se nos unió nuestra amiga la resaca y no había manera). La cuenta fue clara, cada chuleton sale a 36 €, el plato de morcilla, patas y huevos a 8, el agua a 3 cada botella (ya llevamos 83 €) y los 10 € que nos quedan hasta alcanzar los 93 que costo la comida son de las patatas y el pan para tres personas.

El chuleton estaba espectacular, muy tierno y la morcilla también eso si, para mi realizaron varios sacrilegios que no son dignos de un lugar como este.

chuleton txakoli simon bilbao

1- Las brasas las hicieron con liquido inflamable y algunos cachos de carne traían el aroma del producto químico, esto para mi fue IMPERDONABLE, si me voy a gastar seis mil de las antiguas pesetas en un chuleton no me lo jodas haciendo unas putas brasas con un producto químico que va a dar un toque a la carne!!!!!!! Fueron muy pocos trozos en los que me paso, pero los suficientes como para darme cuenta.

2- La sal gorda, un chuleton sin sal gorda por encima es como un athletic sin bizkaitarras, como Queen sin Fredy Mercury o como el ayuntamiento de Bilbao sin azkuna…le falta algo, pues eso mismo le pasaba al chuleton, hombre, échale sal gorda y dale un poco de vidilla!!!! nos vino el chuleton con muy poca sal gorda, tan poca que no llegaba ni aun puñado.

3- las brasas debido al método de elaboración eran muy vivas y provocaba que la carne se hiciese mucho y además demasiado rápido, esto para muchos no será un problema pero para mi que me gusta la carne poco hecha si que puede llegarlo a ser aunque en verdad domino las carnes crudas y las muy hechas, yo acojo a todas y las doy un hogar en mi estomago.

4- la morcilla a base de esperar a sacarla con los chuletones se quedo fría, entiendo que siendo un lugar donde la comida se va sacando con turno de espera quieran sacar todo junto, pero no pasa nada por sacar primero un plato si se ha elaborado un poco antes.

Después de meternos los dos chuletones, los huevos, las patatas y demás Pablo nos invito a un valenciano que estaba de muerte, además de ser generoso en cantidad estaba elaborado con zumo natural y la parte de licor fue generosa. Cada valenciano salio a 6 € por cabeza (gracias Pablete!!)

A pesar de que os pueda parecer que no disfrute de la comida no os debéis quedar con esa sensación ya que disfrute como un enano, tal vez si mi estomago hubiese estado mejor podíamos haberlo regado con un criancita o tal vez le hubiésemos dado mas tute (aunque no sobro nada).

Quitando el tema del producto químico de las brasas diré que disfrute mucho de la carne, estaba un poco sosa para mi gusto pero no es nada que no se pueda remediar pidiendo un poco mas de sal gorda, eso si, cuidado al ir donde la chica y decirle “sal, gorda!!” ya que igual sale y os unta un par de guantazos por sopla gaitas 😉

Os recomiendo sin lugar a duda el Txakoli Simon, uno de los lugares míticos de Artxanda y de Bilbao y uno de los sitios a los que acudía con mi aita cuando era txiki y que ya por eso tendrá siempre un 10 para mí. Un sitio donde se come muy bien y donde podréis disfrutar de un buen chuleton.

http://www.txakolisimon.com/
Camino San Roque 89 – 480150 Bilbao (Bizkaia)
94 445 74 99
info@txakolisimon.com
Carta

Restaurantes en Celorio y Llanes, donde comer

Bueno, después de estar mas de un mes tocándome las narices sin actualizar el blog ya va siendo hora de ir actualizando esto un poco, que ya tengo 8 crónicas pendientes de publicar…

Hace poco os deje un pequeño articulo para sobrevivir en el verano llanisco y os hablaba de un par de sitios a los que podíais ir para comer bien y a un precio moderado 🙂

Pues después de haberos aconsejados llega el momento de hablaros de mi experiencia este año tanto en Llanes como en Celorio.

 

Bar El Dorado

Empezare hablando por el bar Dorado, como os comente este bar esta situado en Llanes, a un par de calles de lo que es el centro y a unos metros de la zona de fiesta llanisca por lo que es la mejor opción si después queréis ir a tomar un cacharro por los pubs de Llanes.

Bar el Dorado en LLanes

El bar suele estar lleno pero sin la aglomeración del resto de sidrerías y chigres (por aquello de no estar en el centro) y para mi es uno de los mejores en Llanes en lo referente a cantidad, calidad y precio.

En el interior de el Dorado con Pablo, Laura y Rebeca

Fui a cenar con laura, mi amigo Pablo y Rebeca, tomamos para los 4 una sangría de sidra, una ración de cecina (que es bien hermosa), calamares,costillas, un cachopo a compartir y alguna cosa mas que no recuerdo (porque no habré guardado el ticket y sacado fotos!!!) y salio todo por menos de 15 € por cabeza y debo decir que yo salí con el estomago lleno :).

 

Restaurante El Borizu

A 5 kilómetrosde Llanes se encuentra el pueblo de Celorio, pueblo donde veraneo y que posee una de las playas más bonitas de España “El Borizu”. Esta playa da nombre al restaurante El Borizu o como los lugareños de Celorio lo conocemos “el indurain”.

 

Mi amigo Kike en el restaurante Borizu de Celorio

Este restaurante esta regentado desde hace años por Antonio y su familia y la verdad que es un sitio que no os defraudará a la hora de comer o tomar una cervecita (es de los pocos sitios de la zona del Borizu que tiene las cervezas frías siempre).

Allí acudí a comer con mi hermana Nekane y mi novia Laura y unos días después con la cuadrilla de Celorio (los grandes Txetxu, Kike…)

El menú con mi hermana y Laura fue, 1 de croquetas (8€), 1 de calamares (8€) y 2 cachopos de jamón y queso (15 € cada uno).

Las croquetas y los calamares estaban buenísimos, el rebozado tenía un toque a ajo y perejil que me encanto y las croquetas llevaban bien de sustancia.

El cachopo diré que simplemente fue impresionante, me encanto, bien surtido de jamón y queso y un tamaño considerable que no se lo salta un gitano. Pedimos uno para mí y uno para Nekane y laura y fueron incapaces de comerse mas de la mitad entre las dos con l oque a pesar de estar lleno por el mío tuve que sacar fuerzas de flaqueza y engullir el tercio de cachopo que habían dejado.

Cachopo del restaurante Borizu en Celorio

Aun así y para contentar al gordo que llevo dentro (y a pesar de no tener hambre ya) me pedí una tarta de sidra (4 €) que solo diré que era riquísima, mi hermana pidió unas natillas caseras (3€).

 

Tarta de Sidra

La comida la acompañamos con un vino cosechero de la casa y nos costo 65 € y nos invitaron al café y al chupito de crema de orujo, un detallazo :).

Para que os hagáis una idea de lo que me gusto os diré que con los amigos fuimos a comer el cachopo y que de postre me pedí nuevamente la tarta 😉

 

Camping de Barro

El gran descubrimiento de este año, el bueno de Goma nos hablo del nuevo restaurante del camping de barro así que ni cortos ni perezosos nos juntamos una buena tropa de tragones y subimos ahí arriba. Fue todo un descubrimiento la verdad.

Uno de los mejores sitios para comer en Celorio en cuanto a calidad, precio y sobre todo cantidad.

Tanto nos gusto que no solo repetí sino que subí hasta tres veces en 10 días!!!!

Todas las veces pedimos de tapas ya que las raciones son generosas y además nos gusta picotear de varias cosas, os paso el menú de alguna de las veces.

Pulpo a la gallega (12 €), patatas tres salsas (4 €), 2 de callos (9 € cada una, se acompaña de patatas), pollo al ajillo (8 € una pedazo bandeja).

La primera vez que fui con Goma, Kike, Pablo y Rebeca nos gastamos mas en beber que en comer y salimos llenos (fartucos que dirían mis amigos asturianos), nos costo menos de 20 € por persona y además regamos la cena con bastantes jarras de cerveza y después un par de copazos, así que os lo digo todo.

Patatas tres salsas (cabrales, ali oli y brava)

El plato estrella de este verano han sido los callos, la ración si se pide un entrante delante da para tres platos normales, yo os recomendaría coger una de pollo y una de callos y vais que corréis, con eso y un postre para cada uno podéis comer tres personas de apetito mediano o dos de bien comer y por tan solo 17 € el par.

Los famosos callos del Restaurante del Camping de Barro

Además, si tenéis suerte de coger una mesa en la terraza podréis comer con unas vistas impresionantes a la playa de barro.

Las vistas desde el camping de Barro (Txetxu no suele estar siempre)

Camping de Troenzo

Llevo muchos años veraneando en Celorio y la verdad que nunca había entrado a este camping (y eso que esta a 5 minutos del camping Maria Elena que es donde veraneo).

Un día tras intentar convencer a mi novia para ir a comer al Camping de Barro 8unos callos obviamente) pasamos por el camping de Troenzo y vimos que tenían un menú del día por 10 €. Además los muy cabrones parece que sabían como llegarme al corazón ya que incluían de primero fabada y de segundo cachopo, “para que quieres mas” pensé a mis adentros y en menos que canta un gallo estábamos dentro pidiendo mesa.

Ni me fije en el resto de primeros platos que tenían la verdad, mi cabeza solo pensaba en la fabada y en el cachopo así que nos pusimos en materia.

La verdad que se portaron porque estaban a punto de cerrar la cocina y nos dieron de comer, las maneras del camarero en un primer momento no fueron las mejores pero después resulto ser un tipo muy amable y gracioso.

Nos trajeron la fabada, el plato estaba bien, a mi en estos casos me gusta que me traigan el perolo y me lo pongan en el momento pero bueno, no estaba mal el plato.

Fabada asturiana camping de Troenzo

La fabada estaba bien, las fabes bien cocidas y acompañadas por su chorizo, tocino y morcilla asturiana, el único pero es que no estaba caliente, estaba “para comer”, no es algo que me importe mucho y menos cuando nos han atendido sobre la bocina pero si un detalle a mejorar.

Después de la fabada llego el cachopo, debo decir que después del verano de cachopos que me he pegado (comí uno en el dorado, dos donde el indurain, uno en el restaurante María Elena…) me decepciono un poco pero claro, no puedes comparar un cachopo de 15 e unidad con el que incluye el menú del día de un restaurante a 10 € con postre y bebida incluida.

El cachopo de sabor estaba bien, estaba un poco falto de relleno (queso sobre todo) pero estaba bien de sabor.

Cachopo del menú del dia del camping de troenzo

Debo decir que con la fabada, el cachopo y el pudding de leche condensada de postre me quede como un señor, además tuve ocasión de probar el cordero guisado que pidió laura de segundo, estaba correcto, bien guisado aunque un poco insípido.

Cordero guisado camping de troenzo

Este restaurante tiene varios menús y tapitas y muchos me han hablado bien de sus hamburguesas, para el menú de día esta bien, son 10 € todo incluido (en la zona el menú mas barato son sobre los 14 €) y la verdad que llenas el estomago. Para mi seria restaurante de la categoría “bar de currelas”, es decir, un bar en el que por poco comes correcto y sales bien.

 

Chiringuito del Borizu

Los mas guapos de Celorio en el chiringuito de la playa del Borizu (servidor, Kike,Txetxu,Pablete y el gran Goma)

El chiringuito donde pasamos las horas muertas de verano (básicamente el tiempo que no dedicamos a dormir) me ha tenido varias veces como comensal este verano.

En casi todas el menú a sido el mismo, chorizos criollos (4 € el chorizo) y costillas (18 e la costilla).

Cualquier apasionado de las barbacoas acabará mas que contento con los platos (también puedes encargar un chuletón a la brasa, pinchos morunos, pulpo, pollos asados y pizzas) y sobre todo con la vistas que se tienen a la playa del Borizu, eso si, patina en un par de cosas.

Olvídate de tener cubiertos o platos, si eres de los que ponen malas caras a comer con las manos o a no tener un plato en el que apoyas la costilla…mejor ve a otro lado.

Otro punto negro es la escasa iluminación que hay por la noche, no se ve nada si te pones un poco alejado al chiringuito (a5 metros).

El año pasado tenían otro parrillero que ha abierto un restaurante en el pueblo de Poo y a mi particularmente me gustaba mas, las costillas este año tenían mas grasa y eran mas caras y siempre daban platos de plástico, este año de las dos veces que he ido NINGUNA me han dado y he tenido que comer sobre la bandeja de las costillas o sobre servilletas, sino he ido mas este verano ha sido por este detalle.

 

Todos los restaurantes de Celorio estan en la carretera de Celorio a Barro 🙂

 


Ver mapa más grande

Restaurante Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Aprovechando la semana santa y después de ver al Athletic ganar el derby vasco a la real sociedad decidimos juntar a la cuadrilla e ir a comer y tomar unos vinos.
El día comenzó en el casco viejo con unos “potes” por barrenkale y las calles más cercanas ya que la comida (tras una barbacoa fallida) decidimos celebrarla en el batzoki del Casco Viejo de Bilbao.

La comida empezó mal, teníamos reservada una mesa para 10 personas a las 15:15 de la tarde y por un error al apuntar la reserva nos toco esperar una hora en la barra del batzoki. Al menos nos invitaron a un vino, pero vamos…la comida no empezaba muy bien.

Con este retraso de una hora nos sentamos a comer,por la espera nos invitaron a unas cazuelitas de chorizo a la sidra para compartir (una para cada cuatro), el chorizo estaba muy rico y para nada grasiento como suele ocurrir con este tipo de plato.

Parecía que todo iba bien pero ya vimos que los camareros tenían prisa y que nos iban a estar sacando los platos uno tras otro para acabar pronto. Lo que faltaba…nos hacen esperar una hora y encima sacando los platos uno tras otro y lo mas rápido posible.
Si hemos entrado tarde por vuestra culpa, porque NO habéis apuntado bien la hora es problema vuestro, bastante que hemos esperado en lugar de irnos, vamos a pagar 30 € por un menú así que al menos ten la decencia de servir las cosas como dios manda.


El menú eso si, estaba muy rico. Al respecto ninguna queja (salvo el asunto de la piedra que os comentare mas tarde), la comida estaba bien realizada y estaba riquísima, todo en su punto perfecto.

Para comer teníamos para compartir un surtido de ibéricos con pan tumaca, ensalada de queso de cabra y piquillos con piña y vinagreta suave, hojaldre crujiente de mantequilla relleno de setas y hongos.

Estaba todo riquísimo, los ibéricos eran muy buenos, la ensalada estaba rica y la piña le daba un toque muy fresco y el hojaldre era insuperable eso si, a mi amigo Iker le toco una piedra dentro de un hojaldre, si, si, ¡¡¡UNA PIEDRA dentro del plato!!! Y no una chinita, la piedra tendria unos 2 o 3 centímetros de largo y uno o dos de ancho, menos mal que Iker se dio cuenta pronto y no se la tragó.

Lo peor además de encontrar la piedra fue que al decírselo a la camarera nos dice un “si, ya veo que es una piedra” con un tono como de cabreo, ¿¿¿perdona??? Me metes una hora tarde, me sacas los platos casi sin masticar el anterior y encima me metéis una piedra en uno de los platos y…¿¿¿la culpa es mía???

La razón que nos dieron es que al ser hongos de piedra se les colaría alguna, si sois aficionados a los hongos (mi madre en temporada siempre va al monte y trae la cesta llena) sabréis que los hongos hay que lavarlos antes de comerlos y en ese momento se ve bien lo que es hongo, lo que es tierra y obviamente lo que es una piedra, lo que me lleva a pensar que o bien no lavaron los hongos o lo hicieron sin prestar atención.

De segundos platos y ya para cada comensal teníamos entrecote con patatas, muslo de pato asado con cama de pasta fresca, bakalao al pil pil y revuelto de langostinos y champiñones.

Yo probé el bacalao y el pato y debo decir que como los entrantes estaban buenísimos, en lo referente a la comida no tengo ninguna pega ya que estaba todo delicioso y muy bien preparado.

De postre nos ofrecieron un surtido de postre que si fue decepcionante, consistía en un sorbete de champagne y limón acido que era sosísimo y no tenia sabor a nada, mousse de queso fresco y confitura de naranja que estaba rico, tenia un sabor fuerte a queso pero estaba bueno, helado de fresas del bosque y sus coulins que era un helado sin mas y tarta bombón de chocolate sobre dulce de leche que yo esperaba como agua de mayo…y que no dejo de ser un pastelito de chocolate.

De la comida el postre fue lo peor de todo ya que como he dicho tanto los entrantes como el plato fuerte era una delicia.

Lo que no me pareció bien es que cobrándote 30 € el menú de vino te den un cosechero de rioja cuando en casi todo el casco viejo en los menús de fin de semana te añaden una botella de crianza rioja. El vino no estaba malo pero no es lo esperado en un menú especial de fin de semana.

A favor:
En pleno casco viejo, cercano a la plaza nueva, a las 7 calles, a Unamuno…
La comida deliciosa y bien realizada

En contra:
Esperar una hora a pesar de tener reserva
Encontrar una piedra dentro de los hojaldres y el tono con el que contestaron al reclamarles (educadamente por cierto)
Las prisas que tenían después para acabar de trabajar que son comprensibles, pero voy a pagar por comer y quiero comer a gusto y repito, fue un error suyo.

Yo no creo que vuelva a comer en mucho tiempo, fue un cúmulo de cosas, errores…que hizo que saliera (saliéramos) poco contentos con el restaurante. Aunque debo reconocer que sin la espera y la piedra mi opinion del lugar hubiese sido totalmente diferente, esperemos que sea un mal día.

Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Menu fin de semana

C/ Tendería, 17 bajo
Tfno. Reservas: 94.679.22.30

 


Ver mapa más grande