El hombre contra la hamburguesa, Deluxe Bilbao

Hace unos días estábamos haciendo nuestro particular día de chicas en la bodeguilla ( la zona de santutxu) cuando surgió el tema del programa “Crónicas Carnívoras” y las hamburguesas que hacen en un restaurante de Amarillo Texas. A los cinco minutos algunos de los presentes estábamos salivando y nos vimos obligados a quedar un día para ir a comer unas hamburguesas gigantes.

El sitio elegido fue el Restaurante deluxe en Bilbao, un lugar conocido en Bilbao por sus hamburguesas gigantes, entre estas hamburguesas podemos encontrar las llamadas catedrales, hamburguesas de hasta 4 kilos para las personas con mas hambre (estas catedrales cuestan desde 45 € la normal hasta los 65 de la doble, eso si, la doble son 4 kilos de carne, ¿¿algún valiente??).

Como paso previo a la cena quedamos en la calle ledesma para tomar unos potes, para no tener perdida quedamos en el mismo bar ledesma, un bar que siempre ha sido de paso obligatorio cuando quedamos el club de la sed impía, ¿¿la razón?? La mejor razón de todas, hasta hace poco tenia un póster de Julen Guerrero y no veíamos un lugar mejor en el que beber que uno en el que la perla vigila todos nuestros pasos. Hay que decir que el bar lo han remodelado y desde entonces ha perdido todo el glamour que le daba el póster de Julen, aunque en defensa del bar ledesma diremos que lo han sustituido por una foto firmada del santutxiano ilustre Ibai Gomez, fino extremo bilbaíno del Athletic que desborda calidad en cada acción (aunque en la cuadrilla somos muchos los que decimos que el gran Mitxelo era mejor 😉 )

Tras unos potes en Ledesma y visitar el Ein Prosit para tomar una cerveza de trigo nos fuimos al Deluxe, nada mas llegar vimos que había un montón de gente y que nos tocaría esperar, esto nos lo podíamos haber ahorrado ya que intentamos reservar una mesa la noche anterior sin éxito, no se porque extraña razón no reservan mesas si la hora de la reserva es anterior a las 23 horas. Viendo que teníamos unas 4 mesas delante nuestro nos hicimos fuertes en la barra y nos tomamos unas cervezas mientras hacíamos hambre.

Tras una espera de unos 45 minutos nos toco el turno de cenar, los que no seáis muy observadores deberéis saber que no van a venir a servirte en la mesa, debes ir a una caja que hay al final de la barra y ahí solicitar lo que desees cenar, después de pedir y pagar deberás esperar a que suene la bocina y la pantalla muestre tu numero y acercarte a una ventana de la cocina a recoger la comanda, un sistema muy útil para el restaurante pero que a mi se me antoja muy cutre, vale que te ahorras personal y agilizas el servicio pero pierdes mucha imagen y publico, eso si, viendo las colas que había parece que les va bien así.

Eramos cinco personas a cenar así que pedimos 4 hamburguesas deluxe dobles y dos raciones de patatas (una ali oli y otra de queso y bacón).

Empezare por lo mas fácil, las patatas.

Las patatas no son nada del otro mundo, una ración mas o menos grande pero caras para la cantidad y calidad que daban, el ali oli no era nada del otro mundo y las patatas de queso y bacón eran de risa, la salsa insípida y el bacón desaparecido en combate, si vais a pedir patatas pedir estas ultimas que se suponen que son típicas del local aunque lo dicho, no esperéis que sean la “re hostia”. El precio de las patatas ali oli es de 5 € y el de las patatas deluxe de 6€, por ese precio en cualquier hamburguesería, pollería o restaurante te ponen dos raciones de patatas como dios manda.

patatas deluxe henao bilbao

El plato estrella de la noche llego casi a la vez que las patatas, las hamburguesas deluxe dobles, la hamburguesa esta formada por Doble de carne, Jamón, lechuga, huevo, queso, bacón, pepinillo, tomate, cebolla, mayonesa y pan mucho pan.

Lo primero que os diré es que al ver la hamburguesa se ve que se cumple lo que se promete: una hamburguesa muy grande, aunque también diré  que era todo pan. Esa misma hamburguesa con menos pan ganaría muchísimo mas pero claro, ya no podríamos venderla como una hamburguesa gigante.

De sabor os diré que aprobaba, no suspendía pero tampoco es para enmarcarla o llevar ala familia para quedar como un señor, he probado miles de hamburguesas de mejor sabor que la hamburguesa deluxe. En la misma zona tenéis el Don Jamón (plaza circular con calle navarra) que por menos dinero te ponen una hamburguesa grande, con doble carne y que le da mil vueltas a la que me comí yo ese día en el deluxe.

Para mi no merece la pena ir a gastarse 12 euros en esta hamburguesa que como os he dicho no pasa de ser una hamburguesa normal con una súper cubierta de pan.

 

Del grupo de personas que fuimos no se puede decir que seamos unas nenazas comienzo pero si se puede decir que no nos acabamos la hamburguesa, yo deje un cuarta parte, Ruben seria una tercera y Asier la mitad aproximadamente. En mi defensa diré que tenia un virus estomacal que hizo que me pasase varios días reclamando el trono de gondor con bastante frecuencia y poca consistencia (a buen entendedor…)

 

Con el estomago lleno y una bolsa con las sobras para el día siguiente (sobras que nos dieron con cara de pocos amigos, coño…ni que no las hubiese pagado!!!!) nos dirigimos a tomar un gin tonic a “la antigua cigarrería” de la zona Diputación.

Nada mas entrar en el bar vimos que el lugar poco tenia que ver con un grupo de santutxutarras como nosotros, un ambiente pijo-senior que ya nos anunciaba lo que nos iba a pasar. Tras pegarnos un poco para llegar a la barra del bar y conseguir que un asiático con pinta de ser el amigo gay de alguna pija de indautxu nos sirviera nos dimos cuenta de lo mucho que echamos de menos los bares del barrio (Como el Arambarri) cuando pisamos el centro de Bilbao. 12,5 € por una mierda de gin tonic g’vine!!! Como para tomarse varios!!!!! Para que os hagáis una idea, una hamburguesa gigante del deluxe cuesta menos que un gin tonic en la antigua cigarrería….

La cara de Ruben en la foto…lo dice todo!!!

Después de que nos robases a mano armada por un cacharro y con el estomago a punto de estallar cogimos un taxi en la antigua plaza de España y nos dirigimos a nuestro pueblo a descansar un poco la tripa.

Como conclusión os diré que el Deluxe si que pone unas hamburguesas grandes pero su calidad desde luego no es la que era (ya lo había visitado con anterioridad y me pareció mucho mejor que esa noche), existen hamburguesas en Bilbao o Basauri con genero bueno, grande y mas barato que el deluxe. Eso si, si os hace gracia llevar a los colegas para ver las catedrales, las hamburguesas de dos pisos…. hacedlo, pero sabed que es mas fama de lo que en verdad es.

Deluxe Bilbao

Calle Henao, 28 – 48009 Bilbao

944 02 90 27


Ver mapa más grande

Restaurante El Campanu en Llanes (Asturias)

El día 4 de agosto es el cumpleaños de mi hermana Nekane y el 8 el de mi madre Tella, por ese motivo y aprovechando que tanto ella como mi madre estaban ya veraneando en el pueblo asturiano de Celorio (Llanes) nos decidimos a acercarnos el fin de semana allí y celebrarlo comiendo en el restaurante “El Campanu”.

El Campanu es el restaurante al que siempre iba con mi madre y mi padre cuando era un poco más joven y delgado y queríamos celebrar algo en Llanes, por ello le guardo muy buen recuerdo y siempre estará entre mis lugares favoritos, por ello cuando decidimos acercarnos a ver a mi ama y hermana no dude en donde debía reservar mesa.

Como teníamos mesa reservada a las 15:00 del sábado y como Llanes siempre esta lleno de turistas que copan y abarrotan las calles y parkings nos acercamos un poco antes de la hora al pueblo, para la causa ya habíamos reclutado un rato antes al gran Jesús de la Cruz García, más conocido mundialmente como el gran Txus que no es de la familia pero como si lo fuese.

Para la comida pedimos tres entrantes a compartir y un plato principal cada uno, todas las veces que habíamos ido a comer al Campanu habías aprendido la lección de pedir poco al ser las raciones bien grandes, esta vez vimos que como todo eso también había cambiado.

Llegó el primer entrante, unas croquetas de queso y huevo cocido que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer, para mi gusto estaban un poco flojas de sabor. Eso si, la bechamel perfecta, muy fina pero lo dicho, flojas de sabor (aunque ya sabéis que soy un enamorado de los sabores fuertes). La ración era la típica docena, no esta mal ya que por su precio (7 €) en la mayoría de los sitios te suelen dar media docena.

Después de las croquetas llegó un fijo en las visitas de mi familia al restaurante, el revuelto de setas y gambas, un revuelto que tal vez está bien para compartir tres personas pero no para 5 que éramos. El plato era muy sabroso tanto que para el resto de comensales estaba salado. Para mi que un restaurante te sirva un plato salado es un error imperdonable, es un error o bien de concentración (no acordarse de si he puesto sal o no) o bien de inexperiencia. Si a mi no me queda un plato salado en casa…¿¿como es posible que le quede a un profesional de la cocina??
Un revuelto que de estar en su punto de sal hubiese sido delicioso no puede pasar del aprobado por ese fallo garrafal. Su precio es de 12 €.

Antes del plato principal llegó el plato de jamón ibérico, un buen plato de jamón cortado a cuchillo y a loncha pequeña que estaba bien sudado y tenía un sabor delicioso. Un entrante perfecto, poco más puedo decir. El plato de jamón sale a 20 € el plato.

Después de los entrantes tocó el momento de los platos estrella, mi hermana, Txus y yo nos decantamos por el San Jacobo (no se porque no le llaman cachopo), mi madre por un Xargo a la plancha y mi novia Laura por unos pimientos rellenos de ternera.

A pesar de haber catado todos los platos que se pidieron para probarlos y dar mi opinión en el blog me centraré en el cachopo que es el plato que yo pedí y que siempre pido cuando voy al Campanu.

Lo primero que debo decir es que es el cachopo más pequeño que he comido nunca comiendo a la carta en Asturias. Hace años el cachopo del Campanu servíaa para comer sin necesidad de tomar un entrante previamente, esta vez de no haber comido nada más me hubiese quedado con hambre. Por los 18 € que cuesta te comes un pedazo cachopo en el bar Borizu de Celorio que no se lo salta un gitano.

Debo decir que me decepciono un poco, para que os hagáis una idea deciros que me comí el mío, un tercio del de mi hermana Nekane, medio pimiento relleno de mi novia Laura y un buen cacho de pescado de mi madre. Eso antes era impensable.
De sabor el cachopo estaba muy rico, tal vez lo único que le puedo achacar es que el queso era muy flojo de sabor, los que siguen mi blog saben que me gustan los sabores fuertes y este queso era muy suave.

Los pimientos rellenos, este plato prometía mucho estéticamente cuando lo sacaron, dos pimientos de considerable tamaño naturales (generalmente siempre ponen de bote) y asados en el propio restaurante. Digo prometían porque sequedó en eso, los pimientos estaban sin pelar, algo que puedo hacer yo en casa, pero no en un restaurante, además el relleno era carne picada así sin más, sin nada de gracia. De sabor estaban muy ricos eso si, pero claro, era pimiento asado con carne, era imposible que estuviese malo. Como dato a mejorar no hubiese estado mal que nos hubiesen indicado que el pimiento tenía algún palillo sujetando los pimientos, porque mi novia casi se lo traga. El precio de los pimientos era de 11 € el plato.

El xargo que comió mi madre estaba muy rico, estaba bien hecho y tenía un gran sabor, me comí una cuarta parte del mismo y debo decir que a pesar de que cuando lo probé estaba ya frío me encanto su sabor. Su precio es de 21 €, si lo vais a probar preguntar el precio antes ya que los pescados frescos varían su precio según el precio de la lonja o el mercado y si no queréis llevaros un disgusto después es mejor que preguntéis, el precio del kilo es de 30 € (o al menos cuando nosotros lo pedimos).

La comida la acompañamos con su pan recién horneado (1€ cada uno), dos botellas de agua (2,50 cada una) y dos botellas de crianza rioja Coto que salió a 11 € por botella. Después de la comida (de la que mi madre y hermana salieron llenas y contentas) tomamos en la terraza del restaurante un escocés (txetxu y yo) y tres cafés para las señoritas que nos acompañaban.

El precio total de la comida ascendió a 168,90 € y en notas generales debo decir que estuvo bien, tal vez soy un poco mas critico con el Campanu porque para mi es un lugar especial al que guardo mucho cariño.
Los platos principales salvo los pimientos que no tenían nada especial eran buenos y muy ricos, la calidad de los ingredientes es excepcional y debo recalcar que la educación y las buenas maneras de la camarera que nos atendió fueron en todo momento magníficas.

Si vais a Llanes de veraneo y queréis daros un homenaje no dudéis en pasaros por el Campanu, seguro que no os decepciona. Si pasáis os agradecería que me dejéis vuestras impresiones.
Tenéis más datos sobre restaurantes en Llanes en otros artículos de mi blog.

Comer en Llanes

Restaurantes en Lanes

llanes

El Campanu
Calle de la Calzada
Llanes
985 40 10 21

Restaurante Wook Asiatico Kokoxili en Barakaldo

Hace unos fines de semana acudí a comer al restaurante kokoxili de Barakaldo, acudí allí muy animado por dos razones fundamentales, que soy un fan de los buffets libres y que varios amigos me habían hablado muy bien del sitio.

Al final nos decidimos a ir un sábado y nos acercamos al restaurante asiático mas conocido de la ciudad barakaldesa. El restaurante es un sitio muy amplio que cuenta con dos secciones, una planta baja muy amplia destinada a los gordos como yo que vamos al buffet libre y una parte alta de carta.

 kokoxili

Mi primera consideración del lugar es que es horrible, hay mas gente que en la cola del paro, además tuve la suerte de que ese día parecía que estaba toda la gente cutre y maleducada de toda la margen izquierda, canis gritonas, viejas maleducadas, cincuentonas que se piensan que son la esteban y gente que no ha visto el jabón en años, vamos, ambiente selecto y agradable, pero vamos, ya sabíamos a donde íbamos.

La comida bueno, la analizare según los platos que comí ese día 🙂

1 Entrantes

entrantes kokoxili

Siempre que voy a un buffet chino me meto un plato de fritanga para hacer base, en este caso me meti para el pecho un plato de croquetas, de nuggets, alitas de pollo, muslo de cangrejos y pechuga de pollo y un pescado rebozado.

¿¿Mi opinión?? sin mas, para llenar el estomago bien, pero vamos, que si son cosas que hay que pagarlas en una ración de bar es para pedir la hoja de reclamaciones.

Lo único el muslito de cangrejo que me apasiona desde pequeño.

 

2 arroz tres delicias y fideos fritos tres delicias

De segundo me tire a la tradición y me puse un plato de arroz y fideos, como todos los plato de un buffet masificado debo decir que no llegaban al aprobado, los fideos estaban pasados y sin gran sabor, el arroz sin mas, no era como comerse un plato de arroz frito del eroski pero no era como para llevar a la familia a comer.

Lo dicho, sin mas. Perfecto para llenar el buche.

 

3 Sushi y Kebab

 sushi

Vi a lo lejos a un chino un poco rollizo preparando sushi y ahí me lancé. Fue lo mejor del menú, me puse a sushi, maki, sasimi y nigiri hasta arriba. Repeti tres veces.

No es un sushi como el que se pueden poner en un japones de carta pero da el pego y debo decir que cumple con creces.

Me desilusiono que no podias ver como lo hacian porque lo tenian ya preparado, pero vamos, que es un menú buffet no un japones de carta con espectaculo.

Después para complementar con la parte chic del sushi me puse un plato de dos tipos de carne kebab para sentirme un poco mas de barrio. La carne sabia como la de cualquier kebab de barrio, buenísima pero frío.

 

4 Pato Pekin

 pato pekin

Ya con el estomago un poco lleno me puse un poco de pato pekin, un plato que me encanta con el ritual de coger la torta, el pato, la salsa y la verdura y enrollarlo, para mi imposible hacerlo con los palillos (me encanta cuando lo hace el chino. delante tuyo).

El pato pekin estaba bien de sabor, eso si, estaba frío y eso hacia que la torta se pegase y que no fuese muy maleable (se hacia un poco masa).

Sin mas el plato del kokoxili, eso si, el pato estaba muy bien asado.

 

5 Wook y plancha

 plancha wook

Para acabar la tarde con algo de dignidad me puse un plato de plancha, los ingredientes elegidos fueron navajas, brocheta de gambas, chipirón y salmón. Todo ello acompañado con el ajito que solo los wooks chinos saben hacer con el pescado.

plancha wook

Con el sushi lo mejor de la comida, de hecho me puse un segundo plato de plancha sumándole unos langostinos al plato anterior.

Lo que no me gusta es que tienen un montón de pescado y marisco y NO lo tienen refrigerado, menos mal que con toda la gente que va circula rápido porque sino..

 plancha wook

Mi visita al restaurante kokoxili creo que sera la ultima que haga, no me apasiono ni la comida ni el ambiente ruidoso y mal educado del local (esto es mas culpa de la gente que del propio restaurante). Mucha gente, mucho ruido, mucho cani y una comida que en verdad no merece la pena salvo que quieras comer a reventar.

 

El menu costo 13,95 por persona y a ellos debemos sumarle una botella de agua de medio litro (2 €) y una coca cola por 2,50 €. De postre me tome un Helado de chocolate con nata.

 

http://www.kokoxily.com/

Avda. La ribera 1A

48903 Barakaldo

9446559933

 

Ver mapa más grande

Receta del arroz basico para el Sushi

Hace mucho que no publico ninguna crónica en el blog, tengo algún restaurante aparcado para analizar y dar mi opinión pero no quiero dejar de lado otra de las secciones de este blog culinario, las recetas de comida que me gustan 😉

Como os he hablado en alguna ocasión soy un apasionado de la comida oriental y cada vez que puedo me pongo delante de los fogones para invitar a mi novia o amigos a un buen plato de sushi o sasimi.

Hoy os voy a traer la receta que suelo hacer yo en casa de sushi , espero que os guste 😉

Ingredientes:

Arroz (500 gramos por cada medio litro de agua)
Mirin (1/4 de vaso)
Sake (1/4 de vaso)
Vinagre (1/4 de vaso)
Sal (1 cucharadita)
Azúcar (4 cucharadas)
Algas Nori
Pescado al gusto

Tipos de Sushi

Imagino que os estaréis preguntando que leches es el mirin, el mirin es un vinagre dulce típico de Japón. En principio en España es difícil encontrarlo en pequeñas superficies pero como ya hemos comentado otras veces hoy en día no hay pueblo o ciudad que no haya sido invadido por pequeños comercios chinos donde encontrar a buen precio los ingredientes de una buena comida japonesa. Si no encontráis el Mirin podéis pasar de él ya que aunque la receta no será fiel al 100% el resultado será notable 😉

Yo para evitar el alto coste del sake (licor de arroz) compro en un pequeño bazar asiático de la calle Hurtado Amezaga un licor de arroz chino que tiene el mismo sabor que el sake y un precio más económico 😉 (Y puedo garantizar que sabe exactamente igual de mal que el sake).

Preparación del arroz, os aconsejo no emplear un arroz de esos vaporizados que no se pasan, la razón s sencilla 😉 el arroz se suelta demasiado y no hay quien pueda hacer un rico nigiri sushi con él 😉

Como primer paso daremos un agua al arroz para quitarle el almidón, una vez que este limpio lo ponemos a cocer 15 minutos a fuego fuerte o 10 a fuego medio, aquí como soláis hacerlo 😉

Mientras el arroz se cuece y mientras lo dejamos reposar un rato hacemos la mezcla de líquidos. Ponemos en un pequeño bol el sake, el mirin, el vinagre, el azúcar y la sal y removemos bien para que quede todo bien mezclado y el azúcar y la sal se disuelvan bien.

Cunado este todo bien mezclado lo añadimos al arroz y lo vamos removiendo poco a poco, es importante que el arroz este aun caliente, no le dejéis enfriar. Cuando tengáis el arroz ya totalmente unido con la mezcla del sake, mirin… lo enfriaremos abanicándolo con un pequeño abanico o revista, tampoco tenéis que estar cual esclavo Numidia tres días abanicando, con que estéis un minuto o dos será suficiente 😀

Después de esto colocamos la hoja del alga nori sobre una esterilla de bambú (makishu) de esas que solemos emplear como manteles individuales (las podéis encontrar en cualquier todo a cien) y comenzamos a colocar el arroz.

Hay que tener cuidado de poner una capa de arroz fina que cubra justo un tercio de la hoja del alga nori, así evitaremos que el arroz se desparrame por los lados y sobre todo, que los mas manazas nos carguemos la receta .

sushi

Después de colocar el arroz colocamos una hilera del pescado o verdura elegida, yo he hecho sushi de atún, perca, mejillones, langostinos, zanahoria, berenjena…lo que os apetezca, si os recomiendo que la verdura la cocinéis un poco antes para que este mas apetitosa y agradable al paladar.

Una vez que tenemos el relleno sobre el alga procedemos a enrollar poco a poco la esterilla, hay que enrollar sobre si misma el alga nori.

Una vez que tengamos el canutillo del alga ya montado solo tenemos que coger un cuchillo afilado y humedecido y cortamos con un grosor de tal manera que no se nos rompa al cortarlo.

Ahora solo tenemos que servirlo en un plato acompañado de salsa de soja, wasabi y jengibre en salmuera.

A favor de esta receta os diré que es económica, sana, rápida y bien rica.

Es económica si encontráis los ingredientes en el típico híper chino, en el que yo compro de Hurtado Amezaga el licor de arroz cuesta 2 euros el litro, el mirin 1 y pico y el wasabi 2 y la verdad es que sirve para muchas cenas de sushi…

Sushi y a disfrutar!!!

Restaurante Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Aprovechando la semana santa y después de ver al Athletic ganar el derby vasco a la real sociedad decidimos juntar a la cuadrilla e ir a comer y tomar unos vinos.
El día comenzó en el casco viejo con unos “potes” por barrenkale y las calles más cercanas ya que la comida (tras una barbacoa fallida) decidimos celebrarla en el batzoki del Casco Viejo de Bilbao.

La comida empezó mal, teníamos reservada una mesa para 10 personas a las 15:15 de la tarde y por un error al apuntar la reserva nos toco esperar una hora en la barra del batzoki. Al menos nos invitaron a un vino, pero vamos…la comida no empezaba muy bien.

Con este retraso de una hora nos sentamos a comer,por la espera nos invitaron a unas cazuelitas de chorizo a la sidra para compartir (una para cada cuatro), el chorizo estaba muy rico y para nada grasiento como suele ocurrir con este tipo de plato.

Parecía que todo iba bien pero ya vimos que los camareros tenían prisa y que nos iban a estar sacando los platos uno tras otro para acabar pronto. Lo que faltaba…nos hacen esperar una hora y encima sacando los platos uno tras otro y lo mas rápido posible.
Si hemos entrado tarde por vuestra culpa, porque NO habéis apuntado bien la hora es problema vuestro, bastante que hemos esperado en lugar de irnos, vamos a pagar 30 € por un menú así que al menos ten la decencia de servir las cosas como dios manda.


El menú eso si, estaba muy rico. Al respecto ninguna queja (salvo el asunto de la piedra que os comentare mas tarde), la comida estaba bien realizada y estaba riquísima, todo en su punto perfecto.

Para comer teníamos para compartir un surtido de ibéricos con pan tumaca, ensalada de queso de cabra y piquillos con piña y vinagreta suave, hojaldre crujiente de mantequilla relleno de setas y hongos.

Estaba todo riquísimo, los ibéricos eran muy buenos, la ensalada estaba rica y la piña le daba un toque muy fresco y el hojaldre era insuperable eso si, a mi amigo Iker le toco una piedra dentro de un hojaldre, si, si, ¡¡¡UNA PIEDRA dentro del plato!!! Y no una chinita, la piedra tendria unos 2 o 3 centímetros de largo y uno o dos de ancho, menos mal que Iker se dio cuenta pronto y no se la tragó.

Lo peor además de encontrar la piedra fue que al decírselo a la camarera nos dice un “si, ya veo que es una piedra” con un tono como de cabreo, ¿¿¿perdona??? Me metes una hora tarde, me sacas los platos casi sin masticar el anterior y encima me metéis una piedra en uno de los platos y…¿¿¿la culpa es mía???

La razón que nos dieron es que al ser hongos de piedra se les colaría alguna, si sois aficionados a los hongos (mi madre en temporada siempre va al monte y trae la cesta llena) sabréis que los hongos hay que lavarlos antes de comerlos y en ese momento se ve bien lo que es hongo, lo que es tierra y obviamente lo que es una piedra, lo que me lleva a pensar que o bien no lavaron los hongos o lo hicieron sin prestar atención.

De segundos platos y ya para cada comensal teníamos entrecote con patatas, muslo de pato asado con cama de pasta fresca, bakalao al pil pil y revuelto de langostinos y champiñones.

Yo probé el bacalao y el pato y debo decir que como los entrantes estaban buenísimos, en lo referente a la comida no tengo ninguna pega ya que estaba todo delicioso y muy bien preparado.

De postre nos ofrecieron un surtido de postre que si fue decepcionante, consistía en un sorbete de champagne y limón acido que era sosísimo y no tenia sabor a nada, mousse de queso fresco y confitura de naranja que estaba rico, tenia un sabor fuerte a queso pero estaba bueno, helado de fresas del bosque y sus coulins que era un helado sin mas y tarta bombón de chocolate sobre dulce de leche que yo esperaba como agua de mayo…y que no dejo de ser un pastelito de chocolate.

De la comida el postre fue lo peor de todo ya que como he dicho tanto los entrantes como el plato fuerte era una delicia.

Lo que no me pareció bien es que cobrándote 30 € el menú de vino te den un cosechero de rioja cuando en casi todo el casco viejo en los menús de fin de semana te añaden una botella de crianza rioja. El vino no estaba malo pero no es lo esperado en un menú especial de fin de semana.

A favor:
En pleno casco viejo, cercano a la plaza nueva, a las 7 calles, a Unamuno…
La comida deliciosa y bien realizada

En contra:
Esperar una hora a pesar de tener reserva
Encontrar una piedra dentro de los hojaldres y el tono con el que contestaron al reclamarles (educadamente por cierto)
Las prisas que tenían después para acabar de trabajar que son comprensibles, pero voy a pagar por comer y quiero comer a gusto y repito, fue un error suyo.

Yo no creo que vuelva a comer en mucho tiempo, fue un cúmulo de cosas, errores…que hizo que saliera (saliéramos) poco contentos con el restaurante. Aunque debo reconocer que sin la espera y la piedra mi opinion del lugar hubiese sido totalmente diferente, esperemos que sea un mal día.

Batzoki del Casco Viejo de Bilbao

Menu fin de semana

C/ Tendería, 17 bajo
Tfno. Reservas: 94.679.22.30

 


Ver mapa más grande

Restaurante Torre Salazar en Portugalete

Hace unos meses compre en groupon un descuento para un codillo en un restaurante de Portugalete, la idea me la dio mi amigo Somoza y como mi novia se ha criado prácticamente en la villa barrillera me pareció una maravillosa idea para sorprenderla.

El restaurante es el Torre Salazar, un restaurante que lleva pocos años abierto y que la verdad es todo un descubrimiento.
Mi amigo Asier López me había hablado del lugar, me dijo que el dueño era un viejo conocido de mi barrio de Santutxu José Luís Neira que ante regentaba un bar frente al Batzoki del mencionado barrio bilbaino. Allí nos encaminamos después de tomar una par de zuritos en la calle Ledesma y tras bajarnos en la parada de metro de Portugalete nos dimos una vuelta por las antes llenas calles de Koskojales y Santa Maria, estas calles antaño eran el centro de encuentro de los jóvenes de la margen izquierda y Bilbao que buscaban fiesta y un par de chavalitas o chavalitos con los que alegrar la vista, ahora es un desierto gracias a la no muy acertada política del ayuntamiento que vio nacer al gran Julen Guerrero.

Tras tomar unos potes nos dirigimos al restaurante, lo primero que llama la atención a parte del propio restaurante que esta en la torre Salazar es que hay que llamar a un timbre, identificarte y decir que vas al restaurante, imagino que este control es debido a que en la torre se expone un pequeño museo de historia de portugalete y querrán que los amigos de lo ajeno no entren, a mi al menos me pareció curioso.

Al entrar nos encontramos un restaurante muy acogedor, con música Jazz muy suave como hilo musical y todo cuidado al detalle pero sin grandes lujos. José Luís, muy atento durante toda la comida, se encarga del comedor y de atender muy cortésmente y con mucha educación a los comensales, a nosotros el trato que nos dio fue excelente.

Antes de empezar la comida y para amenizar la espera nos obsequiaron con un pequeño canapé que estaba delicioso, no acierto muy bien a saber de que era el pudín pero me daba un sabor a huevas que me gusto mucho.

Después y para abrir apetito y esperar al codillo pedimos una ensalada de langostinos y foie, yo no soy muy amigo de las ensaladas ya que me parece un pecado ir a comer a un sitio y pedir una ensalada que por muy buena que este no deja de ser ensalada pero debo decir que la elección de Laura fue muy acertada ya que estaba riquísima. El foie y los langostinos combinaron a la perfección. El coste de la ensalada fue de 14 € y la comimos entre los dos.

Después del plato Light de la noche nos trajeron el codillo, estaba delicioso y en su punto perfecto, la piel tostadita y la carne cocinada y jugosa Es el único codillo que he comido en España que se parece en algo a lo que probamos en NÜremberg, venia acompañado de la típica salsa que acompaña las carnes germanas y unas patatas con un toque a canela que me enamoraron y como no…el mítico e inseparable chucrut 😀 Estaba delicioso, la única pega tal vez, es que para comer seria escaso, para cenar estaba muy bien pero a las 2 de la tarde se me hubiese antojado escaso. Su precio es de 16 € por comensal.

Después del Codillo de Ibérico al estilo Baviera llego el momento del postre, yo no quise nada pero laura pidió un brownie de chocolate casero que tras catar puedo decir que estaba de 10, muy rico y templadito. (5,50 € por postre casero)

Para regar la cena y combinando perfectamente con el codillo pedimos un Crianza rioja Muga, un vino que a mi me gusta mucho y que siempre es una gran elección, su coste fue de 23 € la botella.

El restaurante Torre Salazar debo decir que me gusto mucho, la comida era excelente, el ambiente perfecto y la atención del personal exquisita.

Si queréis dar una sorpresa a vuestra pareja o familia os lo recomiendo, nuestra cena con el pan y los cafés salio 50 € mas el cupón de groupon (que costo 19€, es decir, por 19€ nos dieron una ración de codillo para dos personas), si vais normal el coste hubiese sido de 85 € en lugar de los 69 que nos costo a nosotros, igual puede salirse del presupuesto de muchos para una cena sin mas pero cambiando el vino por agua os ahorráis 20 € de la cuenta 😉

Yo en breve iré de nuevo con unos amigos ya que tenemos un par de vales más y ya os contare 😉

A favor:

Portugalete es una villa con mucho encanto, su proximidad a las arenas con su playa, su cercanía a Santurce y su puerto, su puente colgante…un plan perfecto para pasar el día.

La comida esta deliciosa y se ve calidad en los ingredientes.

El restaurante tiene encanto

Posibilidad de conocer un poco de la historia de Portugalete

 

En contra:

Hay que ir hasta Portu

La cantidad para un glotón como yo puede resultar escasa

Es un restaurante que puede salirse del bolsillo de todos al ir a la carta (aunque esta bien)

 

Restaurante Torre Salazar

Travesía de Lope García Salazar s/n Portugalete

944966585

Carta del restaurante Torre Salazar

Ver mapa más grande

Recientemente he conocido a los compañeros de gastrourdiales, un blog que descubre y de una manera muy buena (para mi gusto) diversos restaurantes de Castro y ciudades de alrededor. He podido ver que han acudido al restaurante Torre Salazar de Portugalete y que a diferencia de mi el trato recibido no ha sido muy bueno.
Os dejo aqui la cronica que han escrito los amigos de gastrourdiales.

Restaurante Indio Agra Mahal en Bilbao

Este sábado nos acercamos desde Basauri al centro de Bilbao a buscar una guía de París, dentro de unos días nos vamos a la ciudad del amor a celebrar el cumpleaños de mi novia y queremos que Paris no tenga ningún tipo de secretos para nosotros.

Tras pasarnos por el Fnac y curiosear un poco los diferentes libros que allí teníamos encontramos una guía de lonely planet que nos gusto mucho y la compramos, ya con el deber cumplido nos encontramos que era medio día, que estábamos en la mejor ciudad del mundo (Bilbao) y que teníamos un montón de tiempo por delante. ¿¿Y que podemos hacer en Bilbao con un montón de horas de por delante?? Esta claro, pasear y tomar pinchos 🙂

Después de pasarnos por los bares que están junto a la diputación de Bizkaia nos dimos un paseíto por uribitarte, pasamos por el puente Calatrava, hicimos una visita a Puppy y sacamos la vigésima foto al museo Guggenheim de Bilbao.


Al acercarnos al puente de Calatrava me acorde de un restaurante indio del que me había hablado Laura muy bien y como la india y pakistaní es una comida que siempre me ha gustado no dude en emplear mis armas de persuasión con mi novia y convencerla para ir a comer allí.

El restaurante indio es el Agra Mahal, este bar que a primera vista tiene un aspecto muy cutre me sorprendió muy mucho. El sitio tiene aspecto de ser el típico kebab de barrio (pero en limpio), no tiene nada cuidada la decoración ni la ambientación pero madre mía…que comida sirven.

Debo reconocer que tras ver el local me entraron serias dudas sobre entrar o no, aunque me hubiesen hablado bien el hecho de tener ese aspecto a kebab y el hecho de tener radio Bilbao como música de fondo no me daba mucha confianza.

Al final nos decidimos y menos mal que lo hicimos, el camarero y encargado del local era la amabilidad personificada, no he visto casi nunca un camarero que se preocupe tanto por los comensales, en todo momento estaba pendiente de los paltos, de si estaba a nuestro gusto, si deseábamos mas cantidad… un 10 para la atención del personal, debo decir que el chico, un indio de Kashemira, me gano al 100%.

Como generalmente en este tipo de restaurantes salgo con hambre pedimos comida de sobra, un entrante a compartir y un plato para cada uno.

Como entrante nos arrancamos con el “palace grill” un combinado de diferentes carnes de pollo y cordero acompañados de cebolla y pimiento verde y rojo. Todas las carnes estaban aderezadas y especiadas con un toque picante que le daba un sabor único.

Yo que odio la cebolla debo reconocer que me la comí a paladas.

Un plato delicioso que nos sirvieron sobre una bandeja de piedra caliente que mantenía el calor de la carne. Un 10 para el plato, sencillo pero madre mía, una autentica delicia.

Ya con este entrante debo admitir que empezaba a sentirme pelin lleno y esque además el plato venia acompañado de un tandori nan (una torta de pan indio) que además de servir para acompañar y empujar la carne sirvió también para llenarnos aun mas.

De segundo y para compartir entre los dos pedimos un plato de cordero vindaloo y otro de pollo tika masala. Ambos platos venían acompañados de una fuente de arroz basmati que mezclado con las diferentes salsas de los platos se convertía en un autentico majar.

 

El cordero vindaloo es una receta típica de la isla de goa y consiste en carne de cordero troceada y acompañada de patata asada y una salsa muy picante.
El sabor era único, yo que soy un amante del cordero y del picante, salí encantado con el plato pero mi novia laura tuvo que beber agua en mas de una ocasión para poder pasar el picante.

 

El pollo tika masala debo decir simplemente que me enamoró, venia una buena ración de pollo acompañada de esta típica salsa inda, la salsa que venia muy espesa tenia un gran sabor y como ya he dicho combinada con el basmati era una delicia.

El truco de esta receta viene del toque de garam masala que le añaden, una mezcla de especias que es muy popular en la india (una mezcla de canela, clavo, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo)

Acompañamos los platos con un tandori nan de ajo y perejil que nos vino de perlas para untar la salsa que habíamos dejado.

Los precios de los platos fueron los siguiente palace grill 10 €, cordero vindaloo 8,50 €, pollo tika masala 9 € y el tandori nan de ajo y perejil 3 €, todo lo acompañamos con una botella de agua de litro por 2,80 €.

Los que habéis seguido algún articulo de mi blog sabéis que algo de lo que siempre me quejo es de la cantidad que me ponen en los restaurantes, pues bien aquí no tome postre de lo lleno que estaba.

De hecho le di mi enhorabuena al encargado por la calidad de los platos y por la cantidad de comida que nos habían puesto.

Nos salio por 38 € los dos pero disfrute por esos 19 € como en pocos sitios.

Os recomiendo 100% el restaurante ya que aunque el lugar engañe la comida es una delicia y una autentica pasada.

Además, para aquellos que estén de paso por Bilbao o de turismo este restaurante esta a 10 minutos del Museo Guggenheim de Bilbao.


 

A favor:
Una comida deliciosa
Platos contundentes, de las pocas veces que he salido lleno de un restaurante (y sin postre!!!)
Buena relación calidad / precio
Una ubicación muy buena, junto al campo volantin,a 10 minutos del Guggenheim y a pocos metros del funicular de artxanda
El trato de los encargados del restaurante, un 10 para ellos.

En contra:
La ambientación del lugar, parecía más un kebab de barrio que un restaurante indio
Amenizar la comida con la música salsa de Radio Nervion.

Agra Mahal
Castaños 8
944465466
662190533


Ver mapa más grande