Restaurante Las Olas en Santander

Este domingo, después de pasar una noche de sábado muy agradable con unos amigos de Madrid y Santander, mi amigo Pablo me llevo al restaurante “Las Olas”. Un restaurante que esta en un enclave perfecto, frente a la playa y con vistas al mar.

Pablo, Oscar, Laura y Chelo

El día era un típico día cantábrico, la lluvia caía suave pero constante y las olas rompían sin cesar contra las rocas mientras la estatua del pescador se mantenía firme resistiendo el envite de estas. Un día perfecto para rematarlo con una comida excepcional.

Mi amigo Pablo nos había hablado de este restaurante diciendo que el pescado era acojonante y que la paella era la mejor paella de toda España. Y a pesar de que mi amigo Oscar “el madrileño” refunfuñase por ir a un restaurante tan ligado a la mar y no poderse llevar un pescado de roca a la boca hicimos caso al anfitrión y nos pedimos una paella de marisco.

Pero como no solo de paella vive el hombre y tras tomar unas cañitas nos decidimos por abrir apetito con una ensalada mixta ( 9€), tabla de pulpo a la gallega (14 €), unas rabas (8 €) y unas croquetas caseras de carne ( 6€).

El pulpo estaba delicioso, tierno, bien cocinado y el toque justo de pimentón y sal. En pocas palabras, estaba perfecto, mi señora que le copio asco al pulpo en un viaje a Vigo (la mezcla de albariño y pulpo puede ser letal a veces) se decidió a probarlo y dio su bendición al primo lejano del Pulpo Paul que nos estábamos metiendo entre pecho y espalda.
Pulpo a la Gallega

Las croquetas estaban también deliciosas, me encanto su forma irregular y pequeña ya que sin duda es un indicador de que eran caseras a más no poder y del sabor…que puedo decir del sabor…nada que no me haga la boca agua. Vale que las croquetas son una de mis debilidades pero es que estaban riquísimas…solo comparables a las croquetas de mi señora madre y las del bar ziaboga del casco viejo bilbaíno 🙂

De las rabas y la ensalada a pesar de que estaban buenas no daré más datos porque no dejan de ser eso…rabas y ensalada 

Ya con la tripa algo llena y con la alegría que nos iba dando el cresta rosa (8 € la botella) que habíamos pedido para acompañar el arroz y los entrantes llego la paella de marisco.

No se si será la mejor paella de España (11 € por persona) como decía mi amigo Pablo pero la paella estaba de muerte.
Un 10 en sabor y en acompañamiento (y no me refiero a mis amigos…que también). La Paella venia con su cigalita por cabeza, sus gambitas, chirlitas, mejillones…una delicia.

Paella de Marisco

Para los mas quisquillosos lo único que se puede decir es que el arroz no estaba muy suelto pero bueno…no le doy mas importancia porque la presentación, sabor y demás eran perfectos.
Además (y como muestra de que se come muy bien) el restaurante estaba hasta la bandera, lo que dificulta la elaboración de los platos sin duda.

Después de la paella toco el turno de los postres, Pablo y yo, por un problema de alcoholismo que no viene al caso, nos tomamos un valenciano (4,50 €) pero pude catar la tarta de queso (casera, 3,50 €) de mi amigo Oscar y el “cactus de membrillo” (3,50 €) que pidió Laura. Estaba todo riquísimo la verdad, aunque para mi gusto el “cactus de membrillo” era extremadamente dulce y tenia un toque acido que puede que no guste a todos.

Para rematar la faena dejare dos apuntes, nos invitaron a los cafés y a las copas que no eran moco de pavo (3 cremas de orujo, 1 orujo de hierbas y cuatro cafés) y el servicio era excelente, todos muy agradables y simpáticos. (Mi amigo Oscar llego a insinuar que el restaurante hacia un casting de camareras…porque todas le parecían guapas)

Puntuación que le doy al restaurante: un 10 sin lugar a dudas, por 129 € comimos los 5 como reyes.

Lo mejor: La calidad de los ingredientes y el sabor de lo platos, si juntas esto y lo pones frente a un mar embravecido y lo sumas a una buena compañía…
Yo desde luego volveré a probar los pescados y la parrillada de marisco.

Lo peor: que hay que ir en coche, pero merece la pena, además si vas en verano puedes pasar el día en la playa y después ir a comer…

Restaurante Las Olas
Dirección Barrio corbanera 89
Teléfono 942342027
Santander

Ver mapa más grande

Comida asiatica en Bilbao, restaurante Asia Chic

Últimamente me ha dado por la comida asiática, pero no por la comida del típico chino de rollito de primavera y pollo con almendras, por la comida asiática de un poco más de nivel.

Si eres como yo y te gusta mucho la comida japonesa pero te echa para atrás el alto precio que suelen tener estos restaurantes te recomiendo acudir al restaurante asiatico Asia Chic en la calle Ledesma.

Allí fui con mi señora hace un par de meses y como siempre me quede más que satisfecho 🙂

Para empezar cuando hemos ido hemos pedido un surtido de Sushi (15 €) por ese precio te ponen un surtido de varios tipos de sushi que también puedes encontrar por separado por solo 5 € el plato.

Como entrante nos decidimos también por un plato de Nigiri sushi (finos filetes de pescado variado con algas y una cama de arroz) que esta delicioso, se me hace la boca agua de tan solo recordar el arroz y el salmón mojados en la salsa de soja y el wasabi… el plato nos sale por 11 €.

La verdad que estos platos son los mas caros que solemos pedir ya que en total te salen por 26 € y no son platos que te llenen por si solos aunque acompañados por un plato final te quedas a gusto.

Nosotros como somos dos gordos pedimos dos platos mas, mi señora el plato de fideos de soja acompañados por gambas, carne y curry (7,50 €) y yo pollo Sze Chuan , un pollo picante que es una delicia, si voy al restaurante es muchas veces solo por este plato, eso si os aviso, es MUY PICANTE!!!! Pero esta riquísimo, su precio es de 8,50 €.

Con esta cena salís llenos, yo os recomendaría prescindir de uno de los entrantes o uno de los platos fuertes porque estos últimos son platos muy majetones.

De postre y como culminación de una cena exquisita, arroz relleno de sésamo negro al vapor, un postre que fue todo un descubrimiento y que esta delicioso. Lo acompañan con una pequeña macedonia que le da el contrapunto dulzón al postre, si vais no podéis dejar de probarlo que no os va a decepcionar. (4,75 cada ración)

La cena la regamos con un vino rosado espumoso (Mateus) que cuesta 9,75 € y que la verdad que con el pollo picante vino de perlas 😀

El total de la cena ascendió a 61,25 €, igual no esta al alcance de todos para una cena informal pero merece la pena por la comida, por el trato y por el servicio que te prestan. Y además si prescindes de un entrante se te queda en 50 que ya esta algo mejor 😉

Lo recomiendo totalmente 😉

Asia Chic
Ledesma 30
(Junto al metro de Abando por la salida de Berastegui)
94 423 11 86
l

Ver mapa más grande

Receta de la Tarta de Espinacas

Hoy voy a compartir con vosotros una receta que ha pasado de generación en generación en mi familia desde hace un par de años que la descubrí, la receta de la tarta de espinacas.

Se que el nombre no es muy seductor y que muchos dirán “tarta y espinacas no pueden estar en la misma frase”, pero si, es una receta y muy rica la verdad.

La receta esta especialmente pensada para los que son reacios a comer verdura y pescado ya que enmascaremos espinacas, anchoas y atún en una receta que desde luego no es lo que parece y que tiene un sabor único (adelantamos ya que ni sabe a espinacas, ni a atún, ni a anchoas)

Ingredientes:

1 pieza de hojaldre
400 gramos de espinacas
1 lata de anchoas
1 lata de atún
2 tranchetes.

Para empezar si el hojaldre es congelado tendremos que descongelarlo y amasarlo, yo suelo emplear los hojaldres congelados del eroski ya que tienen la medida perfecta y se hacen muy fácil, una vez que hayamos realizado esto tendremos que meterle en el horno durante unos15 minutos a 200 grados para que se vaya levantando y dorando. (Darle un ojo de vez en cuando para que no se queme)

De mientras en un plato trocearemos y desmigaremos el atún y las anchoas y los dejaremos apartados con los tranchetes.

Ponemos a cocer las espinacas, yo aquí empleo un truco, compro espinacas congeladas de la marca frudesa que vienen en bloques cuadrados de 400 gramos y lo meto al micro hondas a máxima potencia durante dos minutos, en ese tiempo las espinacas se cuecen perfectamente con el agua del deshielo 😉

Una vez cocidas las escurrimos y mezclamos con los tranchetes, es importante hacerlo según las hayamos cocido ya que el calor de las espinacas hará que se derrita el queso mas fácilmente y se hará que se esparza mejor, una vez hecho esto mezclaremos la masa con las anchoas y el atún (ya cortados y desmigados) procurando que todo quede bien mezclado.

Cuando el hojaldre se haya levantado y este dorado lo sacamos y ponemos con cuidado la mezcla de la espinaca, el pescado y el queso sobre el hojaldre intentando que cubra toda la masa, tened mucho cuidado y dejar a salvo los bordes ya que los emplearemos para comer (como si fuese una pizza).

Tras esto, lo metemos al horno otros 10 minutos y ale, ya esta una receta bien rica, nutritiva y sobre todo barata ya que nos cuesta un par de euros el realizarla y da para comer una persona o servir de primer plato para dos.

Para que os sirva de medida yo suelo poner una para cenar dos personas, si es para comer os recomiendo poner algo de segundo.

Si sois desconfiados y no creéis que la receta esta riquísima, probad a hacerla un día y ya me diréis, yo con gente bastante reacia a comer anchoas y atún he pasado el examen 😉

Que aproveche