Hamburguesería Pintxame en Santutxu

Tras unos cuantos meses sin pasarnos por aquí nos hemos decidido a retomar el blog para dejaros una de nuestras últimas visitas a un restaurante de Bilbao. Hace unos días celebre mi cumpleaños con mi familia, era mi 35 cumpleaños y aunque contábamos con alguna ausencia nos decidimos a acercarnos a una hamburguesería del barrio bilbaíno de Santutxu, el pintxame de la calle Juan de la cosa.

Este bar que lleva un par de años en el barrio se encuentra donde antes se ubicaba el mítico bar obelix, eso sí, el bar gracias a dios ha sufrido una pequeña reforma que le da un toque mucho más luminosos y porque no decirlo, mas higiénico que su predecesor.

Como ya habíamos ido a comer en otra ocasión al Pintxame Burger ya sabía que me iba a comer y es que si acudes a esta hamburguesería de santutxu y pruebas la hamburguesa pintxame star ya no te saldrás del patrón y una y otra vez pedirás esta hamburguesa.

Para empezar diremos que según reza un cartel del local toda la carne de sus hamburguesas es de buey 100% y la verdad que si es cierto que se nota una calidad en la carne de estas hamburguesas que no se encuentra en otras hamburgueserías quizás más conocidas de Bilbao.

Mi elección como os he indicado fue clara, la pintxame star una hamburguesa formada por todo un dream team: Buey con boletus y foie, lechuga, bacón, cebolla confitada y una cucharada de salsa de boletus.

pintxame star burguer santutxu debuencomer

Lo primero que diré a parte de que la carne está muy buena y sabe a carne es que cuando juntas en un mismo bocado el foie, la carne y el boletus ya no quieres paladear otra cosa, se forma una conjunción de sabores que a mí me dejo encantado. A estos ingredientes se unen dos lonchas de beicon como dios manda, gorditas y largas sin ese “te pongo una locha de beicon porque te la tengo que poner” de muchos sitios.

La hamburguesa viene acompañada por unas patatas que en mi caso se me hicieron un poco escasas.

Junto a la hamburguesa pedimos una ración de croquetas, 8 croquetas de diferentes sabores de las cuales tuve la fortuna de catar la de txipiron, queso y jamón. Aunque las tres estaban muy buenas causaron cierta confrontación en la mesa, mi madre que como toda buena amatxu defendía que las suyas estaba mucho mejor y mi hija de 1 año que cacho de croqueta que le ponías en la mesa cacho que devoraba. Dos generaciones y dos maneras de enfrentarse a la croqueta.

croquetas pintxame burguer santutxu debuencomer

Junto a las croquetas tuve la ocasión de probar la hamburguesa asturiana de mi mujer, a mi es una hamburguesa que no me llama nada según la veo en la carta y que la verdad que si no la llega a pedir Laura imagino que no hubiese probado en la vida. Los ingredientes son Buey con cabrales, crema de orujo, lechuga, salsa de nueces y unos trozos de nuez.

Aquí diré lo de siempre, pedir una comida con cabrales es tirar una moneda al aire y ver que sale. Puede ser un cabrales fuerte que te quite el sabor al resto del plato o un cabrales más suave que de sabor y no tome todo el protagonismo. En esta ocasión se dio la primera opción, en cuanto llegas a un cacho de carne con cabrales se jode la hamburguesa y todo pasa a saber a cabrales. A esto se unen los cachos de nuez que para mí no pintan nada en la hamburguesa, pero para gustos los colores.

El coste de las hamburguesas no es para nada excesivo, la pintxame star cuesta 6,50, la burguer asturiana 6,10 y las croquetas 8. Unos precios que hacen que la comida te salga para dos entre 20-30 € en función de lo que quieras beber o si quieres postre, a mi me salió 48 € cogiendo 4 hamburguesas, una de croquetas y varias cervezas y coca colas.

La calidad de la carne en mi opinión es bastante buena y las hamburguesas que nos ofrece el Pintxame Burguer de Santutxu son bastante originales y se salen del típico tomate, beicon y huevo de toda la vida. Eso sí, hay un pequeño detalle que me deja algo mosca, después del cumpleaños pedimos hamburguesas a domicilio al Pintxame Burguer, pues bien, me tire toda la noche con dolor de estomago y acudiendo a reclamar el trono de Gondor con cierta asiduidad, tras llegar al trabajo se lo comento a mi hermana y me dice que a ella le paso el fin de semana anterior tras pedir también ese día hamburguesas al Pintxame Burguer.

Yo no note nada raro en los sabores y la hamburguesa me supo a gloria, pero es muy raro que dos personas se pongan mal del estomago tras comer en el mismo sitio en dos fines de semana diferentes, yo he acudido en 3 ocasiones y solo me ha pasado una vez.

ACTUALIZACIÓN: Hemos actualizado nuestra opinión sobre la Hamburguesería Pintxame de Santutxu en un nuevo post que podéis leer aquí.

C/ Juan de la Cosa 7
48004 Bilbao

944112651 – 630940144

Parrillada de Marisco y Chuletón en el Restaurante Asador Arraiz en Bilbao.

Hace unos meses encontré un cupón de descuento en una vez de promociones para un menú de parrillada de marisco y chuletón para dos personas en el asador Arraiz de Bilbao. Así que con la excusa de celebrar el cumpleaños de Laura y nuestro aniversario nos acercamos a darnos un homenaje como dios manda.

El cupón tenía un coste de 79 € e incluía el siguiente menú:

Para compartir:

  • Pulpo a la Gallega
  • Mariscada (2 Nécoras, 2 Cigalas, 6 Langostinos, 6 Gambas, Almejas, Navajas)

y  de segundo para elegir:

  • Langosta a la plancha.
  • Txuletón de Kg a la parrilla con patatas fritas y pimientos.
  • Lubina a la parrilla con guarnición y refrito bilbaína.
  • Sapito a la parrilla con guarnición y refrito bilbaína.

El precio incluía también postre casero y botella de vino a elegir entre lambrusco, crianza o albariño.

asador_arraiz_vistas
Vistas del monte arraiz

Empezaremos a desgranar lo que nos pareció cada uno de los platos,

Pulpo a la gallega:

El pulpo nos lo trajeron como primer plato y diremos que fue una ración correcta en cantidad, de sabor diremos que el pulpo estaba muy bien cocido, con un sabor muy rico y el toque justo y necesario de sal y pimentón. Se acompañaba de los típicos cachelos que debo decir que habían absorbido sabor al pulpo y estaban deliciosos.

Muy rico el pulpo del asador Arraiz.

asador_arraiz_pulpo

Mariscada:

La mariscada incluía los siguientes mariscos a la plancha

2 Nécoras, 2 Cigalas, 6 Langostinos, 6 Gambas, Almejas, Navajas.

La mariscada estaba bien de cantidad y bien de sabor, lo único que le puedo echar en cara a al marisco es que la plancha estaba demasiado aceitosa, las almejas, navajas…estaban acompañadas de una salsa de aceite, perejil, ajo y sal que para mi gusto resultaba muy aceitosa pero de sabor estaba toda deliciosa.

asador_arraiz_parrillada_marisco_1

Chuletón de buey:

No había dudas de que íbamos a elegir para comer, creo que hasta la gente que estaba al rededor nuestro y que no nos conocían tenían claro que íbamos a elegir el chuletón de buey.

El chuletón lo presentaron como debe ser, en un plato, troceado y con una piedra calentada con un mechero de gas para hacerla al gusto. Hasta aquí todo perfecto pero como he dicho “hasta aquí”.

A mi el chuletón me sabia raro, me sabia como a cecina rancia, por un momento pensé que se debía a que el chuletón estaba en mal estado o demasiado pasado (y no me refiero al hacerse) pero Laura me dijo varias veces que a ella no le sabia raro y seguí comiendo achacándolo al sabor que me había dejado el marisco en la boca (cosa esta que no me ha pasado este fin de semana al comer unos langostinos y después un chuletón en casa).

Chuleton asador arraiz

Sea por lo que sea el chuletón no me gusto y no lo disfrute así que una vez que lo acabamos y sin ganas de roer el hueso de la chuleta pedimos dos postres para quitarnos el mal sabor de boca.

Una pantxineta para mi y una tarta de queso para Laura, la pantxineta tenia un poco seco el hojaldre pero estaba buena. Para acompañar los postres tomamos unos cafés.

Tras esto y aun con hueco en el estomago nos despedimos del Asador Arraiz con la sensación de que podía haber estado mejor. Tal vez si el chuletón me hubiese sabido mejor la opinión seria diferente y es que hasta ese momento todo había estado bien, buen trato de los empleados del local, comida rica, un buen día de “pre verano” en la terracita del asador, un lambrusco fresquito y una buena razón para celebrar…

Lambrusco asador arraiz

Asador Arraiz
Camino de Arráiz, 116
48002 Bilbao, Vizcaya
944 43 19 19


Ver mapa más grande

The Hard Rock Cafe Marbella, el hombre contra la hamburguesa 2

A finales de Septiembre pude pasar unos días de vacaciones en el pueblo malagueño de Marbella, todos los años pasamos una semana o dos en este pueblecito y dedicamos esos días a lo que mejor sabemos hacer, descansar y comer.

Son muchos los sitios que tenéis en Marbella y alrededores para disfrutar de uno de esos platitos que durante el año no se pueden disfrutar y que solo en Andalucia saben preparar con tanto arte.

Las berenjenas fritas con miel de caña de “la niña del pisto”, el adobo que preparan en la pesquera que esta cerca de la plaza de los naranjos, las tapas de morcilla de la venencia de los olivos, las tapas de quesos y embutidos de “la bodeguilla del callejón”…

Con todos los sitios que hay en Marbella, Mijas, San Pedro de Alcántara…. tuvo que ser un local “guiri” y totalmente franquiciado el que me robo el estomago y hace que salive como un perro de paulov cada vez que me acuerdo de aquel día, el Hard Rock Café de Puerto Banús.

hard rock cafe marbella

Ya había visitado alguna vez otros Hard Rock Café para tomar una cerveza y poco mas pero esta vez fue la primera que me acerque a comer algo y debo decir que no solo repetiré sino que me haré un asiduo cada vez que vuelva a pisar la costa del sol.

Laura había visto un día de pasada la entrada del Hard Rock Café y me propuso acercarnos un día a comer y ver que tal estaba, no la costo mucho convencerme y es que si habéis visto un poco mi blog no se decir que no a una hamburguesa. Tras pasar el día viendo tiendas caras, yates y ferraris de gente que esta podrida de dinero y tras sacar mas de 30 fotos de los paisajes, playas y demás nos acercamos al Hard Rock Café de Marbella.

Lo primero que llama la atención es el local, en su pagina web dicen lo siguiente “Diseñado para reflejar la influencia del Mar Mediterráneo en la vida en Marbella”, pues no se que influencia habrán visto del mar en Marbella porque el local para ser un Hard Rock Café y estar en puerto Banús se hace pelin cutre. Un espacio cuadrado con muchas mesas (entran 300 comensales) y sin ese aire especial que tienen los Hard Rock Café. Además todo el personal es yanqui, esto esta bien por que te traslada a los USA y le da un encanto al local pero a mi que quieres que te diga, me gustan los locales que se preocupan por la zona donde están y que dan trabajo a los lugareños.

 

En lo importante os diré que el trato que nos dieron fue exquisito, amabilidad, sonrisas y buenas maneras por doquier, una gran profesionalidad en los camareros que acompaño a una gran comida.

Ya que era nuestra primera vez pedimos un Jumbo combo, un entrante que esta pensado para compartir (pensado además para tres personas a tenor de las cantidades que ponían, siempre múltiplos de tres) que incluye todos los entrantes de la carta.

jumbo combo hard rock cafe marbella

Ellos mismos lo definen así:

Un arsenal delicioso de nuestros entrantes más populares que es lo suficientemente grande para compartir. Incluye Santa Fe Spring Rolls, Hickory Smoked Chicken Wings, aros de cebolla, cáscaras de patata y Tupelo Chicken Tenders. Servido con cuatro salsas diferentes para mezclar y combinar.

A cada cual de los entrantes estaba mas bueno, indescriptible el carnaval de sabores que tenia en ese momento en la boca, una pasada.

 

Santa Fe Spring Rolls

Rellenos de espinacas, frijoles negros, cilantro, maíz, chiles jalapeños, pimientos rojos en cubitos y queso Jack. Se sirve con salsa fresca hecha en casa y guacamole Hard Rock y aderezo Ranch Chipotle.

Estos rollitos estaban deliciosos, el cilantro, los jalapeños y hasta las espinacas le daban un sabor increíble, era una mezcla nueva para mi y me encanto.

 

Hickory Smoked Chicken Wings

Alas colosales, ahumado en nuestro fumador de madera dura. Pídales estilo Buffalo o a la parrilla con su elección de Classic Rock, Heavy Metal, picante o salsa Bar-B-Que. Servido con palitos de apio y aderezo de queso azul.

Alitas ahumadas al estilo americano, se sirven normales, picantes y muy picantes. Nosotros pedimos picantes porque la camarera nos advirtió que picaban mucho y debo decir que no mentía, un sabor riquisimo el de estas alitas aunque si soy sincero debo decir que la salsa picante era lo que le daba su sabor y el pollo ahumado no se distinguía muy bien. Para amantes del picante como soy yo es un plato súper recomendado.

 

Potato Skins

Grandes conchas de papa frita, marrón dorado, lleno de quesos Jack y Cheddar, bacón crujiente y cebollas verdes. Se sirve con una guarnición de crema agria para mojar.

Increíble, quien pudiera pensar que unas peladuras de patatas al horno podían estar tan buenas. Vale, tiene trampa, son peladuras rellenas de bacón ,queso y cebolla. Buuuufffffff im presionante que diría Jesulin de Ubrique.

 

Tupelo Chicken Tenders

Deshuesados, condimentados y de pollo empanado, servido con Bar-B-Que mostaza con miel y nuez dura salsas aparte o son arrojadas en nuestro Classic Rock, Heavy metal, o picante salsas Bar-B-Que. Servido con palitos de apio y aderezo de queso azul.

Los tenders de pollo estaban ricos también, tal vez el entrante mas típico y que mas podemos ver en España. Tan solo decir que el especiado que tenia el pollo antes del rebozado le daba un sabor muy rico y con mucha personalidad. A pesar de ser el mas flojo de los entrantes (para mi gusto) me comería 5 raciones de ellos ahora mismo.

 

Un espectáculo de entrantes el jumbo Combo, totalmente recomendado si vais un grupo a comer al Hard Rock Café.

 

jumbo combo hard rock cafe marbella 2

Después del Jumbo Combo mi novia Laura no pidió nada mas porque ya estaba llena, yo como soy todo un chicarrón de Bilbao me pedí como no podía ser de otra manera la legendaria hamburguesa de 10 onzas (Legendary 10 oz. Burger )

Debo decir que cuando vi el nombre de la hamburguesa dije para mi “vaya flipados que son estos yankis, hasta para una hamburguesa se pasan”, hay ikercito de mi vida, que equivocado estabas!!!! Esa hamburguesa merece el nombre de legendaria con todas las de la ley.

La hamburguesa en si no tiene mucho misterio un trozo de carne de 10 onzas (283,50 gramos) cubierto con bacón, dos rebanadas de queso Cheddar, un anillo de cebolla frita crujiente, lechuga, tomate y pepinillos. Eso si, acompañado todo con patatas y ensalada por si te quedas con hambre.

Lo que le confiere ese sabor que no he encontrado en ninguna hamburguesería de España hasta ahora es el modo en el que preparan la carne. El troto de carne de ternera se coloca a la parrilla con el queso encima y se tapa con un cazo metalizo, la razón de esto es para que se hagan a la parrilla pero también al vapor y la carne en lugar de quedarse seca se cocine guardando el sabor característico de la parrilla pero también todo el jugo y sabor de la carne y creerme…esta increíble!!!! Yo he preparado así alguna en casa (a la plancha y con el queso, tazón…) y también se nota mejoría en la hamburguesa.

hamburguesa 10oz hard rock cafe marbella

Para mi y hasta ahora es la mejor hamburguesa que he probado y puedo asegurar (y mis 100 kilos así lo atestiguan) que he comido muchas hamburguesas. Me quede con ganas de probar la hamburguesa tejana, pero eso será en otra ocasión que me acerque por Marbella.

hamburguesa legendaria 10oz hard rock cafe marbella 2

Después del Jumbo Combo y de la legendaria hamburguesas de 10 onzas del Hard Rock Café solo nos faltaba probar el postre típico y mítico de esta franquicia estadounidense, el Hot Fudge Brownie

brownie hard rock cafe marbella

Este postre esta compuesto por helado de vainilla y chocolate caliente en un Brownie , cubierto con nueces picadas, virutas de chocolate, crema batida y una cereza. Pedimos uno para compartir y debo deciros que es postre es para compartir si o si, es de un tamaño considerable y para mi es el perfecto colofón para una comida de 10.

Debo decir que el Hard Rock Café es de los pocos sitios que he salido contento con la calidad, cantidad y servicio del personal del restaurante. Puede resultar un poco caro para el tipo de comida que sirven pero la verdad que a mi al menos me mereció mucho la pena.

 

Los precios de la comida fueron

Combo Jumbo 18,15

Legendary 10 oz Burger 15,50

Hot Fudge Brownie 7,95

Pepsi 2,90

pinta cruzcampo 8,80 (x2)

 

El total de la cuenta ascendió a 53,30 €.

Se rumorea que en Bilbao van a abrir un Hard Rock Café en el local del antiguo Boulevard, la verdad que espero que el rumor se cumpla y la ciudad mas importante del mundo como es Bilbao tenga por fin un Hard Rock Café y pueda comerme una hamburguesa totalmente legen…. espera…espera un momento….daria!!!!

Por cierto, como un buen turista caí en la tentación y salí con una camiseta del hard Rock Café, obsequio de Laura.

camiseta hard rock cafe marbella

Larga vida al Rock and Roll!!!!

Hard Rock Café Marbella
Calle Ramón Areces esquina Marina Banús
29662 Puerto Banús
Marbella
Málaga
+34-95-290-8024

Contacto: info@hardrockcafemarbella.es

Ver mapa más grande

El hombre contra la hamburguesa, Deluxe Bilbao

Hace unos días estábamos haciendo nuestro particular día de chicas en la bodeguilla ( la zona de santutxu) cuando surgió el tema del programa “Crónicas Carnívoras” y las hamburguesas que hacen en un restaurante de Amarillo Texas. A los cinco minutos algunos de los presentes estábamos salivando y nos vimos obligados a quedar un día para ir a comer unas hamburguesas gigantes.

El sitio elegido fue el Restaurante deluxe en Bilbao, un lugar conocido en Bilbao por sus hamburguesas gigantes, entre estas hamburguesas podemos encontrar las llamadas catedrales, hamburguesas de hasta 4 kilos para las personas con mas hambre (estas catedrales cuestan desde 45 € la normal hasta los 65 de la doble, eso si, la doble son 4 kilos de carne, ¿¿algún valiente??).

Como paso previo a la cena quedamos en la calle ledesma para tomar unos potes, para no tener perdida quedamos en el mismo bar ledesma, un bar que siempre ha sido de paso obligatorio cuando quedamos el club de la sed impía, ¿¿la razón?? La mejor razón de todas, hasta hace poco tenia un póster de Julen Guerrero y no veíamos un lugar mejor en el que beber que uno en el que la perla vigila todos nuestros pasos. Hay que decir que el bar lo han remodelado y desde entonces ha perdido todo el glamour que le daba el póster de Julen, aunque en defensa del bar ledesma diremos que lo han sustituido por una foto firmada del santutxiano ilustre Ibai Gomez, fino extremo bilbaíno del Athletic que desborda calidad en cada acción (aunque en la cuadrilla somos muchos los que decimos que el gran Mitxelo era mejor 😉 )

Tras unos potes en Ledesma y visitar el Ein Prosit para tomar una cerveza de trigo nos fuimos al Deluxe, nada mas llegar vimos que había un montón de gente y que nos tocaría esperar, esto nos lo podíamos haber ahorrado ya que intentamos reservar una mesa la noche anterior sin éxito, no se porque extraña razón no reservan mesas si la hora de la reserva es anterior a las 23 horas. Viendo que teníamos unas 4 mesas delante nuestro nos hicimos fuertes en la barra y nos tomamos unas cervezas mientras hacíamos hambre.

Tras una espera de unos 45 minutos nos toco el turno de cenar, los que no seáis muy observadores deberéis saber que no van a venir a servirte en la mesa, debes ir a una caja que hay al final de la barra y ahí solicitar lo que desees cenar, después de pedir y pagar deberás esperar a que suene la bocina y la pantalla muestre tu numero y acercarte a una ventana de la cocina a recoger la comanda, un sistema muy útil para el restaurante pero que a mi se me antoja muy cutre, vale que te ahorras personal y agilizas el servicio pero pierdes mucha imagen y publico, eso si, viendo las colas que había parece que les va bien así.

Eramos cinco personas a cenar así que pedimos 4 hamburguesas deluxe dobles y dos raciones de patatas (una ali oli y otra de queso y bacón).

Empezare por lo mas fácil, las patatas.

Las patatas no son nada del otro mundo, una ración mas o menos grande pero caras para la cantidad y calidad que daban, el ali oli no era nada del otro mundo y las patatas de queso y bacón eran de risa, la salsa insípida y el bacón desaparecido en combate, si vais a pedir patatas pedir estas ultimas que se suponen que son típicas del local aunque lo dicho, no esperéis que sean la “re hostia”. El precio de las patatas ali oli es de 5 € y el de las patatas deluxe de 6€, por ese precio en cualquier hamburguesería, pollería o restaurante te ponen dos raciones de patatas como dios manda.

patatas deluxe henao bilbao

El plato estrella de la noche llego casi a la vez que las patatas, las hamburguesas deluxe dobles, la hamburguesa esta formada por Doble de carne, Jamón, lechuga, huevo, queso, bacón, pepinillo, tomate, cebolla, mayonesa y pan mucho pan.

Lo primero que os diré es que al ver la hamburguesa se ve que se cumple lo que se promete: una hamburguesa muy grande, aunque también diré  que era todo pan. Esa misma hamburguesa con menos pan ganaría muchísimo mas pero claro, ya no podríamos venderla como una hamburguesa gigante.

De sabor os diré que aprobaba, no suspendía pero tampoco es para enmarcarla o llevar ala familia para quedar como un señor, he probado miles de hamburguesas de mejor sabor que la hamburguesa deluxe. En la misma zona tenéis el Don Jamón (plaza circular con calle navarra) que por menos dinero te ponen una hamburguesa grande, con doble carne y que le da mil vueltas a la que me comí yo ese día en el deluxe.

Para mi no merece la pena ir a gastarse 12 euros en esta hamburguesa que como os he dicho no pasa de ser una hamburguesa normal con una súper cubierta de pan.

 

Del grupo de personas que fuimos no se puede decir que seamos unas nenazas comienzo pero si se puede decir que no nos acabamos la hamburguesa, yo deje un cuarta parte, Ruben seria una tercera y Asier la mitad aproximadamente. En mi defensa diré que tenia un virus estomacal que hizo que me pasase varios días reclamando el trono de gondor con bastante frecuencia y poca consistencia (a buen entendedor…)

 

Con el estomago lleno y una bolsa con las sobras para el día siguiente (sobras que nos dieron con cara de pocos amigos, coño…ni que no las hubiese pagado!!!!) nos dirigimos a tomar un gin tonic a “la antigua cigarrería” de la zona Diputación.

Nada mas entrar en el bar vimos que el lugar poco tenia que ver con un grupo de santutxutarras como nosotros, un ambiente pijo-senior que ya nos anunciaba lo que nos iba a pasar. Tras pegarnos un poco para llegar a la barra del bar y conseguir que un asiático con pinta de ser el amigo gay de alguna pija de indautxu nos sirviera nos dimos cuenta de lo mucho que echamos de menos los bares del barrio (Como el Arambarri) cuando pisamos el centro de Bilbao. 12,5 € por una mierda de gin tonic g’vine!!! Como para tomarse varios!!!!! Para que os hagáis una idea, una hamburguesa gigante del deluxe cuesta menos que un gin tonic en la antigua cigarrería….

La cara de Ruben en la foto…lo dice todo!!!

Después de que nos robases a mano armada por un cacharro y con el estomago a punto de estallar cogimos un taxi en la antigua plaza de España y nos dirigimos a nuestro pueblo a descansar un poco la tripa.

Como conclusión os diré que el Deluxe si que pone unas hamburguesas grandes pero su calidad desde luego no es la que era (ya lo había visitado con anterioridad y me pareció mucho mejor que esa noche), existen hamburguesas en Bilbao o Basauri con genero bueno, grande y mas barato que el deluxe. Eso si, si os hace gracia llevar a los colegas para ver las catedrales, las hamburguesas de dos pisos…. hacedlo, pero sabed que es mas fama de lo que en verdad es.

Deluxe Bilbao

Calle Henao, 28 – 48009 Bilbao

944 02 90 27


Ver mapa más grande

Taberna Sarkue del Casco Viejo de Bilbao

Buceando entre las páginas de cupones y descuentos encontré un cupón que la verdad que estaba muy bien de precio y tenía muy buena pinta.

El cupón consistía en dos consumiciones y dos tablas a elegir en el bar bilbaíno Sarkue, este bar esta en una de las míticas siete calles bilbaínas, concretamente en la calle Tendería 9.

La oferta era clara, para poder disfrutar de la oferta deberíamos reservar con al menos 24 horas de antelación y así lo hicimos eso si, este tramite casi hace que no fuésemos al bar y os contare porque.

Llamo mi novia laura para reservar y nada mas llamar la primera sorpresa, no solo debíamos reservar sino que debíamos decir ya que dos tablas queríamos, como no lo habíamos pensado le dijimos al camarero que lo íbamos a pensar y que le llamábamos en unos minutos.
Tras deliberarlo un poco decidimos tirar por lo clásico una tabla de jamón ibérico y después algo menos típico como la tabla de ventrisca con dulce de tomate.
Con esa decisión tomada le llamamos al camarero para decir nuestra comanda y ver a que hora podíamos pasarnos, aquí el camarero hizo gala de unas maneras poco apropiadas para estar sirviendo al personal detrás de una barra (suponemos que por el trabajo que podían tener en ese momento, porque al día siguiente fue lo contrario), cuando mi novia le estaba diciendo la hora va y le suelta un “venga rapidito que no tengo todo el tiempo, que tengo que atender”. ¿¿Perdona?? Creo que soy un cliente que va a darte dinero (aparte de la consumicion del bono nos tomamos dos rondas) así que trátame con un poco de educación y amabilidad.

Ya con pocas ganas de ir me levante el día anterior y me fui al gimnasio de atxuri a quemar las calorías que me iba a meter después, después de curtir un poco el cuerpo y de quitarnos el oxido nos dirigimos al centro de Bilbao a tomar un pote e ir a disfrutar del cupón.

De atxuri a la calle tendería se tarda unos 5 minutos así que en nada llegamos a nuestro destino, la primera conclusión del bar esta bien, es un sitio bonito, cuidado al detalle, con una barra de pintxos muy resultona y decorado con unas fotos antiguas de la ria de Bilbao que le dan un toque muy bonito y txirene al bar. Eso si, el bar es muy estrecho y pequeño por lo que no invita a tomarse una tabla o algo mas que unos pintxos, eso si, los pintos vuelvo a recalcar que tenían una pinta buenísima.

Para empezar pedimos un crianza y una caña para ver el local y comentarle al camarero que éramos los de la tabla, debo decir que nos atendió un chico que era majísimo, educado, atento y con una sonrisa en la cara en todo momento (y creedme si os digo que no es lo común, como nos paso en txomin barullo ese mismo día). Luego entendimos el cambio de forma de ser que había sufrido el camarero de un día a otro, a eso de las 14:00 llego otro camarero, el de turno de tarde y el que nos atendió por teléfono.

El bar como os he dicho era pequeño y no tenia mucho sitio para poder sentarse a comer las tablas pero nuevamente el dios de la cocina se nos apareció e hizo que se quedase libre una barandilla con dos sillas en la que pudimos sentarnos a degustar las tablas con la vista fijada a unas fotos en blanco y negro de un artista bilbaíno.

La tabla de jamón llego en primer lugar, el jamón estaba delicioso, era un jamón que sin ser un 5js era de calidad, de un sabor intenso, bien cortado y que en contra de lo que suele pasar con los cupones venia en una cantidad mas que digna (ya con el jamón me quede bien, cosa rara en mi). El jamón venia acompañado de una rebana de pan de hogaza tostada que le dio ya el toque final al plato de jamón que ya de por si era exquisito.

Taberna Sarkue Bilbao

Tras la tabla de jamón nos llego la tabla de ventresca con dulce de tomate, con un aspecto apetitoso a mas no poder no tardamos mucho en abalanzarnos sobre ella y ver que estaba deliciosa, unos troncos de ventresca gordos y de calidad y un dulce de tomate que hacia que deseases que el cuenquito no tuviese fin. Una verdadera gozada para el paladar. Como podéis ver en la foto el palto venia acompañada de una ensalada a la que le faltaba algo de aliño como único punto negativo.

Las diferentes tablas que ofertaba el bar Sarkue eran las siguientes:

Tabla de jamón Ibérico
Tabla de chorizo Ibérico
Tabla de salchichón
Tabla de queso de oveja
Tabla de queso del roncal
Tabla de queso curado de cabra
Tabla de ventresca y dulce de tomate
Tabla de sardinillas y dulce de pimiento

Yo la verdad que debo decir que salí muy contento del lugar, nos ofrecieron por los 10 € que costo el bono dos tablas de calidad, con buena cantidad y además el servicio en todo momento fue excelente. Y aunque no sea un lugar para ir a comer os lo recomiendo para vuestras rutas de pintxos y potes por el casco viejo.

Después de las tablas del Sarkue dimos una vuelta por el casco viejo, pasamos por somera, por barrenkale… y acabamos entrando en le bar de txomin barullo de esta ultima calle, ahí pedimos un pintxo txapela, una iniciativa de los bares del casco viejo por la que por el precio de 2,5 € puedes degustar un pintxos inspirado en la txapela y una estrella damm de 25 cl.

El pintxo del txomin barullo debo decir que era de risa, una pasta brie rellena de diferentes verduras caramelizadas con un pimiento a modo de txapela, la idea era muy buena y tenia un aspecto cojonudo eso si, el relleno de la pasta brie se lo debieron dejar en otros pintxos porque el de laura y el mío venían vacíos, además la pasta estaba pelin grasienta.
Pero eso si, el pintxo no fue lo peor del bar, las dos camareras tenían una cara de no haberse reído en la vida y encima sus modales y sobre todo los ladridos con los que se comunicaron conmigo dejaban mucho que desear. Al final el mismo problema de siempre en la hosteleria vasca y española, LA FALTA DE PROFESIONALISMO!!! Si no vales para estar detrás de la barra vete a trabajar a otro lado.

Sarkue
Tendería 9
946568077


Ver mapa más grande

Restaurante Etxaniz en Bilbao (Hotel Silken Indautxu)

Gracias a la página Web Chollomania pude comprar un par de cupones para el restaurante Etxaniz de Bilbao. Este restaurante pertenece al hotel Silken Indautxu y tiene muy buen nombre en la capital bilbaína, de hecho mi amigo Rubén me lo había recomendado.

El Etxaniz es el típico restaurante al que por cuestiones de precio me pensaría un poco el ir así como así, pero con el descuento que había comprado se me presentó una oportunidad excelente para arreglarnos, invitar a mi novia a cenar y quedar como un señor.

El menú consistía en un menú degustación que incluía los siguientes platos

Entrantes:
Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso.
Risotto marinero de pescado y marisco.

Platos principales:
Bacalao al pil pil con pimientos del país.
Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto.

Postre
Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana.

De bebida incluía una botella de crianza rioja y agua.

Pasaré a desgranaros los diferentes platos que pudimos disfrutar en la cena.

El primer entrante me tenia un poco expectante ya que no tenía mucha idea de lo que me iba a encontrar y la verdad que me dejó con más frío que calor.
El Brioche esponjoso de maíz con huevo poché y su jugo de meloso resultó ser una especie de tostada gorda de maíz con un huevo escalfado en su interior y una especie de bechamel.


Un plato bastante insípido que solo se rompía por el gusto a maíz (un gusto también muy tenue a decir la verdad) que dejaba.

A mi me recordó mucho a un postre costarricense similar a las magdalenas pero que se hace con maíz dulce, aunque a decir verdad las magdalenas de maíz que nos hizo mi suegra ,aunque con menos glamour, le daban mil vueltas en cuanto a sabor al brioche de maíz que como he dicho era bien insípido.

El segundo plato que trajo el siempre atento y educado camarero fue un risotto marinero de pescado y marisco. Este fue para mi el peor plato de la noche, insípido a decir basta no tenía ni rastro de sabor a marisco ni pescado en ese caldo meloso que por el nombre debería haber llevado alguno de ambos ingredientes.
El arroz estaba acompañado de cachos de judía verde y algún trozo de pulpo que no le daba ningún sabor. Si existiese un tribunal gastronómico que juzgase los “delitos de mesa” el cocinero de esa mezcla de ingredientes que era el plato debería pasarse unos días en la sombra.
Lo único que se salvaba era el crujiente de queso que acompañaba al risotto y que le proporcionaba algo de alegría.

Después de los entrantes que nos habían decepcionado mucho no, lo siguiente, esperábamos ansiosos los platos fuertes del menú degustación.
Primero y como es de ley llego el bacalao al pil pil con pimientos del país, la verdad que daba pena ver la pobre tajadita que me pusieron acompañada de dos míseros pimientos en un plato.

De sabor estaba como toda la cena, para mi gusto se pasaron al desalar el bacalao dejándolo nuevamente insípido.

De tres platos que nos sirvieron, tres platos insípidos, la verdad que el cocinero se estaba cubriendo de gloria, por lo demás un plato de calidad con un pil pil muy bien hecho pero sin apenas sabor. Al menos lo pimientos si sabían a pimiento.

Nuevamente el chef del restaurante Etxaniz volvía a suspender con un plato que aunque tiene bastante trabajo (para conseguir la salsa pil pil en condiciones) no debería dar problemas a un cocinero que se dedique a los fogones y más si lo hace en un restaurante que se supone de cierto nivel.

Tras el nuevo fiasco llegó el Solomillo de ibérico con crujiente de sésamo y salsa de oporto, este plato estaba muy rico, la única pega que le puedo sacar es que el crujiente de sésamo quedó muy dulce recordando el sabor al rebozado dulce que suelen dar en muchos restaurantes orientales. El plato además se acompañaba de unas setas que junto al oporto le daban un toque de gracia. Desde luego el mejor plato de la noche, aunque eso sí, a años luz de los platos que nos han ofrecido en otros menús degustación en restaurantes de un perfil similar (Bistró Guggenheim por ejemplo).

Tras un menú degustación que no nos dejó satisfechos del todo vino el postre, un postre muy fresquito que nos hubiese ayudado a bajar la comida en el caso de que nos hubiésemos quedado llenos, cosa que en mi caso no ocurrió llegándome a comer medio solomillito de mi novia.
El postre también puedo decir que no pasará a la historia, el Cremoso de melón, granizado de pepino y sorbete de manzana no dejó de ser melón pasado por la batidora con una bola de helado de pepino y sorbete de manzana que sabía a manzana con un toque acido. Rico pero sin capacidad de sorprender.

El coste del menú fue de 29 € por persona, en realidad el menú que comimos costaría 56 €, mi conclusión para los que estéis pensando ir es que por un menú de 60 € tienes en Bilbao muchos sitios en los que comer como un rey y salir en condiciones con platos que merecen la pena y que no te dejan con esa sensación de no saber si el cocinero era profesional o era la mujer del camarero haciendo unos platos al tuntún.

Los platos fueron insípidos a decir basta y si ese menú lo llego a destinar a comer tengo que ir directo al wook a comer algo del hambre con el que hubiese salido.

Como casi siempre que voy a un sitio con cierta fama salgo defraudado, ese hotel era uno de los que me había llegado a plantear para celebrar una boda con mi novia laura y desde luego el otro fin de semana perdieron casi todas las papeletas.

Restaurante Etxaniz

Hotel Silken Indautxu
Plaza del Bombero Echaniz, S/N , 48010 Bilbao,
944 21 11 98


Ver mapa más grande

Restaurante El Campanu en Llanes (Asturias)

El día 4 de agosto es el cumpleaños de mi hermana Nekane y el 8 el de mi madre Tella, por ese motivo y aprovechando que tanto ella como mi madre estaban ya veraneando en el pueblo asturiano de Celorio (Llanes) nos decidimos a acercarnos el fin de semana allí y celebrarlo comiendo en el restaurante “El Campanu”.

El Campanu es el restaurante al que siempre iba con mi madre y mi padre cuando era un poco más joven y delgado y queríamos celebrar algo en Llanes, por ello le guardo muy buen recuerdo y siempre estará entre mis lugares favoritos, por ello cuando decidimos acercarnos a ver a mi ama y hermana no dude en donde debía reservar mesa.

Como teníamos mesa reservada a las 15:00 del sábado y como Llanes siempre esta lleno de turistas que copan y abarrotan las calles y parkings nos acercamos un poco antes de la hora al pueblo, para la causa ya habíamos reclutado un rato antes al gran Jesús de la Cruz García, más conocido mundialmente como el gran Txus que no es de la familia pero como si lo fuese.

Para la comida pedimos tres entrantes a compartir y un plato principal cada uno, todas las veces que habíamos ido a comer al Campanu habías aprendido la lección de pedir poco al ser las raciones bien grandes, esta vez vimos que como todo eso también había cambiado.

Llegó el primer entrante, unas croquetas de queso y huevo cocido que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer, para mi gusto estaban un poco flojas de sabor. Eso si, la bechamel perfecta, muy fina pero lo dicho, flojas de sabor (aunque ya sabéis que soy un enamorado de los sabores fuertes). La ración era la típica docena, no esta mal ya que por su precio (7 €) en la mayoría de los sitios te suelen dar media docena.

Después de las croquetas llegó un fijo en las visitas de mi familia al restaurante, el revuelto de setas y gambas, un revuelto que tal vez está bien para compartir tres personas pero no para 5 que éramos. El plato era muy sabroso tanto que para el resto de comensales estaba salado. Para mi que un restaurante te sirva un plato salado es un error imperdonable, es un error o bien de concentración (no acordarse de si he puesto sal o no) o bien de inexperiencia. Si a mi no me queda un plato salado en casa…¿¿como es posible que le quede a un profesional de la cocina??
Un revuelto que de estar en su punto de sal hubiese sido delicioso no puede pasar del aprobado por ese fallo garrafal. Su precio es de 12 €.

Antes del plato principal llegó el plato de jamón ibérico, un buen plato de jamón cortado a cuchillo y a loncha pequeña que estaba bien sudado y tenía un sabor delicioso. Un entrante perfecto, poco más puedo decir. El plato de jamón sale a 20 € el plato.

Después de los entrantes tocó el momento de los platos estrella, mi hermana, Txus y yo nos decantamos por el San Jacobo (no se porque no le llaman cachopo), mi madre por un Xargo a la plancha y mi novia Laura por unos pimientos rellenos de ternera.

A pesar de haber catado todos los platos que se pidieron para probarlos y dar mi opinión en el blog me centraré en el cachopo que es el plato que yo pedí y que siempre pido cuando voy al Campanu.

Lo primero que debo decir es que es el cachopo más pequeño que he comido nunca comiendo a la carta en Asturias. Hace años el cachopo del Campanu servíaa para comer sin necesidad de tomar un entrante previamente, esta vez de no haber comido nada más me hubiese quedado con hambre. Por los 18 € que cuesta te comes un pedazo cachopo en el bar Borizu de Celorio que no se lo salta un gitano.

Debo decir que me decepciono un poco, para que os hagáis una idea deciros que me comí el mío, un tercio del de mi hermana Nekane, medio pimiento relleno de mi novia Laura y un buen cacho de pescado de mi madre. Eso antes era impensable.
De sabor el cachopo estaba muy rico, tal vez lo único que le puedo achacar es que el queso era muy flojo de sabor, los que siguen mi blog saben que me gustan los sabores fuertes y este queso era muy suave.

Los pimientos rellenos, este plato prometía mucho estéticamente cuando lo sacaron, dos pimientos de considerable tamaño naturales (generalmente siempre ponen de bote) y asados en el propio restaurante. Digo prometían porque sequedó en eso, los pimientos estaban sin pelar, algo que puedo hacer yo en casa, pero no en un restaurante, además el relleno era carne picada así sin más, sin nada de gracia. De sabor estaban muy ricos eso si, pero claro, era pimiento asado con carne, era imposible que estuviese malo. Como dato a mejorar no hubiese estado mal que nos hubiesen indicado que el pimiento tenía algún palillo sujetando los pimientos, porque mi novia casi se lo traga. El precio de los pimientos era de 11 € el plato.

El xargo que comió mi madre estaba muy rico, estaba bien hecho y tenía un gran sabor, me comí una cuarta parte del mismo y debo decir que a pesar de que cuando lo probé estaba ya frío me encanto su sabor. Su precio es de 21 €, si lo vais a probar preguntar el precio antes ya que los pescados frescos varían su precio según el precio de la lonja o el mercado y si no queréis llevaros un disgusto después es mejor que preguntéis, el precio del kilo es de 30 € (o al menos cuando nosotros lo pedimos).

La comida la acompañamos con su pan recién horneado (1€ cada uno), dos botellas de agua (2,50 cada una) y dos botellas de crianza rioja Coto que salió a 11 € por botella. Después de la comida (de la que mi madre y hermana salieron llenas y contentas) tomamos en la terraza del restaurante un escocés (txetxu y yo) y tres cafés para las señoritas que nos acompañaban.

El precio total de la comida ascendió a 168,90 € y en notas generales debo decir que estuvo bien, tal vez soy un poco mas critico con el Campanu porque para mi es un lugar especial al que guardo mucho cariño.
Los platos principales salvo los pimientos que no tenían nada especial eran buenos y muy ricos, la calidad de los ingredientes es excepcional y debo recalcar que la educación y las buenas maneras de la camarera que nos atendió fueron en todo momento magníficas.

Si vais a Llanes de veraneo y queréis daros un homenaje no dudéis en pasaros por el Campanu, seguro que no os decepciona. Si pasáis os agradecería que me dejéis vuestras impresiones.
Tenéis más datos sobre restaurantes en Llanes en otros artículos de mi blog.

Comer en Llanes

Restaurantes en Lanes

llanes

El Campanu
Calle de la Calzada
Llanes
985 40 10 21