Restaurante La Parrilla Argentina Bilbao, la caida de un mito

La parrilla argentina ha sido hasta hace poco uno de mis restaurante fetiche, siempre que debía celebrar algo acudía allí, bien fuese por un cumpleaños como por una celebración informal o espontánea la parrilla argentina se convertía en mi lugar elegido para ir.

Por eso hace dos fines de semana decidí acudir allí con mi suegra y un amigo de la familia para invitarles a comer, así sin mas ya que ningún motivo es necesario para ir a pasar un rato agradable.

Después de tomar un par de zuritos por la zona de San Mames nos fuimos al restaurante un poco a regañadientes. Roberto no quería ir por la poca variedad del menú, pero conseguimos convencerle invocando y aludiendo a los grandes momentos y grandes comidas celebradas allí. Que razón tenía Rober…

La parrilla Argentina

El menú fin de semana costaba 20 € por persona y consistía en lo siguiente, de primero no podías elegir nada ya que consistía en un mix de entremeses que comprendía langostinos en salsa tártara, ensalada Olatz y empanadilla criolla, de segundo había dos opciones, las típicas de carne o pescado, media parrillada de carne y bacalao con cebolla confitada.

En principio y a pesar de que a todos nos gusta poder elegir más opciones nos decidimos a entrar y pronto nos dieron mesa. El restaurante no estaba lleno, estaría a media ocupación algo muy raro ya que el estadio esta cerca de san mames y recuerdo que cuando me acercaba a la parrilla argentina a comer un día de partido el restaurante estaba lleno. Luego vi porque…

Los entrantes fueron decepcionantes, los langostinos eran dos simples gambas en un plato del café acompañados de una salsa tártara, además los “langostinos” se notaban que no eran frescos, por su textura y por lo difícil que era pelarlos. La verdad que el plato resulto RIDICULO tanto en cantidad como en calidad, yo me moría de la vergüenza después de haber hablado maravillas a mi suegra y a Roberto y de convencerles a regañadientes para ir….

La empanada criolla llego después, una empanadilla en un nuevo platito del café o postre, esta debo decir que como siempre estaba deliciosa, es un plato que siempre que voy a la parrilla a tomar una quilmes suelo pedir de acompañamiento ya que la tienen en la barra para servir como pincho. Si vais os la recomiendo.

La ensalada Olatz estaba muy rica aunque nuevamente se presento como un plato muy pobre, un poco de cogollos, dos pimientos del piquillo, un poco atún y unas anchoas…en plato degustación…

Me parece una tontería quedar así de mal con unos clientes con unos platos minúsculos y alguno de ellos de dudosa calidad, si tienes empanadillas, ensalada y langostinos mejor pon tres platos y que elija la gente y ponles una ración decente y no los platos tan pobres que nos sirvieron.

De segundo ya llego lo peor, mi suegra a pesar de ser advertida que la especialidad del lugar era la carne eligió el pescado…pues vaya tapa de pescado la sirvieron. Eso no sirve ni de pincho…una ración muy pobre por no decir que era una vergüenza de ración.

Un solo lomito de pescado acompañado de un poco de salsa y cebolla…era tal nuestro asombro y enfado que mi suegra llamo al camarero para preguntarle si esa era la ración de verdad ya que era minúscula. Ante nuestro asombro el camarero le dijo que si, que esa era y no se digno a ofrecerse a cambiar la ración o el plato.

La ración de carne bueno, hubo de todo, a mi me toco un plato bien surtido pero la parrillada de carne de Laura y Roberto daba pena, un cacho de chorizo criollo, un poco de morcilla, algo de bife de chorizo, algo de asado de tira…pero en raciones muy pequeñas. La mía como he dicho se salvaba y era una ración normal eso si…la carne estaba HELADA , estaba fría, como si hubiesen dejado el plato esperando antes de servirlo y claro, ya me diréis si es lo mismo comerse un chuleton de buey recién hecho o frió…la carne no sabe igual, no tiene la misma textura y se “queda mas tiesa que la pata de un santo”

Después de comer la carne y tras comentar lo mal que nos había parecido la comida nos trajeron el poste, un tiramisu y un brazo gitano muy correctos pero fatalmente presentados, pero bueno, después de los anteriores platos eso nos parecía el cielo.

La verdad que salí muy disgustado, ha pasado de ser uno de mis restaurantes favoritos de Bilbao a tener la firme convicción de no volver a pisarlo ni para entrar al W.C.
Mi consejo…si queréis ir a comer por la zona de San Mames acudir al la sidrería Kixkia o a cualquiera de los bares que dan menús de alrededor, subir a Basurto Kastrexana o incluso ir a la casita del bambú (el chino de San Mames) antes que ir a la parrilla argentina, salvo que cambien y mejoren mucho.

Debo decir que en los últimos años cada vez que he ido la calidad ha bajado muchísimo, pero en mi recuerdo guardo las maravillosa comidas con mis amigos del alma Regue, Turrado y Manu, las risas con Somo, la vez que fui a comer con Laura recién comenzamos a salir… con el tiempo le daré una nueva oportunidad… pero ahora mismo esta totalmente descartado.

Lo unico bueno del dia…los gin tonics que me tome con mi suegra Carmen y que el Athletic ganó sin apuros el partido 🙂
Este año a la UEFA!!!

Paso de decir pros y contras…ya que lo unico bueno que puedo decir es que esta cerca del metro y cerca del estadio de futbol del Athletic club de Bilbao. Contras…pues creo que he dejado unos cuantos ya.
Para mi la nota esta vez es de SUSPENSO y gordo.

La Parrilla Argentina Bilbao
+34 944417381 (tf)
+34 944274005 (tf/fax)
Avenida Juan Antonio Zunzunegui nº 7
48013 Bilbao-Bizkaia


Ver mapa más grande

Publicado por

De Buen Comer

Soy un chico normal, bueno, todo lo normal que puede ser un chico que debe su robusta constitución a su afición casi enfermiza por la comida y la bebida.

8 comentarios en “Restaurante La Parrilla Argentina Bilbao, la caida de un mito”

  1. Yo acudi con un grupo de amigos a una despedida y fue un desastre, tardaron mucho, fueron excesivamente lentos, los camareros parecian comerciales a comision y encima la carne no fue nada del otro mundo teniendo que llamar la atencion incluso.
    Ademas fue demasiado caro, no lo recomiendo el precio fue excesivo.

  2. Argentino
    __________
    No lo recomiendo a no ser que sea de las primeras veces que vayas, no apto para grupo de hombres carnivoros que se dejan seducir por las tipicas palabras argentinas donde te dicen “cheeeee tenemos un baibibis barbaro, vas a gozar con la carne, visteeeeeee” porque automaticamente pides 5 de esos sin dudarlo y buenos estan pero cuando te pasen la cuenta el “cheeeeee” aparece como “ch€€€€€€€”.

    Apto para ir con tu novia que sepa autocontrolar un estomago carnivoro y no dejarse seducir por perversos ilusionistas. Eso si no apto para ir con tu novia si es un poco suelta porque entonces se la llevará a enseñar la parrilla durante un buen rato y te tocará pagar la misma cuenta “ch€€€€€€” que cuando vas con tus colegas….

  3. Hola, todo eso de la parrilla argentina ya lo experimentamos hace bastante tiempo y no volvimos mas, pero el verano pasado en la Aste Nagusia, nos encontramos con otro restaurante argentino que no sabiamos que existia, y resulta que llevan mas de tres años.
    Se llama Garufa, parrilla, y esta en el muelle de Ripa haciendo esquina con la calle Villarias, donde los cines capitol.
    Probarlo y vereis que diferencia.

Deja un comentario